Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Cineasta cubano Enrique Colina condena censura al teatrista Juan Carlos Cremata

Enrique Colina, cineasta cubano.
Enrique Colina, cineasta cubano.

Colina, autor de varios documentales y con experiencia en la docencia del cine en Cuba, arremete contra la censura a la que ha sido expuesto Cremata, autor de la pieza "El rey se muere".

El cineasta y docente cubano Enrique Colina escribió una misiva a su censurado colega Juan Carlos Cremata, en la que arremete contra la censura, la intolerancia y la estrechez de miras que ha prevalecido en la "revolución" cubana.

Cremata es autor de la pieza El rey se muere, de Eugène Ionesco, estrenada el 4 de julio y suspendida definitivamente días después. La compañía teatral dirigida por él fue borrada del mapa escénico cubano y Cremata impedido de volver a ejercer este arte, pero varios de sus colegas en Cuba y el mundo se han solidarizado con él.

A continuación Martí Noticias reproduce el mensaje solidario enviado por Colina a Cremata y la carta donde explica los entresijos de la censura por parte del régimen castrista.

Hola Juan Carlos,

Tienes luz verde. Creo que no tratar el tema públicamente y callarse es plegarse a la arbitrariedad de decisiones que potencialmente nos afectan a todos como creadores, pero también como ciudadanos.

No veo contradicción en que se discuta una ley de cine por la que luchamos en la que explícitamente se garantice el derecho que nos asiste para defender la cultura contra el ejercicio de una censura que se autodenomina revolucionaria cuando en la práctica de todos estos años ha negado con sus desafueros y su mediocridad la esencia anti-dogmática que defendemos, único garante de la revitalización y reanimación de esa rebeldía que necesitamos para mejorarnos como seres humanos individual y colectivamente como pueblo.

Para rescatar esos valores, cuya pérdida ha sido y es denunciada oficialmente como resultado del deterioro ético alimentado por la desidia, la corrupción y la más cobarde y oportunista simulación, el único remedio que veo en el área de estimulación intelectual que nos compete es arrancarnos esa mordaza que los c... burócratas quieren imponerle a la expresión artística comprometida. Vale decir, comprometida consigo misma, con sus criterios y convicciones humanistas y con su vocación anti-conformista, rebelde y verderamente revolucionaria.

Después de predicar tantos años el marxismo-leninismo parece ser que los custodios de la ortodoxia del silencio se han olvidado de las leyes de la dialéctica y por eso flotan en ese sumiso estancamiento donde la fe y la obediencia al inmovilismo parecen ser los altares de adoración al que nos convocan con sus anatemas condenatorios y excomuniones. Pues no, mi socio, protestemos.

Un abrazo,

Enrique

SOBRE LA CENSURA Y SUS DEMONIOS

La censura artística practicada en Cuba durante estos 56 años contra obras y creadores de la cultura en favor de una supuesta defensa de la Revolución ha derivado paradójicamente en un boomerang contra el prestigio político del proceso revolucionario, el mismo que fomentó y desarrolló desde su inicio las diversas expresiones artísticas que hoy sustentan y refuerzan nuestra identidad nacional y garantizan la continuidad del legado positivo de esta etapa de nuestra historia.

Si hiciéramos el recuento de las rectificaciones y rescates de obras y personalidades de la cultura que una vez fueron estigmatizados con el sambenito contrarrevolucionario por funcionarios y dirigentes de una ortodoxia rígida y dogmática –en ocasiones fracturada por una actuación corrupta, oportunista o sencillamente inconveniente dentro de la estructura centralizada y vertical de poder, que los llevó a ser ellos mismos separados y condenados al ostracismo político–, la lista sería larga.

Hoy se reconocen oficialmente las injusticias cometidas durante el llamado quinquenio gris y las reparaciones, desagravios y apropiaciones de su legado cultural se realizan muchas veces cuando ya han desaparecido sus autores, aún de aquellos que tuvieron que emigrar, pero para esos que se fueron por criticar, advertir y denunciar en sus obras la deriva autoritaria e intolerante de la burocracia sistémica, para esos "rescatados" hay que estar ya muerto.

La intolerancia a la crítica como norma para conocer la verdad –que es consustancial al fenómeno artístico que explora, indaga y escudriña en los conflictos humanos, enmarcados social, política y económicamente en su realidad y en su historia– ha sido y sigue siendo una proyección del miedo para afrontar las responsabilidades emanantes de un poder burocratizado que ha cometido errores, extravíos y desviaciones de su inicial impulso revolucionario y libertario. Equivocaciones y despropósitos motivados en ocasiones por la impaciencia y las buenas intenciones y en otras por voluntarismos obcecados en un inmovilismo quimérico incapaz de adaptar y reacondicionar la utopía a los requerimientos apremiantes de una realidad necesitada de una apreciación objetiva, sensata y equilibrada de las causas de sus carencias y defectos para corregirlos y enmendarlos.

Antes bien y a pesar de las cíclicas aperturas de rectificación y los llamados a la crítica pública contra lo mal hecho durante estos 56 años la atención siempre se dirigió hacia los fenómenos y no a sus causas. Por eso la ausencia de su confrontación crítica sistemática a través de los medios informativos sometidos a esa censura castradora ha terminado por fraguar la sacralización e intocabilidad de las decisiones verticales de poder, aunque se pretenda enmascararlas haciendo consultas participativas para el retoque de los afeites.

Existe ya un anquilosamiento en la conciencia ciudadana y un agotamiento ideológico por el gastado carácter propagandístico de los medios que dan la espalda a una realidad de opaco futuro y que provoca esa desidia y escapismo que tanto preocupa a los que se inquietan por el desviacionismo ideológico, la superficialidad y la banalidad del entretenimiento que la gente busca en "el paquete", los juegos de computación, la música reguetonera…

Esa pérdida de valores, la mala educación, la vulgaridad, la indisciplina social… también son el resultado de no haber promovido y alimentado en la práctica ciudadana esa rebeldía y autonomía de criterio que el Che alentaba en contra de todos los falsarios y oportunistas que pregonan los dictados de discreción, cautela y mesura en la expresión de nuestras inconformidades ciudadanas. Desacuerdo lícito en cuanto derecho civil a expresar una opinión sin que esta sea reprimida mediante esa inoculación de miedo ante las consecuencias de expresar un punto de vista crítico en "un lugar inapropiado, en un momento inoportuno y de una manera políticamente incorrecta".

El cine, el teatro y las artes plásticas han contribuido con muchas de sus creaciones a confrontarnos con este muro del silencio protegido por los cancerberos ideológicos que censuran y condenan en nombre de una defensa de la Revolución cuando en realidad lo que hacen es vulnerar los pilares humanistas de su continuidad.

Películas, piezas teatrales y obras plásticas –sin olvidar el período de proscripción que sufrieron los mejores exponentes de la Nueva Trova y que a la postre se convirtieron en los más auténticos cantores de la obra revolucionaria– han sufrido los embates de esa resaca reaccionaria que rehúye el debate de ideas y se agazapa en las trincheras de piedras para lanzar sus venenosos dardos inquisitoriales.

Recientemente y en contradicción con la apelación hecha por la más alta instancia de gobierno de asumir la realidad con sentido crítico, honestidad y compromiso ético, reconociendo que la unanimidad de criterios es una falacia de simulación, se han lanzado ataques contra un escritor cuya obra literaria y periodística es ejemplo de seriedad y sinceridad en el reconocimiento de nuestras actuales carencias materiales y espirituales, además de ser un genuino exponente de una comprometida y auténtica cubanía. Hablo de Padura y refiero también la estúpida prohibición de la película inspirada en su novela, Regreso a Ítaca, que meses más tarde fue exhibida durante una semana de cine francés, más para guardar las apariencias que como reconocimiento del error de soberbia cometido. Estúpida, por cuanto expuso sin pudor los colmillos de esa fiera dogmática agazapada para sólo crear un problema que desprestigia no sólo a su propio hacedor sino al poder que representa.

Porque, entiéndase bien, más que fortaleza, esa conducta de intolerancia expresa más bien la debilidad y el raquitismo intelectual y político para asumir un debate abierto y responsable con razones y argumentos que alimenten una confianza solidaria para buscar soluciones a los problemas que se denuncian en la obra, para que no se repita esta triste historia de alentar esa combatividad "revolucionaria" propensa a amordazar el pensamiento y a convertir en enfermiza paranoia la lógica precaución que supone asumir un cambio como el que se está produciendo en nuestro país. Cambio con la sanidad, no sólo de intenciones para que todo siga igual, sino para extirpar esta incapacidad para mirarnos en el espejo incómodo, reconocer nuestras imperfecciones y cuestionarlas deficiencias históricas en la estructura sistémica del modelo que las fomenta.

Así llego finalmente al punto de partida que me ha motivado a escribir estas líneas: la prohibición de la obra teatral de Juan Carlos Cremata y la suspensión de su ejercicio como director teatral. Por ahí me vienen en el recuerdo aquellos años en que el teatro cubano que había alcanzado su esplendor con el triunfo revolucionario sufrió aquella "parametración" purificadora cuyos prejuicios aberrantes y represivos resultaron en frustración, ostracismo y exilio para creadores y artistas que sólo estaban enriqueciendo con su arte ese patrimonio cultural que sabemos constituye el soporte y sostén de nuestra identidad nacional.

No pienso hacer la historia ni mencionar nombres arrollados por aquel desafuero que califico de auténticamente vergonzoso y contrarrevolucionario, que sólo trajo descrédito para una Revolución en la que algunos extremistas con poder de decisión interpretaron la aspiración de crear un hombre nuevo con la de crear un robot obediente, dogmático y henchido de prejuicios reaccionarios, hoy combatidos pero no exterminados.

Tampoco voy a detenerme a polemizar acerca de la obra en cuestión con la que puede uno estar de acuerdo o no, gustarle o no su puesta en escena… no, sólo quiero señalar que considero improcedente que algunos –que no son artistas ni han aportado nada a la cultura nacional– se erijan nuevamente en jueces inquisidores y que, uncidos de una autoridad efímera, decidan frustrar el destino de un artista, de un creador cuya obra en el cine y en el teatro es ya patrimonio de nuestra cultura.

Puede haber contradicciones y en cualquier parte el director de un teatro puede decidir si presentar o no una obra, si suspenderla o continuar su representación, el caso anómalo está en que si hubo supervisión previa con respecto a su contenido y puesta en escena, qué responsabilidad tienen los censores en la situación creada luego del estreno. El teatro en Cuba está auspiciado por el Ministerio de Cultura y responde a una política cultural cuyo diapasón debe ser tan amplio como el reconocimiento de la capacidad de discernimiento de un público nacional al que oficialmente se le reconoce su nivel educacional, político y cultural. Entonces, ¿por qué la censura a la adaptación y puesta en escena de una obra que de por si tiene un alto contenido de provocación perfectamente compatible con la función estremecedora de un arte que pretende romper tabúes, conmover y convocarnos a pensar, a tomar partido a favor o en contra de su propuesta?

¿Tenemos o no un público culto y comprometido con las ideas y principios revolucionarios capaz de sacar sus propias conclusiones para aprobarla o rechazarla? ¿Qué verdadero sentido constructivo tiene una censura excluyente sin que medie el debate entre todos aquellos que realizan esa actividad artística y que potencialmente están sujetos a la misma arbitrariedad?

Cuando 25 años atrás se dictó la censura contra el filme de Daniel Díaz Torres, Alicia en el pueblo de Maravillas, y se dio la orientación a militantes del Partido Provincial, sito en M y 23, de acudir al cine Yara para, durante su exhibición, "salirle al paso a cualquier manifestación de aprobación contrarrevolucionaria", apareció en la primera página del periódico Granma una nota oficial en la que se anunciaba que por decisión del Consejo de Estado el ICAIC quedaría bajo la supervisión del ICRT.

Esto significaba que el Instituto de cine nacional perdía la relativa autonomía de decisión política para la aprobación de su producción de cine, la que hasta entonces le había permitido realizar una producción de filmes y documentales que hoy pudiéramos considerar como diagnóstico de los males que con el Período Especial se agudizaron hasta el grado de hacer sonar la alarma de la necesidad imperiosa de realizar los cambios y aperturas que hoy tardíamente vivimos.

En aquel momento los cineastas nos reunimos para protestar contra aquella decisión que descalificaba el filme, a su director y disolvía al ICAIC. La película no era contrarrevolucionaria, tampoco su director ni ninguno de los que echamos rodilla en tierra para defender ese espacio artístico con propuestas críticas, todas enfiladas contra el dirigismo burocrático, reductor y autoritario, precisamente similar al mismo que causó el mal llamado "desmerengamiento" del Campo Socialista (1). Allí estaban directores como Santiago Álvarez, Tomás Gutiérrez Alea y otros más que avalaban con su trayectoria artística el respaldo a la continuidad de esa vertiente crítica que siempre confrontó el acoso y repudio de esos veladores del cáliz, prístino e impoluto, de esa ideología sin salvadores supremos, sin César ni burgués ni Dios… hoy, digamos que un tanto controvertida en la aplicación práctica de las leyes de la dialéctica.

Y, gracias a esa resistencia se pudo seguir haciendo ese cine que nunca le dio la espalda a la realidad y que hasta hoy mantiene intacta su rebeldía contra los ukases y diktats burocráticos. Así también lo confirma nuestra protesta por la pretensión de excluirnos en la toma de decisión ante la supuesta reestructuración del ICAIC (2) y la insistencia preterida durante más de dos años para que se cree una ley de cine que avale el reconocimiento de una producción independiente y un instituto de cine que promueva y proteja el cine nacional y no que lo monopolice y controle, porque ya no hay con qué…

El caso Cremata entra dentro del debate ideológico que ha marcado el destino de un proceso que necesita mantener despierta la memoria histórica de su quehacer cultural para no seguir cometiendo y soportando errores que vulneran ese valioso tesoro cultural, termómetro crítico que ninguna censura logrará desconectar mientras seamos capaces de actuar en consecuencia y compromiso con nuestro deber ciudadano.

Enrique Colina

(1).- Porque fue con el mismo martillo de la hoz que se rompió el Muro de Berlín, vale decir que fue por el descreimiento y la disfuncionalidad política del modelo soviético, en cuya entraña yacía, desgastada y carcomida, la esencia revolucionaria de su origen.

(2).- Existe la pretensión oficial de legitimar instituciones erosionadas por un devenir que ha sobrepasado su capacidad de readaptación funcional para dar respuesta a nuevas exigencias impuestas por un presente muy distinto al que motivó su origen. Véase el documental Que me pongan en la lista

Vea todas las noticias de hoy

Cineastas cubanos condenan nuevo acto de censura y abuso de poder institucional

La Asamblea de Cineastas Cubanos denunció un reciente acto de censura y exclusión contra el artista y abogado Demian Rabilero del Castillo.
La Asamblea de Cineastas Cubanos denunció un reciente acto de censura y exclusión contra el artista y abogado Demian Rabilero del Castillo.
Getting your Trinity Audio player ready...

La Asamblea de Cineastas Cubanos (ACC) denunció un reciente acto de censura y exclusión de las autoridades culturales contra el artista y abogado Demian Rabilero del Castillo.

Rabilero, director del Museo de la Imagen y el Sonido “Bernabé Muñiz Guibernau”, de Santiago de Cuba, fue separado de su puesto de trabajo por promocionar obras de integrantes de la ACC durante la III Semana de Audiovisuales efectuada del 8 al 13 de abril de 2024.

“Puso en la programación una serie de documentales que pertenecen a realizadores miembros de la Asamblea, organización no reconocida por el Estado cubano, que agrupa a realizadores que viven en la isla y a otros que no viven en ella, pero tienen posiciones contrarias al Gobierno”, anota el acta emitida por las autoridades y divulgada en redes sociales por Rabilero.

El documento oficial reprueba que la curaduría realizada por Rabilero incluya documentales que “no se ajustan a la política cultural” del país, así como el hecho de no haber consultado al Centro Provincial de Patrimonio para ello.

“El hecho se agrava si tenemos en cuenta que esta Asociación (ACC) hace una donación al Museo de libros y el compañero en cuestión realiza un video promocionando la Semana, mostrando el donativo y agradeciendo el mismo a dicha Asociación (ACC)”, añade.

Basados en el Decreto Ley No. 13 del 2020, las autoridades acusan al directivo de “incumplir la Constitución” y las normativas que deben regir su labor, y lo catalogan como “negligente”.

En ese sentido, la organización independiente afirma en su declaración que “Demián es la punta de un iceberg. Miembros de nuestra ACC han sido presionados de diferentes maneras. Mientras eso sucede, el clientelismo gana espacio con la asignación de recursos que hasta hace muy poco no existían, a la vez que se instaura una narrativa triunfalista que sigue eludiendo los verdaderos problemas de fondo del cine cubano referidos justamente a la exclusión, la censura y el abuso institucional ejercidos de una manera cada vez más burda y agresiva”.

Aclara que el donativo al Museo de la Imagen y el Sonido consta de libros sobre cine, afiches de películas cubanas y otros materiales para “apoyar a una institución única en su tipo, de incalculable valor para el cine y la cultura cubana”.

Indica que las películas cuestionadas “son destacados títulos del cine nacional, algunos con un importante recorrido internacional”.

La asociación independiente de cineastas recuerda que muchos integrantes del gremio han tenido que partir al exilio en busca de espacios para un cine desprovisto de la rigidez y la intransigencia de las instituciones culturales estatales.

“Muchos de los jóvenes que hoy se forman en nuestras escuelas de cine y los que intentan hacer sus primeras películas terminarán haciendo lo mismo. ¿Hasta cuándo?, preguntan y reiteran su derecho a oponerse a una política cultural empecinada en no reconocer la complejidad de la realidad cubana ni nuestro derecho a reflejarla desde una perspectiva crítica”.

El director de cine, Armando Capó Ramos, escribió en Facebook: “Miro a las instituciones y me da pena como han expulsado a los buenos. Apartado el talento. Marginado a los justos. Exiliado a los honestos”.

El artista, miembro de la Asamblea de Cineastas que donó ejemplares de sus investigaciones sobre cine y carteles de sus películas a la Semana de Audiovisuales, señaló que “mientras la política cultural siga siendo la censura, el abuso, la falta de derechos, la complicidad, el exilio y el despojo de los derechos no hay descanso”.

De igual modo reaccionó el guantanamero Daniel Ross que, en conversación con nuestra redacción, calificó el acto contra Rabilero como “bochornoso”.

“Mi amigo Demian es una de las personas más capaces que hay ahora mismo en Santiago de Cuba y una persona que siempre está contribuyendo con donaciones y tratando de impulsar a muchos cineastas acá y de otras partes del mundo. Además, hay una declaración de odio contra la Asamblea de Cineastas porque, supuestamente, no está legitimada por el Estado cubano. De verdad que lo siento, es todo aberrante en un país que todavía el Estado está romanceando con todas las donaciones, porque vive de donaciones, ¡totalmente disonante! O sea, dice una cosa y hacen otra, pero bueno, al final el karma es el que hablará y yo pienso que el futuro, al menos de la Asamblea, es que casi todo el mundo se haga cineasta independiente”.

“De verdad, que no entiendo todavía cómo a esta altura, estamos con censura. Yo pienso que a Demian le vendrán cosas mejores”, resaltó.

También el reconocido cineasta Pavel Giroud, asentado en Madrid, comentó a Martí Noticias que lo ocurrido con Rabilero es “otra raya más al tigre”.

“Me parece, obviamente, una barbaridad. Otra raya más al tigre. Casualmente en la película que acabo de terminar hay una escena en la que ocurre algo similar y es una película que hice aquí en España con un equipo técnico español y ellos me preguntaban si ese tipo de cosas ocurrían en Cuba, yo les dije, lo triste no es que haya ocurrido, lo triste es que sigue ocurriendo”.

“Esto que le ha pasado a Demián es una manifestación de eso. Exactamente lo mismo que me pasaba con 'El caso Padilla' que me preguntaban, ¿y eso de verdad ocurrió en Cuba? Yo decía: ‘no ocurrió, ocurre’. Es la esencia del sistema”, indicó.

Raperos cubanos cantan por la libertad de los presos políticos en la isla

Imagen del videoclip del tema "Pagando el precio" del rapero cubano ELokuente.
Imagen del videoclip del tema "Pagando el precio" del rapero cubano ELokuente.
Getting your Trinity Audio player ready...

“Libres por Derechos” es el nombre del disco que impulsa la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana, bajo su campaña #Exprésate.

El disco, conformado por ocho canciones y dos colaboraciones, se presenta bajo el hashtag #Yomeexpresoendictadura.

"El objetivo es crear empatías entre artistas urbanos sobre la situación de los presos políticos, en un intento de llegar a públicos nuevos", dijo a Martí Noticias la psicóloga y coordinadora de la organización opositora, Kirenia Yalit Núñez.

Después del tema “Madre”, interpretado por el rapero Matos MC K-Libre, quien forma parte del proyecto “Los míos 23”, la organización ha presentado dos propuestas más.

Una de ellas es “Pagando el precio” en la voz del ELokuente, poeta, rapero y narrador cubano. La canción describe el dolor de Lideisy Brito Montero, la madre del preso político Dayán Gustavo Flores Brito, condenado a 14 años de privación de libertad por participar en las protestas populares que tuvieron lugar el 11 y 12 de julio de 2021 en la concurrida Esquina de Toyo, en la Calzada de 10 de Octubre, La Habana.

En el tema está también el testimonio de Martha Castillo García, hermana de la presa política Yaquelín Castillo García, sentenciada a 11 años de privación de libertad por participar en las protestas del 12 de julio en el barrio habanero de La Güinera.

La otra es una canción de la rapera Afrik3Rein, quien interpreta "Parir un país nuevo". El tema está dedicado a todos los presos políticos cubanos, el sufrimiento de sus madres y familiares cercanos.

Mañana es día de visita en la cárcel,

algunos sino están hinchados a golpes o con sueros por huelgas de hambre…

Ay de mi pueblo machacado austeramente,

Ay de sus hijos,

Ay de sus madres.

Durante las próximas semanas se irán presentando el resto de los temas que conforman el álbum “Libres por derechos”. Los videos que los acompañan están disponibles en la plataforma de Youtube en el canal de @JuventudCubaMDJC.

"Yo acuso, Cuba llora", el nuevo libro de Zoé Valdés

La escritora cubana Zoé Valdés durante una visita a los estudios de Martí Noticias.
La escritora cubana Zoé Valdés durante una visita a los estudios de Martí Noticias.
Getting your Trinity Audio player ready...

"Yo acuso: Cuba llora" es el título del nuevo libro de la escritora cubana Zoé Valdés que, según explicó a Martí Noticias, se trata de "un ensayo de 75 páginas que había empezado por ser una conferencia".

La reconocida escritora y activista por la libertad de Cuba explicó que aunque la conferencia no llegó a darse, ella continuó escribiendo lo que califica de denuncia contra el régimen imperante en la isla.

"Es una actualización de todas las denuncias que yo he hecho durante 40 años, o más de 40 años, contra el régimen Castro-comunista de Cuba" afirmó Valdés.

"¿Por qué digo que es una actualización o reactualización?, porque en otros libros, en otros ensayos, en otros artículos, yo he hecho esta denuncia, pero no al nivel que la hago en este libro, que es con todas las fuerzas", aseguró la autora.

Según Valdés, la isla atraviesa actualmente una crisis inauguantable por parte de la ciudadanía.

Nuevo libro de Zoe Valdés plantea una "solución inédita para Cuba"
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:08 0:00

"Nadie ignora que Cuba está en una etapa de supervivencia-muerte que ya no se puede soportar más. El pueblo cubano, digámoslo con todas las palabras, anestesiado, dormido, robotizado frente a esta tiranía, tiene que estar consciente de que están viviendo el final de algo muy terrible, que puede ser también el final de ellos mismos, el final de ellos como pueblo", subrayó.

Valdés recordó que Cuba ha sufrido ya 65 años de dictadura. "Con Corea del Norte, es la tiranía comunista más larga que hay en este planeta".

En su nuevo libro, la escritora cubana, que reside en París, Francia, se propone como objetivo "despertar todavía más a ese pueblo, despertar conciencias y, sobre todo, hacer una especie de resumen de lo que fue Cuba y lo que es hoy en día..., la maravilla que fue, el espanto que es y, al final, una solución".

"Esa solución no voy a desvelarla, pero pasa porque hemos estado mucho tiempo con la presencia, a 90 millas, de un país, Estados Unidos, que si bien nos metió en esta situación, porque Estados Unidos es muy culpable de esta situación -y todos lo sabemos, los que conocemos la historia de Cuba lo sabemos-, no podemos contar tampoco con ellos", enfatizó la escritora.

En opinión de Valdés, sólo se puede contar para hallar esa solución "con el pueblo cubano".

Sobre lo que denominó "el problema cubano", dijo que "sería muy saludable, tal como decía Osvaldo Payá Sardiñas, desamericanizar y acabarlo de conducir por una vía que sea una vía inédita, y de esa vía inédita es de la que yo hablo al final del libro", concluyó.

Zoé Valdés colabora con Martí Noticias. Es autora del podcast "La libertad es una librería-Desenmascarando a Rusia".

(Con reporte de Ariane González para Martí Noticias)

"El arte de resistir": Museo V convoca a un concurso de carteles sobre derechos humanos en Cuba

“El arte de resistir”, una convocatoria del Museo V
“El arte de resistir”, una convocatoria del Museo V

Getting your Trinity Audio player ready...

El Museo Virtual de la Memoria contra la violencia basada en género (Museo V) está convocando a artistas, diseñadores, activistas y público en general a participar en el concurso de carteles “El arte de resistir”.

"Este tipo de campañas son necesarias porque el régimen nos ha sumido en una ignorancia social y absoluta y nuestro objetivo fundamental es educar a las personas sobre el respeto a las minorías", dijo a Martí Noticias la escritora y periodista María Matienzo, coordinadora del sitio.

"La iniciativa está enfocada en la temática referente a los derechos humanos, durante esta semana estaremos direccionando los temas que nos interesan”, agregó.

Declaraciones a Martí Noticias de María Matienzo, coordinadora del Museo V.
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:27 0:00

Los carteles pueden ser de cualquier estilo o medio, siempre y cuando sean originales y no hayan sido presentados en otros concursos o exposiciones. Museo V exhibirá los trabajos seleccionados además de la entrega de tres premios en metálico que oscilan entre los 100 a 500 dólares.

El concurso encontrará "artistas que han resistido a todas las fobias vividas" y mostrará "cómo el arte les ha ayudado". Pero, aclara Matienzo, también está dirigido a todas aquellas personas que "hacen de la sobrevivencia un arte”.

La fecha límite para la presentación de trabajos será el 5 de julio de 2024.

“En este mes que inicia la campaña estaremos ofreciendo algunos tips relacionados con la maternidad, sobre la comunidad LGBTIQ+ donde aclararemos algunos conceptos y la tercera semana nos enfocaremos en el activismo antirracista’, explicó la activista.

El Museo Virtual contra la Violencia de Género es una iniciativa ciudadana que se inauguró en 2022 a través de un concurso de artes visuales. Según el sitio web se trata de una "herramienta para crear consciencia sobre las violencias que experimentan las mujeres en la Isla".

Entre las muestras que han exhibido se encuentran "Me niego al silencio", de la artista Leyssy O’Farrill Nicholas y "Línea de la vida", de Nadia Díaz Graverán.

"Libres x Derecho": Raperos cubanos se unen por la libertad de los presos políticos en la isla

Roiler Salazar González cumple 12 años de cárcel / Imagen del videoclip del tema “Madre”, del rapero cubano Matos MC K-Libre
Roiler Salazar González cumple 12 años de cárcel / Imagen del videoclip del tema “Madre”, del rapero cubano Matos MC K-Libre
Getting your Trinity Audio player ready...

La campaña #Exprésate, de la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana, presenta las voces de diez raperos que conforman el disco “Libres x Derecho”.

En conversación con Martí Noticias, la psicóloga y coordinadora de la organización opositora, Kirenia Yalit Núñez, explicó que "en esta nueva entrega buscan ampliar la capacidad de las y los jóvenes dentro de Cuba".

"Llevamos más de dos años trabajando con artistas urbanos, con los grafiteros y en esta sub-campa؜ña que lleva por nombre "Yo me expreso en dictadura" hemos incluido a diez raperos en el disco “Libres x Derecho”, detalló.

Declaraciones de Kirenia Yalit Nuñez coordinadora de la Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana.
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:41 0:00

Las voces de los músicos que conforman el disco son: Matos MC K-Libre, Afrik3Reina, Qco el Gancho, Kadir13pmt, OMBUDSMAN RAP, ELokuente, FUSER OPUESTO, Kxmy inxane y Nando oBDc, quienes aportan desde sus vivencias y una mirada crítica un tono más contestario y de lucha a los testimonios de familiares de los presos políticos que cumplen condenas en las cárceles de la isla.

El rapero Matos MC K-Libre, quien forma parte del proyecto “Los míos 23” y encabeza esta iniciativa con el tema “Madre”, explicó que “agradece la oportunidad de la Mesa de Diálogo para rapear una vez más por la causa de Cuba y la libertad de los presos políticos cubanos”.

La canción describe el sufrimiento de la madre de Roiler Salazar González, quien cumple 12 años de privación de libertad por participar en las protestas populares que tuvieron lugar el 12 de julio de 2021 en la localidad de La Güinera, perteneciente al municipio Arroyo Naranjo, en La Habana.

“El tema salió del alma porque he sufrido detenciones en varias ocasiones y vi en el dolor de Idalmis el rostro de mi propia madre”, enfatizó Matos.

Manifestante del 11 de julio de 2021 Roiler Salazar González
Manifestante del 11 de julio de 2021 Roiler Salazar González

"El disco “Libres x Derecho” lo conforman 8 canciones y dos colaboraciones entre los diez artistas, que se irán presentando a partir de esta semana bajo el hashtag #Yomeexpresoendictadura, con el objetivo de crear empatías entre artistas urbanos sobre la situación de los presos político, en un intento de llegar a públicos nuevos", concluyó la coordinadora de la Mesa de Diálogo.

El primer video de este álbum está disponible en la plataforma de Youtube en el canal de @JuventudCubaMDJC.

Cargar más

XS
SM
MD
LG