Enlaces de accesibilidad

Más de un millón 850.000 cubanos se abstuvieron o invalidaron sus votos


Una mujer acude a un colegio electoral en La Habana (Cuba), para ejercer su derecho al voto en los comicios municipales.

La cifra se basa en cálculos a partir de los porcentajes ofrecidos por la Comisión Electoral Nacional, con relación al padrón electoral de 8 millones 800.000 votantes. Votación y compulsión.

La revista The Economist describió recientemente la primera fase de las elecciones cubanas como la más democrática, considerando que, salvo delincuentes y enfermos mentales, todos los cubanos mayores de 16 años pueden postularse como delegados de circunscripción; los candidatos, elegidos en asambleas vecinales, aparecen en las papeletas; y los ciudadanos respaldan a su favorito en votación secreta.

La publicación dedicó un reportaje a las tretas ─entre ellas acusaciones falsas y secuestros policiales a la hora de las nominaciones─ mediante las cuales las autoridades se aseguraron de que no llegara a postularse ningún candidato opositor, de 182 que buscaron la candidatura.

Aún así, en las votaciones del pasado domingo, que se realizan cada dos años, más de 1 millón 850.000 cubanos se abstuvieron de votar o invalidaron sus votos al dejarlos en blanco o hacer que fueran anulados, de acuerdo con los datos preliminares revelados por la Comisión Electoral Nacional.

Esas cifras oficiales indican que votó el 85.96 % del padrón electoral de 8,8 millones de personas, la participación más baja desde que se iniciara el actual sistema de votaciones en 1976.

La diferencia de 14,06 % representa a 1 millón 237.280 personas del universo electoral que no fueron a votar.

De las que sí concurrieron a las urnas (7 millones 562.720) el 8.19 % entregó su boleta en blanco o fueron anuladas, lo que equivale a otras 619.386, para un total de 1 millón 856.666 cubanos que, salvo razones ajenas a su voluntad, mostraron apatía o rechazo por la “democracia” socialista.

La cifra es significativa considerando que en Cuba la votación es compulsiva, con los Comités de Defensa de la Revolución en cada cuadra o circunscripción tocando en las puertas desde temprano y acuciando a lo largo de la jornada a los que todavía no han asistido al colegio electoral para que participen.

(Redactado por Rolando Cartaya según datos de la Comisión Electoral Nacional de Cuba)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG