Enlaces de accesibilidad

Ha muerto Posada Carriles, el enemigo que obsesionó a Fidel Castro


Luis Posada Carriles captado por el lente dell artista Delio Regueral.

Posada Carriles (Cienfuegos, 1928) fue sin duda una de las peores y más largas pesadillas del régimen comunista cubano.

El luchador anticomunista cubano, Luis Posada Carriles, uno de los más acérrimos y empecinados enemigos del dictador Fidel Castro, vivió
obsesionado con borrar del mapa la dictadura que ha oprimido al pueblo de la isla por más de sesenta años.

El hombre al que Castro (1926-2016) temía más que a nadie y que llamó el "más famoso y cruel terrorista del hemisferio occidental" falleció hoy, como una ironía del destino, a los 90 años, la misma edad que tenía su némesis castrista al morir.

Posada Carriles (Cienfuegos, 1928) fue sin duda una de las peores y más largas pesadillas del régimen comunista cubano.

El exagente de la CIA hizo de su vida un intento constante de ajusticiar al que fue durante décadas el despiadado dictador de la isla caribeña.

Su último intento probablemente se produjo en el año 2000, cuando
Castro denunció aparatosamente un plan para matarle en Panamá, donde asistía a una Cumbre Iberoamericana.

En conferencia de prensa Castro pidió ayuda tanto de las autoridades como del pueblo de Panamá para capturar a Posada:

"Consideramos que las autoridades del país anfitrión están en el deber de localizar al jefe terrorista y sus cómplices, impedir que escapen por cualquier terminal aérea, salida terrestre o marítima, arrestarlos y someterlos a los tribunales correspondientes por haber violado leyes nacionales e internacionales. Con toda seguridad harán el máximo para preservar el honor de su país y el éxito de la Cumbre, que han sido puestos en riesgo por delincuentes internacionales que han actuado con indignante desprecio y burla hacia las autoridades y el pueblo de Panamá. Nuestra delegación está en disposición de ofrecerles información de la que dispone. Solicitamos, a la vez, la cooperación del pueblo panameño para que ofrezca a las autoridades cualquier indicio que pueda contribuir a la captura de los terroristas. Entregamos a la prensa, con el ruego de que las publiquen, fotos recientes de Posada Carriles".

Fidel Castro muestra fotografías de Luis Posadas Carriles el 17 de noviembre de 2000 en una conferencia en la Ciudad de Panamá.
Fidel Castro muestra fotografías de Luis Posadas Carriles el 17 de noviembre de 2000 en una conferencia en la Ciudad de Panamá.

En la misma conferencia Castro denunció un complot anterior para asesinarlo:

"En la IV Cumbre, celebrada en Cartagena de Indias en junio de 1994 estuvieron a punto de disparar contra nosotros cuando recorríamos la vieja ciudad en una caravana de coches tirados por caballos, que organizaron los anfitriones. Gabriel García Márquez viajaba junto a mí en ese recorrido. Habría tenido yo, en ese caso, el honor de morir con tan lúcido escritor".

Posada Carriles fue detenido por ese motivo en el país centroamericano, aunque la entonces presidenta, Mireya Moscoso, le indultó antes de dejar el mando, tras lo cual viajó a El Salvador y de ahí entró a EE.UU en 2005 de manera ilegal, por lo que debió enfrentarse a la justicia de este país.

Otros capítulos ligados a la lucha de Posada Carriles por la libertad de Cuba, son su participación en el fallido desembarco de bahía de Cochinos, su labor como agente de la CIA, así como su paso por el Ejército de Estados Unidos entre 1962 y 1963 donde alcanzó el grado de subteniente.

También es señalado como presunto participante, planificador y líder, en la explosión de una bomba en el Hotel Copacabana de La Habana en 1997, que mató a un turista italiano; o en la voladura de un avión de Cubana de Aviación en 1976, en el que murieron 73 personas, hecho por el que fue absuelto tras dos juicios en Venezuela, hechos bajo la presión y las amenazas para jueces, fiscales y abogados por parte de los agentes del régimen de Fidel Castro. Finalmente, antes de un tercer juicio y tras pasar cerca de diez años en la cárcel, el patriota cubano logró evadirse durante una espectacular fuga.

Los últimos años de Posada Carriles transcurrieron en el sur de Florida en una relativa calma, tras ser absuelto en 2011 de 11 cargos de perjurio, fraude y obstrucción de procedimiento por un tribunal de migración de Texas donde se ventiló su caso de deportación.

Según documentos desclasificados del Departamento de Estado, como agente de la CIA viajó por distintos países latinoamericanos en los cuales trabajó activa y eficazmente contra los movimientos comunistas y de izquierda.

De hecho, Posada Carriles trabajó en las décadas de 1960 y 1970 para los
servicios de espionaje de Venezuela, Guatemala y El Salvador en la lucha antiguerrillera, países en los cuales resultó clave para desarticular la subversión y el terrorismo de los comunistas, fundamentalmente dirigidos desde Cuba, otro motivo por el cual Castro lo odiaría a muerte.

"Castro buscaba la oportunidad para matarme a mí y yo para matarlo a él"

A la muerte del dictador Fidel Castro en noviembre de 2016, el anticastrista exiliado dijo que consideraba "injusto" que su enemigo jurado muriese en el "mejor hospital" de la isla y "tan tarde", aunque aún así veía su muerte como un "triunfo".

​Reconoció entonces al diario El Nuevo Herald que quiso matar al dictador cubano varias veces, pero el "destino" no quiso ayudarle.

"Castro buscaba la oportunidad para matarme a mí y yo para matarlo a él", sentenció en la entrevista Posada Carriles.

Castro encabeza una marcha contra Bush y Posada Carriles en el Malecón habanero, en enero de 2006.
Castro encabeza una marcha contra Bush y Posada Carriles en el Malecón habanero, en enero de 2006.

Por otra parte, en su obsesión Fidel Castro hizo de Posada Carriles una especie de fetiche del mal.

Mediante una feroz campaña publicitaria con fotos, carteles, caricaturas y comparsas de pioneros y marchas a lo largo de toda la isla, se le dibujaba como una suerte de vampiro con sangre en sus fauces, entorpeciendo no sólo los destinos de Cuba sino del mundo.

Con estas campañas contra Posada, se le solía culpar de cuanto evento infortunado sucedía dentro o fuera del país.

Un obrero descansa junto a unos carteles con la imagen del presidente estadounidense George Bush y el anticastrista Luis Posada Carriles, el 23 de enero de 2006, en La Habana.
Un obrero descansa junto a unos carteles con la imagen del presidente estadounidense George Bush y el anticastrista Luis Posada Carriles, el 23 de enero de 2006, en La Habana.

Nacido en la bella ciudad sureña de Cienfuegos, Posada Carriles no dio tregua a los comunistas en ninguno de los sitios por dónde pasó, incluyendo la misma Cuba.

Obra píctorica de Luis Posada Carriles, hecha durante su prisión en Venezuela, dedicada al escritor Armando de Armas
Obra píctorica de Luis Posada Carriles, hecha durante su prisión en Venezuela, dedicada al escritor Armando de Armas

Pero Posada Carriles no fue sólo un indomable guerrero sino que deja además una abundante obra pictórica de índole paisajística y costumbrista que se ha vendido muy bien, sobre todo en Miami.

Los caminos del guerrero.
Los caminos del guerrero.

Además es autor de un libro de testimonio sobre su lucha contra los comunistas "Los caminos del guerrero".

Era por otro lado, un hombre de buenas maneras y elegante vestir, que degustaba el buen Wiskey y una amena conversación entre amigos salpicada de sus múltiples lecturas de la historia.

[Redactado por Armando de Armas con información de agencias]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG