Enlaces de accesibilidad

Alcalde de Miami advierte que los recursos no alcanzan para atender el arribo de cubanos


Sede de Camillus House en Miami.

"No tenemos la infraestructura ni los recursos para lidiar con esta crisis", dijo Tomás Regalado ante la avalancha de cubanos.

El grupo de cubanos que desde hace días se encontraba durmiendo en las calles de Miami a la espera de una solución a su estatus podrá dormir a partir de ahora en un refugio hasta que se regularice su situación.

Los inmigrantes permanecían desde el pasado 4 de julio en el parqueo de la agencia de ayuda a refugiados Church World Service (CWS), y ya se encuentran a salvo en el refugio Camillus House fundado por el religioso Mathias Barrett para atender a los cubanos que llegaban en los años 60.

Como recoge el diario El Nuevo Herald, estos cubanos dieron una rueda de prensa para dar a conocer su situación y en la que Yurisnel Fonseca, uno de ellos, dijo: "Quiero agradecer enormemente a los hermanos, a Camillus House, a la iglesia St. Brendan y todas aquellas personas que se han dedicado a ayudarnos. Gracias a la prensa todos supieron que estábamos allí afuera".

El alcalde de Miami Tomás Regalado hizo allí un llamamiento a las autoridades federales para que estos hechos no se repitan en el futuro:

"Mi mensaje a las autoridades federales es que tienen que entender que hay una crisis y que ésta pueda crecer en los próximos meses". Añadió que "no tenemos la infraestructura ni los recursos para lidiar con esta crisis" y recordó que "no se debe permitir que un solo refugiado cubano esté durmiendo en las calles de nuestra ciudad".

El Alcalde también apuntó que "cada vez que hay una conversación sobre la Ley de Ajuste o sobre la normalización de relaciones [entre EEUU y Cuba] hay un repunte en el número de cubanos que tratan de escapar de la isla porque su única opción es salir del país y buscar la libertad".

Igualmente, declaró a El Nuevo Herald que "hay políticos que dicen que la inmigración o las relaciones con Cuba son un problema de Washington... todo es un problema de Miami porque somos el epicentro de la crisis" y reclamó una mayor coordinación entre las agencias de ayuda a cubanos y los distintos niveles del Gobierno para que se dé a conocer su situación.

Durante el fin de semana, los cubanos fueron acogidos en la iglesia católica St. Brendan hasta que el martes fueron trasladados a Camillus House, donde permanecerán hasta que CWS los reubique al no tener familiares en Estados Unidos. Todos ellos tienen cita para regularizar su situación en septiembre.

El director ejecutivo de Camillus House, Shed Boren, dio a conocer la necesidad de que la ciudad cuente con una mayor capacidad para manejar el aumento de la inmigración desde Cuba. "Tenemos que estar preparados", dijo. "Todo el mundo conoce a Camillus House y solo supe de esta situación a través del Miami Herald".

Por su parte, en la rueda de prensa, Yurisnel Fonseca pidió a la comunidad de Miami que continuara apoyando a los refugiados cubanos "para que estos que lleguen, no pasen por lo que pasamos nosotros".

Otro de los integrantes del grupo, Daniel Díaz Aguilar, un médico que llevaba dos años en Ecuador, dijo también que "la situación en Cuba no va a mejorar porque todo depende de la voluntad del Gobierno y el Gobierno en materia de economía, no mejora en lo absoluto". "Todo está regulado por el Estado, mientras eso sea así, nada va a mejorar", dijo.

El maestro Fernando Rodríguez, que trabajaba en Camagüey hasta que emigró a Ecuador, donde no pudo legalizar su situación migratoria, optó por "lanzarse a la travesía" por ocho países hasta llegar a Estados Unidos. Según narró, este viaje se prolongó durante un mes y 18 días, incluidos los 17 que estuvo preso en Tapachula, México, "siempre con el temor de que nos regresaran a Cuba".

Julio César Pérez Mora, también en la rueda de prensa, dijo que pese a ser licenciado en Matemáticas y Física, huyó porque en la isla "las condiciones económicas, políticas y sociales" no se "correspondían" con sus estudios y quiso "encontrar algo de libertad, emanciparnos, tener voz y ser escuchados".

XS
SM
MD
LG