Enlaces de accesibilidad

Cuba

Mi tiro de gracia

El general Raúl Castro en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.
El general Raúl Castro en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.

Raúl Castro no sólo abandonará la jefatura del Partido Comunista de Cuba, sino que también probablemente morirá este 2021. Al menos así lo estimó el portal inglés 'Deathlist', que cada año augura la muerte de cincuenta personajes célebres en todo el mundo. Puede parecer otra trivialidad británica, pero en una isla tan dada a la hechicería, la macabra lista es mirada de reojo por haber acertado en su momento con Fidel Castro y Hugo Chávez. Así pues, el segundo Castro estaría ya a la espera de la carroza en compañía de otros famosos por muy variadas razones como Willie Nelson, Imelda Marcos, Yoko Ono o el emperador emérito Akihito, incluidos en la exclusiva predicción de 'Deathlist'.

Antes del presagio ya eran apreciables algunos preparativos de rigor, pues el manejo previsor de los asuntos de la muerte siempre ha sido muy cercano a Raúl Castro.

No creo casual que el mismo día de junio pasado en que celebraba sus 89 años de vida –más de 60 en el poder– los cubanos fueran informados que en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba se restauraba minuciosamente el monolito del Comandante en Jefe, como llama la prensa oficial a la roca de casi cincuenta toneladas en la fueron depositadas las cenizas de Fidel Castro.

Nadie bien enterado de los asuntos cubanos puertas adentro imaginaría que dar brillo a la tapa de mármol verde Guatemala (tallada con el nombre del fallecido en enormes mayúsculas) o buscar nuevo esplendor en los objetos de bronce, columnas y senderos del conjunto funerario, podría acometerse, y menos aún publicarse en tiempos de pandemia sin la aprobación directa del hombre fuerte de la isla. En Santa Ifigenia, desde hace bastante tiempo, se cumplen con particular precisión las indicaciones de Raúl Castro.

Tras el remozamiento, en una ceremonia reservada a líderes del partido comunista y militares de alto rango, se proclamó la inclusión de Fidel Castro en la categoría de Padre Fundador de la Patria, junto a José Martí y Carlos Manuel de Céspedes, en compañía de Mariana Grajales, convenientemente agrupados ahora en un llamado Sendero de los Próceres del camposanto santiaguero.

El interés de Raúl Castro por la pompa y circunstancia de las honras fúnebres ha cobrado particular intensidad en su ya prolongado turno de pleno poder. De hecho, ante el fiasco de las reformas prometidas y el estado calamitoso de su herencia, es en este campo en el que con mayor probabilidad se le podrá reconocer alguna huella propia.

El asunto no es de ninguna manera nuevo. Más de tres décadas atrás, en uno de sus largos recorridos por las provincias orientales –motivados con frecuencia por algún extrañamiento de su hermano Fidel–, conocí de primera mano, cuando apenas me iniciaba como jefe de su poderoso despacho político, de esa intención de asegurarse la posteridad, al ser invitado a acompañarlo a visitar en las lomas de Mayarí Arriba su cementerio más apreciado, el reservado a los integrantes reconocidos de su tropa guerrillera. Un remoto mausoleo a cielo abierto, concebido en un valle entre montañas de la Sierra Cristal, equipado ya por entonces con llama eterna, salón de protocolo enchapado en maderas preciosas y tribuna para actos patrióticos, donde se alineaban por niveles jerárquicos decenas de tumbas, encabezadas por dos espacios reservados para el propio Raúl y su esposa Vilma Espín. Rara sensación la de escuchar aquella satisfecha descripción del entorno privilegiado, escogido para descansar acompañado solo por sus elegidos. Un paisaje eterno de tumbas y montañas.

Por entonces no había grandes rocas en los proyectos de tumbas para los hermanos Castro. La enorme piedra de 130 toneladas con dos nichos separados por el escudo nacional destinada a los esposos Castro-Espín en el mausoleo del Segundo Frente Oriental, y la de Fidel Castro, algo más pequeña en Santa Ifigenia, aparecieron años después, cuando la muerte y su eternidad se hicieron más cercanas.

Disponer de cementerios privados ofrece, por cierto, posibilidades para saldar promesas y cumplir curiosos homenajes, además del evidente despliegue de poder. En ese primer cementerio creado por Raúl para sus más fieles guerrilleros en las estribaciones de la loma de Mícara descansa por excepción un invitado extranjero, el bailarín español Antonio Gades, íntimo de la cúpula militar cubana, quien prestó según reconocimiento oficial "extraordinarios servicios a la revolución". La naturaleza de esas tareas no es difícil de imaginar por la estrecha amistad del andaluz con el general Abelardo Colomé Ibarra, exjefe de la Contrainteligencia Militar y exministro del Interior, quien paradójicamente morirá en desgracia y ocupará allí mismo una tumba mucho menos prominente que la curiosa escultura en forma de palma truncada, junto a lustrosas botas flamencas, bajo las que se encuentran los restos de su compadre. Muy cerca, en una esquina discreta, fueron depositadas las cenizas de Manuel Piñeiro, el irreverente comandante Barbarroja, temprano jefe de inteligencia de aquel mando guerrillero y muerto en extrañas circunstancias, pero útil aún para las apariencias de la lealtad revolucionaria.

La organización de funerales y el traslado de restos ilustres como arma política abundan en la hoja de servicios del único General de Ejército en la historia nacional. En 1987 logró vencer la reticencia inicial de su hermano mayor para enterrar en el Monumento Nacional Cacahual, junto al legendario teniente general Antonio Maceo, a Blas Roca, el dirigente comunista que entregó incondicionalmente su viejo Partido Socialista Popular a los barbudos de la Sierra Maestra, consolidando la confianza de Moscú hacia los nuevos gobernantes de Cuba. En el terreno de la simbología revolucionaria, la entrada de Blas Roca al Cacahual rompió los respetuosos límites que resguardaban los sepulcros de los jefes mambises y creó un antecedente válido para llevar años después al propio Fidel Castro al lado de José Martí.

La operación logística del funeral sin precedentes de Blas Roca incluyó un masivo velatorio en el monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución, para el que hubo necesidad de trazar fronteras entre las dos familias rivales del fallecido líder de los viejos comunistas. En lo adelante para la muerte de los notables se perfeccionaría el estricto protocolo de las jerarquías funerarias del raulismo, muy frecuente en los últimos tiempos de tantas muertes prominentes, que incluye la relevancia del anuncio del fallecimiento, los días y el tipo de duelo asignados, el sitio variable de los velatorios –en la Plaza y con desfile de pueblo, alguna sala del edificio de las Fuerzas Armadas o la funeraria semioficial de Calzada y K– y finalmente el lugar designado para el descanso eterno. Todo con un calibrado despliegue en la prensa oficial.

Tres años después de Blas Roca, el 5 de agosto de 1990, llegó al Cacahual de la mano de Raúl Castro, Juan Fajardo Vega, el último de los veteranos cubanos de las guerras contra España. A Fajardo, un mulato oriental nacido en Contramaestre, le alcanzaron sus 108 años para pelear en la adolescencia como escolta del general Saturnino Lora y hasta cooperar como armero de los guerrilleros de la Sierra Maestra medio siglo después. Un soldado de filas hecho a la medida de la propaganda revolucionaria aunque, ya pasado el centenario, el veterano rezongara abiertamente de lo que le había sucedido al país después de 1959. La idea de identificar y honrar al último mambí captó de inmediato la atención del entonces Segundo Secretario del Partido Comunista cuando el escritor Norberto Fuentes, todavía en olor de santidad con el castrismo, se lo sugirió apenas un mes después de los funerales de Blas Roca.

Había muerto en Pompano Beach, Florida, a los 105 años, Ralph Waldo Taylor, el último de los Rough Riders de Teddy Roosevelt, soldado de filas en el caótico asalto a la Loma de San Juan en el sur de Oriente, que selló la suerte de España como potencia colonial en 1898. En Estados Unidos vivían todavía en mayo de 1987 otros cinco veteranos de la guerra Hispano-Americana pero ninguno de ellos había participado en el asalto de San Juan. El paralelo era evidente y la campaña, sugerida por Fuentes para identificar al último mambí, comenzó con la búsqueda por todo el país de los sobrevivientes de la guerra de 1895. Un rápido censo arrojó exactamente una docena de curtidos ancianos que en lo adelante serían cuidados con esmero hasta el último aliento, en una suerte de competencia entre las organizaciones provinciales del Partido Comunista, entusiasmadas porque fuera «su» mambí quien recibiera los honores finales. Una carrera hacia la muerte en la que Fajardo, por llegar último, resultó el triunfador.

El Cacahual tuvo por esas décadas finales del pasado siglo el rol de camposanto preferido de Raúl Castro que hoy corresponde a los cementerios del Oriente. Un año antes de la simbólica despedida al último mambí fue escenario de la ceremonia principal del mayor sepelio simultáneo de la historia cubana. El 7 de diciembre de 1989 –otro aniversario de la muerte de Antonio Maceo– ambos hermanos Castro presidieron los funerales de los cubanos muertos en las guerras africanas: 2.085 en misiones militares y 204 en tareas civiles, según las cifras oficiales, tan cuestionadas como toda estadística gubernamental. El regreso de esos muertos había estado prohibido a lo largo de casi veinte años, al igual que toda referencia pública al número de bajas en las lejanas guerras de Angola y Etiopía, para evitar un posible equivalente al Síndrome de Vietnam ocasionado en Estados Unidos por el arribo de miles de ataúdes cubiertos por la bandera de las barras y las estrellas.

No lejos del Cacahual se localiza el Mausoleo al Soldado Internacionalista Soviético, otra de las necrópolis auspiciadas por Raúl Castro, quien encendió su llama eterna al inaugurarlo en febrero de 1978, en el aniversario 60 del Ejército Rojo. Pese a no registrarse ninguna muerte en combate de soldados soviéticos en Cuba, 69 túmulos de militares «fallecidos en accidentes» están ocupados desde entonces. Su cercana ubicación a la estación de espionaje electrónico conocida internacionalmente como Base de Lourdes hizo de este mausoleo el sitio ceremonial indicado para centenares de conmemoraciones, recibimientos y despedidas de huéspedes de la URSS y luego rusos, incluidos todos los altos cargos de la cúpula política y militar de Moscú de frecuentes viajes a la isla.

Hasta Kirill, patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, participó de esta suerte de diplomacia funeraria al visitar el mausoleo soviético tras reunirse en La Habana en 2016 con el Papa Francisco, un encuentro que puso fin a mil años de silencio entre ambas iglesias en una Cuba encomiada por entonces por el pontífice argentino como un territorio propicio para negociaciones de paz.

Por cierto, que cuando Francisco llegó durante un peregrinaje anterior a Holguín –provincia natal de los hermanos Castro–, para oficiar una misa pública, el lugar designado fue también otro sitio de inspiración soviética: la plaza construida para celebraciones revolucionarias y como último destino para el mítico general Calixto García, muerto en Washington en 1898 cuando intentaba negociar los términos de la independencia nacional. Enterrado de inmediato en el cementerio nacional de Arlington y dos meses después en el de Colón –en La Habana todavía bajo la ocupación militar de Estados Unidos–, su traslado final a Holguín en 1979, con todos los honores, confirmó que el trasiego previsor de ilustres cadáveres ofrece oportunidades para ganancias políticas inesperadas.

Dos papas romanos algo más críticos habían viajado a Cuba antes que Francisco y no faltaron sobresaltos entre las jerarquías católica y castrista sobre los sitios escogidos para celebrar las misas públicas que marcan el clímax de toda visita papal. Para la oficiada por Juan Pablo II en Santa Clara en 1989 la propuesta del entonces secretario del Partido Comunista en el territorio, Miguel Díaz-Canel, fue el memorial dedicado al Che Guevara, ante la cual el obispo local, Fernando Prego, reaccionó con «desasosiego» por las implicaciones políticas obvias, según han contado posteriormente testigos indiscretos del Arzobispado de La Habana.

Díaz-Canel también fracasó en aquel empeño, del que se mantuvo ajeno Raúl Castro, lo que no es de extrañar dado su escaso vínculo con ese prominente sitio funerario, concebido y construido por Ramiro Valdés, su adversario de larga data, al que se le confió el proyecto para mantenerlo visible e inofensivo. El Che Guevara, décadas después de su incorporación en México a la incipiente revolución, sus experimentos fallidos en la economía cubana y en la guerra de guerrillas y el desvarío antisoviético que encarnó, no era de sus muertos. Ni el comandante Ramón asesinado en Bolivia, ni su incontrolable viuda o el exministro del Interior gozaron ni entonces ni después de la simpatía del segundo de los Castro.

La intensa agenda de funerales oficiales y patrióticos en los últimos años no olvidó al panteón familiar con el que claramente se entremezcla. Tras inaugurar la roca destinada a su hermano mayor, Raúl Castro viajó de inmediato desde Santiago de Cuba al terruño natal de Birán, donde presidió la inhumación junto a sus padres y abuelos, de los hermanos mayores, Ángela y Ramón, en otro camposanto particular, cercano a la casona de inspiración gallega que Fidel en uno de sus arrebatos juveniles amenazó con quemar. Planeando siempre para la eternidad, Raúl declaró que allí también serían enterradas en su momento las demás hermanas, Agustina, Emma y Juanita. La primera murió en 2017 y se sumó, efectivamente, al mausoleo familiar, pero la última reiteró su independencia hasta después de la muerte y rechazó desde Miami la convocatoria.

Prolífico en su actividad funeraria en territorio nacional, Raúl Castro no tuvo a lo largo de sesenta años iguales oportunidades a escala internacional. Los sepelios de mayor lustre en el extranjero pertenecían por derecho propio a su hermano Fidel, dispuesto a grandes funerales como los de François Mitterand y Pierre Trudeau en las respectivas catedrales de Notre Dame en París y Montreal o en las murallas del Kremlin en 1982 para despedir a Leonid Brezhnev. Sólo las muertes sucesivas en menos de tres años de los sucesores Yuri Andropov y Konstantin Chernenko provocaron la negativa rotunda del comandante en jefe a viajar por tercera vez a Moscú con tal propósito y permitieron al otro Castro encabezar la misión.

De aquella jornada solemne contemplada desde el privilegiado sitio sobre la tumba de Lenin destinado a las delegaciones extranjeras la fría mañana del 3 de marzo de 1985, me queda, entre otros, el vivo recuerdo de una desconcertada Margaret Thatcher, cara a cara por primera vez con uno de los hermanos Castro. La imperturbable Dama de Hierro, la figura occidental de mayor prominencia en aquel funeral donde el protocolo comunista situaba en los primeros puestos a los suyos, se encontró atascada ante el grupo de cubanos por largos minutos en un espacio sin opciones para ignorarse: un encuentro inesperado e incómodo que terminó sin saludos.

Muchos años después, cuando Raúl Castro hacía pleno uso de los títulos de su hermano sin mi compañía, protagonizó en África del Sur su momento más memorable en un funeral extranjero, al estrechar la mano del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante las exequias de Nelson Mandela en 2013. Un saludo discreto por ambas partes, pero nada casual. Luego se revelaría que ya avanzaban entonces negociaciones muy secretas para la normalización de relaciones que llevaron a La Habana, tras un paréntesis de 88 años, a un mandatario estadounidense en ejercicio: un Barack Obama ansioso por encontrar en el caso Cuba un apresurado legado para sus ocho años en la Casa Blanca.

Un recorrido por la intensa relación de Raúl Castro y el tema de la muerte no puede excluir su explícita aversión por los suicidas, un desenlace, sin embargo, demasiado frecuente en la patología nacional. El pacto suicida de su cuñada Nilsa Espín y su esposo Rafael Rivero en 1965 en oscuras circunstancias, fue siempre tema tabú en su entorno. Igualmente, nada oportuna cualquier referencia al comandante Augusto Martínez Sánchez, «uno que no sabía ni cómo pegarse un tiro» y sobrevivió a un disparo en el pecho en 1964, angustiado por no haber servido mejor a Fidel Castro y la revolución. Dos de los más notables suicidas del castrismo, Haydée Santamaría, participante en el asalto al Cuartel Moncada y directora de la Casa de las Américas, que se quitó la vida en 1980, y el expresidente Osvaldo Dorticós, quien tomó la «dramática decisión» en 1983, fueron invariablemente recordados como «la loca esa, que se suicidó un 26 de julio» o «el pendejo de Dorticós», que «jodió hasta la muerte».

No tengo idea de cómo calificará ahora, si es que lo menciona, a su sobrino preferido, Fidel Castro Díaz-Balart, el más privilegiado en la dinastía gobernante, educado bajo su mando y el mayor fracaso en los proyectos de sucesión familiar, que terminó sus atormentados días lanzándose por una ventana de la mejor clínica del país.

Hay otros muchos muertos cercanos en el vasto e implacable mundo funerario de Raúl Castro. Los que no debían ser honrados y fueron fusilados y sepultados sin despedidas en tumbas sin nombres, como el general Arnaldo Ochoa o el coronel Antonio de la Guardia. A los protagonistas centrales de las purgas de 1989, seguiría poco después el exministro del Interior, José Abrantes, muerto de «causas naturales» en una prisión para «casos especiales», y deferentemente velado unas pocas horas en una funeraria de La Habana muy bien custodiada.

Y hay otros, muertos por su propia mano, que contribuyeron a su leyenda y que quizás –no por remordimiento–, estarían mejor olvidados. Son en su mayoría seres anónimos como el expedicionario del yate Granma sospechoso de traición, cuya ejecución le fue encargada directamente por su hermano mayor poco antes de la salida del puerto mexicano de Tuxpán. Mucho más visibles las decenas de cuatreros, traidores, arrepentidos o desertores ajusticiados en la Sierra Maestra, varios con el auxilio espiritual del sacerdote y comandante Guillermo Sardiñas. Una práctica que luego continuaría, ya normada por un Código Revolucionario de Justicia del Segundo Frente, en la extensa zona de la Sierra Cristal bajo su mando.

Y están, por supuesto, los fusilados en el campo de tiro del Valle de San Juan el 12 de enero de 1959, acusados en juicios más que sumarísimos de crímenes durante la dictadura de Fulgencio Batista: 72 según el reporte del diario Revolución del día 14 de enero; 70 según el informe de igual fecha al Departamento de Estado del cónsul estadounidense en Santiago de Cuba, Park F. Wollam. El documento del cónsul, «optimista hacia el futuro, pese a los acontecimientos», critica la ausencia obvia de garantías judiciales, y añade que «la acción ha dejado algunas dudas en unas pocas mentes», porque en su criterio muchos de los fusilados eran «bien conocidos matones y asesinos» que habrían enfrentado la pena capital en cualquier otra corte y bajo diferentes circunstancias. Mejor, por lo tanto, mirar hacia otro lado.

Para los fusilados en San Juan, sin embargo, el castigo no terminó con la muerte. Muchos años después, para borrar todo rastro de la infame historia, los restos fueron desenterrados y arrojados en algún lugar de la Bahía de Guantánamo, porque según él mismo decía "a Raúl Castro no le van a estar apareciendo muertecitos".

............................................................................

Radio Televisión Martí reproduce este artículo con la autorización del autor, luego que se publicara originalmente en la edición del diario madrileño ABC del 13 de abril del 2021.

Alcibíades Hidalgo fue embajador de Cuba ante Naciones Unidas, exjefe del Despacho Político de Raúl Castro y exmiembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba

Vea todas las noticias de hoy

Mueren ahogados 10 inmigrantes que intentaban cruzar el Darién

Migrantes, en su mayoría venezolanos, cruzan un río durante su viaje a través del Tapón del Darién desde Colombia hacia Panamá, con la esperanza de llegar a Estados Unidos, (AP Foto/Fernando Vergara, Archivo)
Migrantes, en su mayoría venezolanos, cruzan un río durante su viaje a través del Tapón del Darién desde Colombia hacia Panamá, con la esperanza de llegar a Estados Unidos, (AP Foto/Fernando Vergara, Archivo)

Al menos diez migrantes murieron ahogados en su intento por cruzar la selva del Tapón del Darién, en la zona limítrofe con Colombia, reportó la policía fronteriza de Panamá el miércoles.

Getting your Trinity Audio player ready...

Se trata del mayor percance mortal registrado en los cruces por esa peligrosa ruta en lo que va del año y en momentos en que el país centroamericano busca frenar ese incesante flujo cuyo destino es Estados Unidos.

El Servicio Nacional de Fronteras indicó en un comunicado que los extranjeros fallecieron arrastrados por una gran corriente en un río. Según la información recabada, los cuerpos fueron vistos en una zona cercana a la comunidad indígena de Carreto, Darién, agregó la nota.

Una funcionaria de seguridad de Panamá al tanto de la situación que no estaba autorizada a dar su nombre dijo a The Associated Press que, según reportes en las redes sociales de migrantes, el percance se registró el 16 de julio en una área de difícil acceso y tras lo cual comenzaron a hacerse las averiguaciones.

Más de medio millón de migrantes cruzaron el Darién el año pasado y en lo que va de 2024 lo han hecho más de 212.000, en su mayoría venezolanos, según las cifras de la policía fronteriza.

(ARCHIVO) Migrantes caminan por la selva cerca de la aldea de Bajo Chiquito, el primer control fronterizo de la provincia de Darién en Panamá, el 22 de septiembre de 2023. (Foto Luis ACOSTA / AFP)
(ARCHIVO) Migrantes caminan por la selva cerca de la aldea de Bajo Chiquito, el primer control fronterizo de la provincia de Darién en Panamá, el 22 de septiembre de 2023. (Foto Luis ACOSTA / AFP)

En lo que va del año y sin contar los diez muertos recientes, al menos 29 migrantes han fallecido en su intento por cruzar la selva por diversas causas, de acuerdo con la policía fronteriza. El año pasado se reportaron 84 decesos.

Las autoridades no ofrecieron más detalles del suceso ni precisaron las nacionalidades de los fallecidos de inmediato. Los decesos fueron comunicados al Ministerio Público para su investigación, añadieron.

Aunque antes se ha informado de ahogamientos de migrantes al intentar cruzar ríos caudalosos de la jungla darienita, especialmente en la época lluviosa, es uno de los mayores incidentes mortales ocurrido dentro de esa zona selvática del que se tiene conocimiento, según las autoridades.

Un grupo de migrantes en la puerta de entrada a la inhóspita jungla del Darién, en Colombia. (FOTO: Johan Reyes, VOA)
Un grupo de migrantes en la puerta de entrada a la inhóspita jungla del Darién, en Colombia. (FOTO: Johan Reyes, VOA)

Es además la tragedia más reciente que se registra en la peligrosa ruta migratoria entre Sudamérica y Estados Unidos y tiene lugar cuando Panamá — con ayuda financiera y logística del gobierno estadounidense — ultima los detalles para poner en vigor un programa de repatriación de los migrantes que crucen por esa vía.

En febrero, el naufragio de una embarcación dejó al menos cinco muertos y un desaparecido, todos afganos, al intentar llegar a una zona costera del Caribe panameño tras zarpar del lado colombiano.

Como parte de la promesa del nuevo gobierno del presidente José Raúl Mulino de frenar la migración por el Darién, la policía fronteriza cerró con alambre varios puntos en la zona fronteriza con el fin de canalizar los cruces a través de un corredor controlado.

A pesar de esa medida, agrega el comunicado, "la delincuencia organizada transnacional a través de colaboradores locales de estas comunidades costeras del Caribe insisten en utilizar pasos no autorizados poniendo en grave riesgo la vida de estas personas".

De acuerdo con el comunicado, la policía fronteriza informó de las muertes al Ministerio Público ante la posibilidad de que los cuerpos se hayan sepultado con el fin de "encubrir" un delito de presunto tráfico de migrantes.

Cubanos varados en Perú entre los cientos que se ven estafados por aerolíneas al perder conexión a Nicaragua

FOTO ARCHIVO. Viajeros en el Aeropuerto Internacional “José Martí” en La Habana. (REUTERS/Stringer)
FOTO ARCHIVO. Viajeros en el Aeropuerto Internacional “José Martí” en La Habana. (REUTERS/Stringer)

Decenas de cubanos han quedado varados en Lima donde harían escala hasta llegar a Nicaragua, para continuar su ruta hacia Estados Unidos. Otros denuncian problemas con la aerolínea SKYhigh Dominicana.

Getting your Trinity Audio player ready...

Decenas de cubanos han quedado varados en Lima, Perú, donde harían escala hasta llegar a Nicaragua, para continuar su ruta hacia Estados Unidos, tras el retraso de un vuelo de la aerolínea Avianca. Ahora todos deberán regresar a Cuba.

El drama de estos cubanos, la mayoría de los cuales buscaban iniciar la travesía migratoria hacia territorio estadounidense se une a otros cientos de casos de pasajeros que no pudieron salir de la isla, esta vez por problemas con la aerolínea dominicana SKYhigh Dominicana.

“Estamos aquí, varados en Perú, alrededor de 50 cubanos. Todos teníamos boletos de avión con destino final a Nicaragua, pero debido a una tormenta en La Habana, nuestro vuelo se retrasó y perdimos la conexión”, dijo la opositora cubana Midaisy Marrero Gil.

“La aerolínea no se ha hecho responsable y nos ha dejado aquí, llevamos tres días en el aeropuerto, durmiendo en bancos y pasando frío”, añadió.

Marrero Gil denunció que las aerolíneas están estafando a los cubanos, aprovechándose de su situación desesperada.

“Estamos siendo estafados. Las aerolíneas nos quitan todo el dinero y matan nuestras esperanzas de escapar de Cuba. Vendieron boletos de avión sin informarnos adecuadamente de las restricciones y ahora no nos reembolsan el dinero”, afirmó la cubana.

La situación en el aeropuerto es desesperante. “No podemos alimentarnos correctamente, todo aquí está muy caro y lo venden en dólares. Una manzana cuesta $2.50 y somos tres personas. ¿Qué comida puedo comprar con ese dinero? Estamos comiendo en el suelo, durmiendo en bancos y sufriendo de frío”, relató Marrero Gil.

Presiones internacionales y dificultades legales

El gobierno de Estados Unidos ha estado presionando para reducir la inmigración ilegal y sancionando a las aerolíneas que facilitan este tráfico humano. Esto ha complicado aún más la situación para los cubanos que buscan escapar de la dictadura.

La exención de visados acordada por los gobiernos de Cuba y Nicaragua en noviembre de 2021 ha facilitado el mayor éxodo migratorio desde la isla a los Estados Unidos en la historia, con más de medio millón de inmigrantes.

“Legalmente, pude salir de Cuba con un boleto de avión, pero ahora estoy atrapada aquí. Si las aerolíneas están bajo presión para detener estos vuelos, ¿por qué me vendieron el boleto en primer lugar? Nos están robando. Tengo todos los documentos en regla, pero aun así, no puedo avanzar. Los opositores cubanos no tenemos ninguna facilidad para salir de Cuba de manera legal”, apuntó Marrero Gil.

En Cuba también cientos de inmigrantes han quedado varados

Por su parte, en Cuba, cientos de pasajeros han quedado sin volar a República Dominicana, con destino final Nicaragua, reportó Diario de Cuba.

"En el aeropuerto nos dicen que Avianca, que es la aerolínea colombiana con que compramos otro vuelo con destino a Nicaragua, no acepta que abordemos en el aeropuerto de Santo Domingo, y que ellos tendrían que regresarnos a Cuba, por eso nos impiden tomar el vuelo", dijo Yaumara Aguilera, una de las afectadas.

Estos cubanos tienen la intención de viajar a República Dominicana y una vez allí tomar un vuelo hacia Bogotá, con escala en San Salvador y destino final Managua, la capital de Nicaragua. La casi totalidad de ellos con la intención de seguir una ruta irregular hasta la frontera sur de EEUU.

Testimonios de los Afectados

"En mi caso me dijeron que por no tener un código de reserva único, con una sola aerolínea, no me iban a dejar volar. Esa fue la justificación que puso SKYhigh Dominicana. El 11 de julio no pude tomar mi vuelo, ni yo, ni ninguno de los cubanos que estábamos en esa situación. En mi caso he perdido el dinero de cinco boletos, ya que tuvimos que vender todo para reunir lo que costaban los pasajes", dice Elizabeth García, otra de las afectadas.

En un vídeo grabado este lunes en la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana y al que DIARIO DE CUBA tuvo acceso, un funcionario de SKYhigh Dominicana explicaba a los afectados que no pueden volar por indicaciones de la aerolínea Avianca, ya que no los dejarían tomar su vuelo hacia Bogotá y que aunque República Dominicana no exige visado de tránsito, la orden que tienen es que todos los cubanos que tengan como destino final Nicaragua no pueden viajar.

Impacto en los Viajeros

República Dominicana no tiene estipulado el visado de tránsito, siempre y cuando el viajero tenga su vuelo de conexión y no exceda las siete horas en algún aeropuerto de ese país.

"Somos cientos, tal vez miles los afectados por esa decisión. En mi caso compramos ocho boletos, vendí todo lo que tenía dentro de mi casa y mi tío vendió su casa para comprar dos boletos y ahora vive con nosotros, se quedó hasta sin ropa. Todos los reclamos de que nos dejen viajar son inútiles. Solo nos dicen que podemos cambiar la fecha del viaje hasta dentro de un año”, señala Dunier Miranda, otro de los afectados por SKYhigh Dominicana.

Cancelaciones y Alternativas

En poco menos de un mes las aerolíneas Wingo y SKYhigh Dominicana han impedido que cientos de cubanos con destino a Nicaragua puedan abordar sus vuelos y Avianca, debido a "problemas operacionales", canceló sus vuelos a Cuba a mediados de junio.

A pesar de los reclamos de los afectados, tanto con las aerolíneas como en la embajada de Colombia y República Dominicana, ninguno ha podido tomar su vuelo.

En la actualidad tanto la aerolínea chilena LATAM como la venezolana Conviasa venden pasajes con destino final Nicaragua, aunque solo Conviasa ofrece vuelos directos desde La Habana, pero sus boletos superan los 4.000 dólares por viajero para septiembre, el primer mes en el que tienen disponibilidad.

Tras prolongada huelga de hambre periodista de Santa Clara es acusado de desobediencia

Periodista independiente Carlos Michael Morales tras 27 días en huelga de hambre (Cortesía de Guillermo del Sol)
Periodista independiente Carlos Michael Morales tras 27 días en huelga de hambre (Cortesía de Guillermo del Sol)

El periodista independiente y ex prisionero político del 11J Carlos Michael Morales fue juzgado por presunta "desobediencia" en Santa Clara, a pesar del delicado estado de salud en que se encuentra tras una huelga de hambre.

Getting your Trinity Audio player ready...

El periodista independiente Carlos Michael Morales fue juzgado el lunes en el Tribunal Provincial de Santa Clara e instruido de cargos por el presunto delito de “desobediencia”, según informó a Martí Noticias el comunicador independiente Guillermo del Sol.

Según Del Sol, inicialmente la vista había sido señalada para el pasado viernes y fue suspendida porque el médico que atiende a Morales en la Sala de Penados del Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro no autorizó la participación del prisionero político debido al precario estado de salud en que se encontraba tras haber realizado una huelga de hambre durante 27 días en reclamo de su libertad.

“El médico no permitió que lo trasladaran así al Tribunal; según la abogada me confirmó, el juicio es hoy, a las nueve de la mañana. El delito es ‘desobediencia’, un delito de menor cuantía; es un juicio ‘administrativo’ que, incluso, según explicaron, no es preciso que esté presente la Fiscalía ni el auto del juicio, solamente el juez (…) lo van a trasladar desde Caibarién hasta aquí, hasta la Sala Provincial de Santa Clara, que es donde se va a celebrar el juicio”, explicó el periodista y amigo personal del acusado.

Tras abandonar huelga de hambre, Carlos Michael Morales es llevado a juicio
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:40 0:00


De acuerdo con el comunicador, “podría ser (la sanción) una medida de la casa al trabajo, una multa o libertad inmediata. En el caso de Michael, que lleva tres meses y pico preso, pensamos que sea liberado inmediatamente, es lo que dice la abogada que debe acontecer. Dios mediante, hay que tener fe”.


Carlos Michael Morales había sido liberado el pasado mes de marzo tras cumplir una condena de dos años y diez meses por su participación en las protestas populares del 11 de julio de 2021 en Caibarién, Villa Clara.

El activista fue detenido nuevamente el 4 de mayo por no acudir a dos citaciones policiales en el poblado de Caibarién.

Cubanos denuncian ineptitud de policías tras grave incidente en Bayamo: "Casi todos son locos o analfabetos"

Un policía se conecta a Internet usando un teléfono celular en La Habana (AP/Desmond Boylan/Archivo)
Un policía se conecta a Internet usando un teléfono celular en La Habana (AP/Desmond Boylan/Archivo)

Un hombre está ingresado con muerte cerebral en Granma, tras recibir el disparo de un policía, según fuentes cercanas. El hecho ha puesto en duda la preparación del cuerpo policial de Cuba.

Getting your Trinity Audio player ready...

El disparo de un policía el 19 de julio que dejó a Ernesto Figueredo Alarcón debatiéndose entre la vida y la muerte en un centro hospitalario de Bayamo dejó también el criterio en muchos bayameses de que el cuerpo encargado de mantener el orden público y la protección ciudadana no está formado con la rigurosidad que requiere.

Figueredo Alarcón está ingresado con muerte cerebral en la Sala de Terapia Intensiva del Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Carlos Manuel de Céspedes de la capital granmense, informaron a Martí Noticias amigos y vecinos.

Un amigo del herido que se pidió no ser identificado confirmó que el policía que supuestamente disparó había ingresado a la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) recientemente y estaba detenido desde el momento en que sucedió el hecho, el pasado viernes. La fuente dijo que al policía se le conoce bajo el seudónimo de "Chucho".

“La bala aún la tiene alojada en la cabeza, porque no es posible realizar una operación tan riesgosa, según los médicos”, dijo. “Lo que sí tengo claro es que es una pérdida durísima para la mamá de Ernesto. Era un muchacho luchador, no estaba en problemas y solo son ellos dos. Él trabajaba y estudiaba enfermería”, agregó.

De acuerdo a la fuente, víctima y victimario son amigos y vecinos del reparto Rosa la Bayamesa de Bayamo, y dijo que el policía "se puso a jugar con la pistola" y se le salió el disparo que alcanzó a Figueredo Alarcón.

Juan Carlos Flores, vecino del lugar, señaló que las verdaderas culpables de lo que calificó como un accidente fueron las autoridades que otorgaron al tirador la condición de policía.

“Estaba jugando con la pistola como un sheriff. Él le quitó el peine a la pistola, pero a eso siempre le queda una bala en la recámara. Parece que cuando pasó el curso de policías no le explicaron eso o él no atendió cuando estaban explicando eso, y esa bala fue la que se le fue”, dijo.

“El comentario del barrio es que el que lo puso en la Policía tendrá que pagar las consecuencias también porque ese muchacho está medio ‘chiflado’ de la cabeza. Pero lo de esta gente [las autoridades] es hacer policías para que le cuiden lo de ellos y les importa poco si estás bien de la cabeza. Ellos ahí en El Naranjal tienen una fábrica de policías que casi todos son locos o analfabetos para ellos poder utilizarle la mente”, indicó Flores.

Una convocatoria para integrar el órgano policial publicado por el medio oficial Tribuna de La Habana en 2020, detalla que los interesados “deberán tener entre 18 y 50 años de edad, medir no menos de 1.65 metros, poseer nivel de escolaridad de duodécimo grado o equivalente, estar identificados con los principios revolucionarios y tener una adecuada conducta social”.

El llamado no aclara si los aplicantes tendrán que aprobar exámenes médicos y psicológicos, pero de nuestra indagatoria se desprende que hay en la población la percepción de falta de rigor para reclutar los agentes policiales.

La internauta Delia Ramírez, cercana a Figueredo Alarcón, aseguró en Facebook que el tirador es una persona que tiene problemas mentales que era antes trabajador de la campaña anti vectorial y luego pasó un curso y se hizo policía y le dieron un arma a una persona que "no está en sus 4 sentidos” [sic].

El policía que disparó tendrá que enfrentar serios cargos según la legislación penal cubana.

“Para distinguir de qué delito estamos hablando en este caso hay que realizar un proceso de investigación para ver las circunstancias en las que ocurrieron los hechos. Si efectivamente él estaba limpiando el arma o jugando con ella y le disparó, y esto le provocó la muerte cerebral al otro, puede ser un delito de homicidio si finalmente la persona muere porque la muerte cerebral no es necesariamente la muerte física”, dijo a nuestra redacción el abogado del centro de asesoramiento legal Cubalex, Raudiel Peña.

“Hay que precisar, puede ser un delito de homicidio culposo, puede ser un delito de lesiones culposo. ¿Qué quiero decir con culposo? El Código Penal lo define como la persona que infringe un deber de cuidado objetivo y que personalmente le es exigible y ocasionó un resultado que le era evitable y que no lo deseó. En esos casos hay que ver entonces muy bien los hechos y precisar si es culposo, porque eso puede incidir en la evaluación que hace el tribunal para imponer la sanción”, agregó.

“Esté bien, limpiando el arma o jugando con ella, puede que haya cometido cualquiera de los dos delitos, si se considera que se cometió lesiones, es un delito de lesiones consumado. Si es un delito de homicidio, puede ser un delito de homicidio en grado de tentativa porque esta persona aún está viva. Asumiendo que lo que dicen los testigos sea verdadero, quiero dejar claro eso, en mi opinión, es un delito de lesiones consumado y es culposo, es decir, no quería hacerlo, pero por estar, vamos a decir así, bobeando con la pistola lo lesionó”, subrayó el jurista.

Martí Noticias trató de comunicarse con la unidad de la PNR del reparto Rosa la Bayamesa, pero no respondió nuestras llamadas.

Los familiares del Figueredo Alarcón se negaron a dar información a la prensa.

Nuevas averías empeoran la crisis del agua en La Habana

Muchos capitalinos dependen de las pipas, o camiones cisterna, para abastecerse de agua potable. (Reuters/Archivo)
Muchos capitalinos dependen de las pipas, o camiones cisterna, para abastecerse de agua potable. (Reuters/Archivo)

Nuevas averías en la infraestructura hidráulica agudizaron el desabastecimiento de agua potable en la capital cubana, según informó la estatal Aguas de la Habana, pero el servicio está en crisis desde hace tiempo, aseguraron residentes a Martí Noticias.

Getting your Trinity Audio player ready...

Aguas de La Habana reconoció que un fallo del fluido eléctrico ocurrido en la noche del domingo, en las líneas de alta tensión que alimentan los pozos de la fuente de abasto Cuenca Sur, hizo que se interrumpiera por completo el bombeo afectado a ocho municipios de la capital.

El problema, sin embargo, no es nuevo.

Residentes en varias zonas de La Habana dijeron este martes a Martí Noticias que la crisis con el faltante del preciado líquido está presente en el territorio desde hace mucho tiempo.

Habaneros cuentan las dificultades que enfrentan con la falta de agua potable
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:29 0:00

La bloguera Rebeca Monzó, que reside en Nuevo Vedado, municipio Plaza, explicó que es un viejo problema que se agudiza cada vez más por la falta de mantenimiento y de recursos.

“Casi todo el Nuevo Vedado, El Vedado, están sin agua porque aquí hay una falta de atención a las cosas. Cuando están destruidas es cuando a veces empiezan a arreglarlas, porque no le dan mantenimiento. En este país está todo destruido en estos momentos, esto se ha convertido en un desastre”, aseguró la emprendedora.

En Centro Habana, el bicitaxista Antonio Font aseguró que también hay problemas de contaminación por la presencia de aguas albañales.

“El agua está en crisis de verdad aquí. En la Habana Vieja y en Centro Habana hay lugares que llevan un mes sin agua. Hay un disgusto total sobre todo lo que está pasando, y el agua es una de las cosas fundamentales. Esto es insólito lo que está pasando aquí”, opinó el cuentapropista.

En el municipio de 10 de Octubre se violan constantemente los ciclos de suministro de agua, que deberían realizarse en días alternos, pero esto se incumple, advirtió el sociólogo, economista y asesor de emprendimiento Ángel Marcelo Rodríguez Pita.

“Hay lugares dentro de la misma zona de 10 de Octubre que llega el agua cada cuatro días, como puede ser la avenida Santa Catalina. Si a eso le sumamos municipios como La Lisa, que pueden estar hasta ocho días sin agua habitualmente, y así otros municipios como El Cotorro, no por estas causas que argumenta Aguas de la Habana, sino porque no existe suministro...”, detalló.

En Arroyo Naranjo puede puede pasar en ocasiones hasta más de una semana sin que los residentes reciban el servicio de agua potable, y no llevan pipas, dijo a Martí Noticias Vladimir Turró.

“Sí, esto es un problema viejo, de años. En el municipio Arroyo Naranjo la situación continúa igual, el agua llega cada cinco días, cada seis días o incluso más”, señaló el comunicador independiente.

Hay barrios de La Lisa que también tienen una inestabilidad con el abasto de agua potable, contó Vladimir Ríos Cruz.

“Eso es un problema de fondo. Para tú establecer una ciudad, lo primero que tienes que tener es una infraestructura que sea capaz de evacuar las aguas residuales y capaz de traer agua potable, y esta gente ha destruido eso”, enfatizó Ríos Cruz.

Por otro lado, en algunos lugares el agua llega, pero contaminada, lo que implica un riesgo de salud para los consumidores, dijo desde Marianao el residente en ese municipio capitalino Enrique Díaz.

“Lo que sí es válido destacar es la calidad del agua que está viniendo. No es tan potable, es un agua que viene con un grado de contaminación, y la prueba es la cantidad de casos diarreicos que hay. También hay zonas en las que sigue faltando el agua, históricamente”, concluyó.

Cargar más

XS
SM
MD
LG