Enlaces de accesibilidad

Escala crisis Londres-Moscú: canciller británico sugiere que Putin ordenó envenenar a exespía ruso


Vladimir Putin en el Centro de Investigaciones Médicas Almazov en San Petersburgo, el 16 de marzo.

"Cualquier cita y mención de nuestro presidente (en relación a esto) es un proceder chocante e imperdonable", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El Kremlin calificó de "imperdonable" desde el punto de visto diplomático el hecho de que se mencione al presidente ruso, Vladímir Putin, en relación al caso del envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija en el Reino Unido, del que se culpa a Rusia.

"Hemos dicho a distintos niveles y en distintas situaciones que Rusia no tiene nada que ver con esta historia. Cualquier cita y mención de nuestro presidente (en relación a esto) es un proceder chocante e imperdonable", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Y calificó como "un despropósito diplomático" cualquier insinuación en este sentido.

En cuanto a las medidas de respuesta de Moscú a la expulsión de 23 diplomáticos rusos del Reino Unido, Peskov indicó que estas no se harán esperar.

"Pueden producirse en cualquier momento", insistió, al tiempo que subrayó que se tratará de "pasos muy bien meditados".

El portavoz del Kremlin indicó que el actual empeoramiento de las relaciones de Rusia con el Reino Unido y otros países occidentales no puede valorarse como una nueva Guerra Fría.

"Difícilmente en este asunto pueden utilizarse estas expresiones apocalípticas", dijo Peskov al contestar una pregunta de un periodista sobre el particular.

Skripal y su hija fueron hallados inconscientes el pasado día 4 cerca de un centro comercial de Salisbury, en el sur de Inglaterra, y aún están hospitalizados en estado crítico.

Los investigadores británicos aseguran que fueron envenenados con un agente nervioso militar de fabricación rusa, por lo que Moscú -que rechaza todas las acusaciones- exige a Londres que le proporcione una muestra de ese material.

La disputa de Londres es con el Kremlin de Putin, no con los rusos

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, aclaró hoy que la disputa británica en torno al envenenamiento del exespía Sergei Skripal tiene únicamente que ver "con el Kremlin de Vladímir Putin y no con los ciudadanos rusos".

En declaraciones a los medios durante una visita a un museo en Londres junto con su homólogo polaco, Jacek Czaputowicz, el ministro aludió a la crisis que enfrenta a Londres y Moscú, tras el ataque cometido el pasado día 4 con un agente nervioso de fabricación rusa contra el exagente y su hija Yulia en la localidad de Salisbury.

El jefe del Foreign Office hizo hincapié en que este país considera "abrumadoramente probable" que detrás del envenenamiento de Skripal y su hija, estuviera Putin.

Según Johnson, el presidente ruso "dirigió el uso del agente nervioso a las calles del Reino Unido, a las calles de Europa, por primera vez desde la II Guerra Mundial".

Matizó, no obstante, que si bien su país está ahora "en desacuerdo con Rusia", el "enfado" británico no va dirigido contra los ciudadanos rusos ni el incidente ha provocado una "rusofobia".

"La disputa del Gobierno británico no es contra los rusos. No es contra los rusos que viven en este país. No tenemos nada contra los rusos. No hay 'rusofobia' como resultado de lo ocurrido", puntualizó.

Los principales aliados de Londres: Estados Unidos, Francia y Alemania acusan a Rusia de ser responsable del ataque.

(Con información de EFE)

XS
SM
MD
LG