Enlaces de accesibilidad

Historia de las Ligas Negras de Estados Unidos (V)


New York Cubans

La historia de Alejandro (Alex) Pompez, un cubano que entró al Salón de la Fama de Cooperstown en Julio del 2006 pero que no muchos compatriotas conocen.

En febrero del 2006 tres de nuestros compatriotas fueron elegidos al Templo de los Inmortales del béisbol en Cooperstown. El 27 de febrero del año 2006, un comité especial eligió a 17 nuevos miembros al Salón de la Fama. Todos estos nuevos miembros fueron elegidos entre jugadores, dirigentes y ejecutivos del béisbol negro de EE UU que se desempeñaron durante la época en que se le estaba vedado a las persona de raza negra jugar o ser parte de las Ligas Mayores blancas.

Esta elección de 17 nuevos miembros es la mayor en la historia del Salón de la Fama. Aunque pasó desapercibido para muchos de nuestros compatriotas, el día de esa elección ha sido uno de los días más grandes para la historia de nuestro béisbol.

Entre los 17 elegidos hay 3 de los nuestros, los jugadores Cristóbal Torriente y José de la Caridad Méndez y el empresario Alejandro Pompez. Los nuevos miembros fueron exaltados al Salón en julio del 2006 junto con el lanzador relevo Bruce Sutter, escogido previamente por la asociación de cronistas deportivos.

Con estas nuevas figuras en Cooperstown los cubanos tenemos en el Templo del Béisbol a 4 jugadores, Martín Dihigo, Tany Pérez, Cristóbal Torriente y José de la Caridad Méndez. A un ejecutivo, Alejandro Pompez y a un narrador deportivo, Felo Ramírez.

Alejandro Pompez fue una de las figuras más influyentes, no solo en el béisbol negro de EE UU sino, también en el béisbol del Caribe y en su integración y coordinación con el llamado béisbol organizado. Pompez participó en todos los estratos del deporte, como jugador de no muy alto nivel, manager, empresario, scout, ejecutivo de equipo y vicepresidente de liga. Es difícil encontrar un personaje más polifacético en el deporte de la bola y el madero.

Alejandro Pompez
Alejandro Pompez

Algunos cronistas han informado que Pompez nació en Cayo Hueso de padres cubanos. Eso se debe a la irregularidad de nacionalidades en la época que nació Pompez y al desconocimiento general de la historia de Cayo Hueso. Su biógrafo, Andrés Paschal informa que Pompez nació en La Habana y es categórico en la fecha, Mayo 3 de 1890. Igual lugar de nacimiento e idéntica fecha aparece en “The Biographical Encyclopedia of the Negro Baseball Leagues” del historiador James A. Riley considerada la obra mas autorizada en lo referente a las Ligas Negras.

Pompez vino muy pequeño y se radicó con su familia en Cayo Hueso, aparentemente eso fue durante los años de la Guerra del 95. Cayo Hueso cuando eso no tenía una territorialidad muy definida y estaba ocupada, en gran parte por familias cubanas. Descendientes de aquellas familias aún viven en Cayo Hueso y algunos hablan un castellano salpicado de anglicismos y palabras arcaicas que ellos llaman cayoguesano.

El padre de Alejandro, José Pompez, era abogado, sirvió en el congreso estatal (Legislatura) de Florida y fue muy activo en los círculos de exilados cubanos en Cayo Hueso. Entre los organizadores de la visita de José Martí al cayo estuvo José Pompez.

Cayo Hueso, en una operación de bienes raíces, fue adquirida, en 1822, por John Simonton de Mobile, Alabama de su dueño Juan P. Salas que había obtenido el cayo como una concesión del rey de España. EE UU no tenía mucho conocimiento del cayo ni mucho interés sobre el mismo. Estando ya en el siglo XX todavía había cierto diferendo entre Cuba y EE UU por Cayo Hueso e Isla de Pinos.

En los últimos años del siglo XIX, los cubanos no tenían aún, lógicamente, la ciudadanía cubana ya que Cuba todavía era colonia de España y no creo que una familia de raza negra estaría anunciando mucho su origen en los EE UU de esa época. De ahí puede venir algo de la bruma que rodea los orígenes nacionales de Pompez.

los New York Cubans fueran la única organización de la Negro Nacional League, basada en New York, que jugara en su propio estadio.

La familia Pompez se mudó de Cayo Hueso para el otro gran foco cubano, Tampa donde Alejandro se hizo adulto, adquirió su sobrenombre de Alex y prosperó. De Tampa Pompez se trasladó a New York y se convirtió en uno de los hombres más ricos de Harlem e influyentes en esa comunidad negra neoyorquina. Se reporta que parte de su fortuna llegó a través de sus vínculos con el juego de terminales, actividad ésta muy común en Harlem. El “negocio” de terminales era la principal entrada económica de varios de los dueños de equipos de las Ligas Negras.

En 1932 el gángster Dutch Schultz tomó control del “negocio” de terminales y los banqueros negros pasaron a un segundo plano. En 1936 la fiscalía de New York procesó a varias personas conectadas con las actividades de juego, entre ellas Pompez. Pompez viajó a Méjico para luego regresar y declarar a favor del estado, integrándose de nuevo al béisbol.

Pompez, que tenía reputación de persona afable y simpática estuvo a la vanguardia de la organización e internacionalización de las Ligas Negras de EE UU por un período de más de 35 años, como dueño de equipos y ejecutivo. Pompez entró en el béisbol negro como propietario con sus Cuban Stars operando como un equipo independiente en el Este, antes de comenzar a participar en la Eastern Colored League donde estuvieron de 1923 a 1929. En 1930, Pompez desbandó el equipo de los Cuban Stars y resurgió como dueño y promotor con los New York Cubans en 1935.

Los New York Cubans formaron parte de la Negro Nacional League desde 1935 y el equipo renovó el estadio Dyckman Oval para que fuera su parque. Esto hizo que los New York Cubans fueran la única organización de la Negro Nacional League, basada en New York, que jugara en su propio estadio.

Alex Pompez en el Salon de la Fama
Alex Pompez en el Salon de la Fama

Pompez, que fue un gran negociador, muchas veces sirvió de mediador entre diferentes facciones en el convulso ambiente del béisbol negro de EE UU de aquella época. En 1924, Pompez fue un factor decisivo en la organización de la primera Serie Mundial Negra y en los finales de la década de los años 1920s Pompez fungió como el árbitro en disputas dentro de la Eastern Colored League que, finalmente, desapareció en 1929.

Por cierto, en otra intervención gloriosa del béisbol cubano en el béisbol negro de EE UU, la Serie Mundial de equipos de la raza negra de 1924 fue ganada por los Monarcas de Kansas City dirigidos por José de la Caridad Méndez que, además de manager, lanzaba para el equipo. Los Monarcas ganaron la Serie y Méndez, con 2 juegos ganados y una efectividad de 1.42 fue declarado el Jugador Mas Valioso de la Serie.

Se puede decir que, en aquella época, Alex Pompez era el padrino del béisbol negro en EE UU. Su influencia y manifiesta capacidad hizo que lo eligieran vicepresidente de la Negro Nacional League, en 1946. Las gestiones de Pompez llevaron a feliz término su idea de crear un Juego de las Estrellas de las Ligas Negras donde se enfrentaran, anualmente las estrellas de los equipos del este con las de los equipos del oeste de EE UU. Este clásico se hizo realidad en su primera edición, en 1946, bajo la vicepresidencia de Pompez.

Estas series mundiales y juegos de estrellas no eran de pelota de trapo. Durante esos eventos se veía béisbol del mejor. Recordemos que, en esa época no podían jugar peloteros de la raza negra, fueran éstos de EE UU o de Ibero América, en las Grandes Ligas blancas, dejando fuera a muchos de los mejores jugadores del momento. Esto hacía, prácticamente, como hemos dicho muchas veces, que, en esos años, había dos grandes ligas en EE UU, una blanca y la otra negra.

En el caso de los New York Cubans, era un equipo de jugadores cubanos, dirigencia cubana y propiedad cubana representando a New York.

Yo se que esto le provoca salpullido a muchos pero, como siempre les digo, estoy abierto al debate. Alejandro Pompez le abrió las puertas del béisbol negro de EE UU a muchos peloteros cubanos de la raza negra y además a muchos de Ibero América, primero como propietario de equipo y, más tarde como scout de Grandes Ligas.

Sus New York Cubans aportaban, cada año, peloteros al Juego de Estrellas Este-Oeste. Algunos de los que participaron en el clásico vistiendo el uniforme del equipo de Pompez fueron Martin Dihigo, Alejandro Oms, Luis Tiant, Alejandro Crespo, Silvino Ruiz, Heberto Blanco, Rogelio Linares, Silvio García, Pedro Díaz, Claro Duany, Orestes Miñoso y René González.

Bajo la tutela de Pompez, los New York Cubans participaron, representando la Liga del Este en 3 Series Mundiales del béisbol negro. La primera en 1935, la cual perdieron frente a los poderosos Pittsburgh Crawfords, 4 juegos a 3; la segunda en 1941 que también la perdieron frente a los Homestead Grays y la tercera, en 1947 en que los Cubans le ganaron la serie a los Buckeyes de Cleveland, 4 juegos a 1.

Ese equipo de 1947 fue dirigido por José María Fernández y entre sus jugadores se encontraban Lorenzo (Chiquitín) Cabrera, Silvio García, Orestes Miñoso, Claro Duany, Cleveland (Chiflán) Clark; Pedro (El Gamo) Pagés, Rafael Noble, Luis Tiant y Lino Donoso. Los que conocen un poco de la historia de nuestra pelota se percatarán que este era un equipo de Grandes Ligas.

Cuba tuvo, por mucho tiempo, equipos jugando en ligas del béisbol de EE UU, como los casos de los Havana Cubans en la Liga de la Florida y los Cuban Sugar Kings en Triple A. Pero, esos equipos estaban basados en Cuba y jugaban en EE UU, representando la franquicia en La Habana de sus respectivas ligas. En el caso de los New York Cubans, era un equipo de jugadores cubanos, dirigencia cubana y propiedad cubana representando a New York.

El año que los Cubans ganaron la Serie Mundial, 1947, también fue el año que Branch Rickey rompió la barrera racial en las Grandes Ligas y contrató a Jackie Robinson, quien se integró a su nuevo equipo en el campo de entrenamiento de los Dodgers en el Cerro en La Habana.

Pompez vio venir el cambio y comprendió que, con la apertura de Grandes Ligas a los peloteros negros comenzaría la desaparición paulatina de las Ligas Negras. Al año siguiente, en 1948, Pompez negoció con los Gigantes de New York para que los New York Cubans fueran una sucursal de los Gigantes.

Cuba tuvo, por mucho tiempo, equipos jugando en ligas del béisbol de EE UU, como los casos de los Havana Cubans en la Liga de la Florida y los Cuban Sugar Kings en Triple A.

Este arreglo trajo 2 cosas a Pompez. La primera fue que los New York Cubans comenzaron a compartir Polo Grounds, el estadio de los Gigantes y jugaban en él cuando los Gigantes estaban jugando fuera. O sea, tenían un estadio de Grandes Ligas. La segunda situación fue más significativa, Pompez adquirió la responsabilidad de ser el scout para los Gigantes de jugadores en el Caribe así como de jugadores en EE UU de la raza negra. En esta nueva función, Pompez llevó a las Grandes Ligas a jugadores como Orlando Cepeda, Juan Marichal y Willie McCovey, los 3 en el Salón de la Fama.

Pompez estuvo activo en todas las fases del deporte hasta que murió, en 1974.

Cuando el Salón de la Fama en Cooperstown comenzó a elegir jugadores de las Ligas Negras para entrar en el templo de los inmortales, se le pidió a Alejandro Pompez que formara parte del comité de selección. Durante el tiempo que sirvió, de 1971 a 1974, los primeros 4 grandes del béisbol negro entraron al Salón. Estos fueron Satchel Paige, en 1971; Josh Gibson, en 1972; Buck Leonard, en 1972 y Monte Irvin, en 1974. Alejandro Pompez había visto a los 4 jugar, no solo en EE UU sino, en Cuba donde todos los peloteros que estaban hasta el 2006 y la mayoría de los que están hoy en el Salón de la Fama por las Ligas Negras jugaron un tiempo.

  • 16x9 Image

    Rafael García-Toledo

    Rafael Garcia-Toledo estuvo por décadas vinculado al Movimiento Olímpico. Cooperó con el Comité Olímpico Internacional, y con diferentes comités olímpicos nacionales y el Comité Olímpico de EEUU del cual formó parte. En ocho JJ OO de verano fue Huésped Distinguido, único caso de alguien nacido en Cuba. En el año 2006 comenzó a trabajar en Radio Martí,  integrando la unidad de deportes. Es co-presentador del programa Al Duro y Sin Guantes. Ha cubierto eventos deportivos olímpicos y mundiales para Radio y TV Martí.  Ha recibido diplomas de reconocimiento de comités olímpicos y ministerios del deporte de ocho países iberoamericanos y ha sido condecorado por Ecuador, Israel y Venezuela.
XS
SM
MD
LG