Enlaces de accesibilidad

Manolín, sobre su carta a Fidel Castro: "Me fui de Cuba para salvarme"


Manolín, El Médico de la Salsa.

El popular cantante cubano explica qué lo motivó a escribir una segunda misiva al exgobernante cubano luego de una intervención en el VII Congreso del PCC que sonó a despedida.

El popular músico cubano Manuel González, más conocido como "Manolín, El Médico de la Salsa", hizo pública este miércoles una nueva carta dirigida al exgobernante cubano Fidel Castro, en la que aprovecha para decirle lo que piensa sobre él "antes de que se vaya de este mundo".

Sobre las motivaciones para escribir esta segunda carta a Fidel Castro –la primera fue en respuesta a un artículo crítico del exgobernante al discurso en Cuba del presidente Obama– Manolín conversó con el periodista Amado Gil, del programa Las Noticias como Son de Radio Martí.

Manolín dijo que "Fidel nos ha marcado a todos, a unas cuantas generaciones. Es un hombre omnipresente hace más de 50 años en la vida de todos los cubanos y ha marcado sus vidas de una forma u otra".

"Yo decidí, cuando concienticé el problema cubano, desde mi humilde posición, opinar siempre", afirmó Manolín, y señaló que durante esas cinco décadas "sólo dos hombres opinan en Cuba, y al resto nos hacen creer que opinar es un delito".

Según el salsero cubano, escribe sin apasionamientos, odios ni rencores y en esta ocasión lo hizo porque le llamó la atención que Fidel fuera "humilde, comparado con su soberbia y arrogancia habituales".

"Él sabe que el pueblo ya no lo quiere (…) Mencionar que se iba a morir fue humilde, y no atacó a Obama, porque se dio cuenta de que atacar a Obama es buscarse problemas con los cubanos", señaló Manolín.

"Fidel no sabe estar sin poder, casi se murió en el poder", subrayó el cantante, quien opina que en la concepción del exgobernante cubano hay una parte del mundo que habría que eliminar.

"Se va a morir sin desistir de ello, esa locura es su vida", dijo el músico, y añadió que no notó arrepentimiento en su "casi despedida", ninguna autocrítica.

¿Perdió Fidel Castro 57 años de ideología? A esta interrogante, Manolín responde:

"Claro que perdió, y la prueba está en Obama. Una visita de 48 horas y 40 minutos de discurso hizo temblar a una dictadura que tiene el poder absoluto", refirió.

El cantante dijo que los Castro están ahí gracias al abuso de poder y a un pueblo reprimido.

"Son 12 millones de rehenes", subrayó. Ahora acusan a Obama de haberlos "atacado a fondo", agrega, y lo dicen porque "ven al pueblo revuelto". "Lo que pasa es que la sinceridad para ellos es el peor de los ataques".

"La gran moraleja de la vida es que no puedes matar a tus semejantes, porque te estás matando a ti mismo", señaló.

Manolín dijo que la última vez que estuvo en Cuba tocó muchas puertas y nadie quiso oírlo.

"Tienen miedo a las ideas, no quieren ni oírlas, y lo que hacen es esconderse, huir", opinó el cantante.

"Temerle a las balas es de humanos, pero temerle a las ideas es la cobardía más grande", dijo, refiriéndose a los funcionarios del Ministerio de Cultura y del Gobierno cubano en general.

A los que cuestionan sus opiniones políticas, dentro y fuera de Cuba, Manolín dijo que descubrió la libertad, un instinto que desde niño lo llevó a defender sus derechos. El músico señaló que lo importante "no es donde tú vivas, sino tu conducta" y que ha visto cómo la gente "se esconde aquí (en el exilio) para hablar" y también en Cuba.

"Nunca me he ido", dijo a los cubanos de la isla, y lamentó que por la prohibición del Gobierno nunca más su público supo de él, ni volvió a escucharlo en la radio o verlo en la televisión nacional. Recordó con pesar que estuvo un año y medio en Cuba como un hombre invisible, sin poder trabajar.

"Me fui de Cuba para salvarme, para poder sobrevivir, para que no desapareciera El Médico de la Salsa y su música", concluyó Manolín.

please wait

No media source currently available

0:00 0:10:00 0:00

Carta de Manolín a Fidel Castro

A Fidel, antes de que se vaya de este mundo

Fidel, en tu intervención el día de la clausura del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, dijiste que pronto debías cumplir 90 años, y que tal vez fuera esa, una de tus últimas intervenciones, haciendo alusión me imagino, al final de tu vida, y me dije:

Pues si, tal vez te veamos pocas veces más, o inclusive, nunca más, a todos nos llega la hora, es la vida.

Yo por ejemplo, no aspiro, ni quiero llegar a los 90 años, ojalá me vaya mucho antes, para no molestar, o molestar lo menos posible a los más jóvenes con mi vejez.

Y me puse a pensar, que me gustaría decirte algunas cosas, antes que te vayas de este mundo.

Yo nací y me crie con la Revolución. Fui creciendo y por el camino me quede con muchas dudas, pero solo eran dudas, porque más que todo y sobre todo al principio, creía en ti y en la Revolución, más de lo que dudaba.

Seguí creciendo, viviendo, conociendo, leyendo, investigando, aprendiendo, y a medida que aprendía, me fui alejando cada vez más de ti, de tus actos, de tus teorías y de tu influencia sobre mí.

Cuando conocí la libertad y la democracia, me convencieron mucho más que tus ideas, más que tu forma de lucha, más que tu revolución, y más que tus discursos.

Tu lucha y todos tus actos, tú los has justificado con dos grandes excusas:

1- Defender los derechos del hombre por un mundo mejor.

2- Conservar la existencia del hombre.

Hasta ahí y dicho así, suena muy bonito, pero es que en la práctica, tú vida y tus actos niegan las dos cosas:

1- Los derechos que tú defiendes, solo son los tuyos y los derechos de los que están contigo, de los que piensan como tú. Los demás seres humanos, no cuentan en tu concepción de los derechos, es decir, en tu concepción de justicia, quedan fuera, millones y millones de seres humanos.

2- En tu otra excusa, la conservación de la especie, creo que es ese un propósito gigante. Pero, te digo algo:

Para tener esa sensibilidad para con el ser humano, no se puede ser tan gatillo alegre, y aquí volvemos a lo mismo.

En tu concepción de respeto a la vida, al hombre y a la especie, solo entran tú y los que están contigo, los demás para ti no merecen la vida. Aquí también quedan fuera millones y millones de seres humanos que habitan este planeta.

Dicen, que para muestra un botón, y yo puedo mencionarte varios:

1- Cuantos cubanos fueron a cumplir largas penas de cárcel por tan solo disentir. Cuantos desterrados. Cuantos marginados. Cuántas familias divididas, cuantos cubanos discriminados, cuantos derechos violados y pisoteados.

2- Cuantos cubanos resultaron muertos por tus acciones de guerra, y cuantos fueron fusilados después de terminar la guerra, y cuantos a lo largo de todos estos años de tu revolución.

O es que acaso los derechos y la vida son solo para los que elijas y decidas tú.

Por esa manera de tu hacer justicia, yo te nombre, “El justiciero injusto”.

Fidel, yo también quiero lo mejor para el ser humano, pero, no soy capaz de violar los derechos de tantos seres humanos, ni de matar a tantos seres humanos para defender los derechos de los hombres, ni para conservar la especie.

Entre los propósitos que has dicho tener y tus acciones, hay una contradicción total.

Fidel, por otra parte, una cosa es lo que uno piensa y dice de sí mismo, y otra cosa es, lo que dicen tus actos:

Yo en ti y en tus actos, no veo nada de lo que tú dices que eres.

En ti, yo veo a un ser humano arrogante, soberbio, violento, maquiavélico, con un ego enorme, con una ambición de poder desmedida y capaz de cualquier cosa por lograr sus ambiciones y propósitos.

Por ejemplo: Alguien que piense en la conservación de la especie, no prefiere que se acabe el mundo en una guerra nuclear, antes que retirar unos misiles nucleares, como sucedió en la crisis de octubre de 1961, cuando tú le pedías a los Rusos que no retiraran los misiles de Cuba y que dieran ellos el primer golpe.

Fidel, de todo lo que he conocido en esta vida, lo que más me ha convencido, es algo que tú no nos diste nunca, la democracia.

Es la democracia, la vía más adecuada para conseguir esos propósitos que tú siempre dijiste buscar.

La democracia es la verdadera revolución, porque es una revolución constante y pacífica.

La democracia es la única que crea el espacio para que fluyan y convivan todas las ideas, y el ser humano aprende el uno del otro, vamos creciendo sin prisa, pero sin pausa, y vamos siendo mejores, sin dejar a nadie fuera, sin pisotear los derechos de nadie, sin quitarle la vida a nadie, porque todos merecemos la vida, no solos los que piensan como tú.

Tantos cubanos muertos, solo hubiera tenido sentido, si triunfando la revolución, hubieses instalado la mejor de las democracias, pero hiciste todo lo contrario.

Fidel, instalaste una férrea dictadura, que ni opinar sobre ti se puede.

En tus actos hay mucho desprecio por los demás, es decir, tú con tus ideas crees ser el único capaz de lograr un mundo mejor, sin tener en cuenta, ni dejar participar a los que tienen otras ideas.

En Cuba, tú te has sentido con el derecho de imponer tus ideas y despreciar, anular y aplastar a toda otra idea, y de paso al portador.

Fidel, tu concepción de lucha por un mundo mejor es muy primitiva, en ella tú no concibes respetar ni llegar a acuerdos con los que piensan diferente. Para ti, a los que piensan diferente solo hay que acusarlos, difamarlos, discriminarlos y aplastarlos.

Fidel, quien mal anda, mal acaba, y no podías tener otro final que este. Te vas de este mundo con tu pueblo emigrando en masas y queriendo más a un presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, que a ti y a Raúl. Tú que viviste para hacernos odiar a USA y sobre todo, a sus presidentes.

Ustedes con su locura, propiciaron este hecho. No nos dan los medios de difusión a nosotros los cubanos que pensamos, tenemos ideas y es nuestro derecho, somos cubanos también y amamos a Cuba, y en cambio, se los dan a un extranjero, y nada más y nada menos, que al presidente de los Estados Unidos, pues ahí tienen los resultados, el pueblo está con Obama. Nada en ustedes tiene sentido.

Por último Fidel,

A mí juicio, sabes por qué te perdiste ?

Pues, por eso mismo, porque al matar las ideas de los demás, te mataste tú mismo.

En política sobre todo, las ideas de los demás, son las únicas capaces de mantenernos cuerdos y en el camino correcto, porque nos van puliendo, vamos atinando el tiro, y nos vamos haciendo mejor cada día. Sin escuchar las ideas de los demás, nos perdemos inevitablemente.

Pero bueno, de todas maneras, debo confesar que de ti he aprendido mucho, sobre todo, lo que no debo hacer nunca.

Para lo que debo hacer, me quedo con José Martí.

Adiós Fidel.

Manolín.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG