Enlaces de accesibilidad

Cubano se mata en una iglesia de Chile ante imagen de Cristo


La noticia en el diario La Estrella de Valparaíso.

"Se sacó el cuchillo y me dijo 'hermano, quiero matarme porque tengo problemas', se levantó la polera y se enterró el cuchillo nuevamente en el estómago, y con él se hizo un corte hacia abajo y empezó a refregarse con éste... Lo movió en círculos hasta que se desvaneció", declaró el sacristán.

Un cubano desesperado porque al parecer pesaba sobre él una orden de deportación hacia la isla, se apuñaló mortalmente frente a una imagen de Cristo en una iglesia de Valparaíso, Chile.

El ciudadano cubano fue identificado como Reinaldo Pérez López de 47 años y se encontraba en Chile desde hace un tiempo junto a un sobrino trabajando en distintos lugares.

El hecho ocurrió el pasado miércoles 28 de febrero, de acuerdo a información del portal Puranoticia de Chile

Trascendió que tenía problemas con su permanencia en el país, y específicamente se hallaba ilegal y con orden de expulsión del territorio nacional.

José Garrido, que desde hace seis años es sacristán de la iglesia de los Sagrados Corazones Padres Franceses de la calle Independencia, cuenta que pasadas las 09.00 horas abrió para que entraran familiares de un difunto que era velado, y por el que se haría una misa a las 10.30 horas.

Pero por el frente deambulaba un sujeto moreno, de pelo corto, camiseta gris y jeans, que le reconoció que no era pariente o amigo del fallecido.

"Conversamos y me dijo que era cubano y que tenía problemas. Que sólo quería entrar a la iglesia a rezar", señala Garrido.

Agrega el trabajador que el cubano, tras entrar a la iglesia y dar una vuelta, se dirigió hasta la imagen de Cristo crucificado ubicada al costado izquierdo de la nave, a metros del acceso principal. Allí, tras hincarse en un escaño, comenzó a rezar.

"Seguí haciendo aseo, al devolverme y pasar junto a él veo que estaba sangrando. Le pregunté qué le pasaba y me insistió que tenía problemas y quería ver al sacerdote, pero en ese momento aún no llegaba a la misa. Le ofrecí el baño para que se limpiara sus manos, y ahí recién me di cuenta que tenía un cuchillo enterrado en el estómago. Sólo se veía el mango afuera", asegura.

José Garrido agrega que tomó del brazo al herido y ambos caminaron hacia la puerta para pedir ayuda. Pero en el hall sucedió algo impensado, que aún lo tiene shockeado.

"Se sacó el cuchillo y me dijo 'hermano, quiero matarme porque tengo problemas', se levantó la polera (camiseta) y se enterró el cuchillo nuevamente en el estómago, y con él se hizo un corte hacia abajo y empezó a refregarse con éste... Lo movió en círculos hasta que se desvaneció", declaró, consternado.

El sacristán corrió a la calle a buscar auxilio y halló a unos carabineros que estaban frente a la iglesia. Ellos gestionaron el traslado del paciente en ambulancia del Samu Litoral hasta el Van Buren, hospital donde prácticamente ingresó sin vida.

"Fue impactante. Lo más fuerte que he visto acá. Se veía angustiado el pobre, quise ayudarlo lo más que pude, pero venía cegado", aseveró José Garrido.

[Tomado de puranoticia.cl, estrellavalpo.cl y publimetro]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG