Enlaces de accesibilidad

Cuba quiere que sus peloteros sean agentes libres


Antonio Castro Soto del Valle (i) junto a Heriberto Suárez (d), vistos durante una conferencia ofrecida por ejecutivos de MLB el martes 15 de diciembre, en La Habana (Cuba).

Heriberto Suárez e Higinio Vélez, altos ejecutivos del béisbol cubano en la isla, dijeron al periódico The Globe and Mail que quieren negociar con Grandes Ligas.

El comisionado de béisbol de Cuba Heriberto Suárez declaró al periódico The Globe and Mail, que las autoridades cubanas permitirían que sus peloteros jueguen como agentes libres, pero que quieren negociar los detalles con MLB.

"Tenemos que ser muy cuidadosos, todo es un proceso", indicó Suárez, quien junto a Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, accedieron a ser entrevistados por el diario en un hotel habanero no identificado.

Grandes Ligas "va a querer los mejores jugadores cubanos", dijo Vélez.

Sin embargo, cuando se habla de dinero y Cuba surgen las complicaciones, y MLB chocaría con un problema, indica el diario.

Si Cuba quiere que le paguen por sus jugadores, o vender los derechos para negociar con un atleta, como hacen con los equipos japoneses, y recolectar impuestos sobre sus salarios, pondría a Grandes Ligas contra la pared, porque estaría violando el embargo impuesto por EEUU al gobierno de Cuba, por lo que ambas partes necesitarían que el Congreso estadounidense lo elimine o cambie, algo que ha solicitado el presidente Barack Obama.

"Yo pienso que esto va a ocurrir", manifestó Dan Halem, asesor legal de MLB, quien agregó que "debe haber un acuerdo con el Gobierno cubano con respecto a qué jugadores vendrán y cómo vienen. Ciertamente no tenemos ningún deseo de interrumpir el béisbol en Cuba, por lo que tendría que ser un sistema ordenado".

The Globe and Mail recuerda que en octubre de este año Antonio Castro Soto del Valle, hijo del exgobernante cubano Fidel Castro, viajó a la ciudad de Nueva York para reunirse con abogados de las Grandes Ligas. Ese mismo mes, indica el diario, oficiales de MLB se trasladaron a La Habana para sostener más encuentros.

En noviembre, el comisionado de Grandes Ligas Rob Manfred habló con optimismo acerca de la celebración de juegos de exhibición en Cuba en el verano de 2016. Además, esta semana, una delegación de buena voluntad viajó a la isla. El grupo incluyó a jugadores cubanos que habían abandonado el país.

Pero según The Globe and Mail, una de las preocupaciones de MLB es cómo abrir las puertas a los peloteros cubanos sin que este movimiento provoque una estampida del talento isleño y afecte el desarrollo de los nuevos jugadores.

El diario canadiense considera que Grandes Ligas podría ver pronto una ola de peloteros cubanos legalmente contratados y plantea que si esto ocurre, hay muy buenas probabilidades de que uno de los hermanos Gurriel esté entre los primeros en ser fichado por MLB.

Los Gurriel sueñan con Grandes Ligas

Unos días antes de que la delegación de Grandes Ligas arribara a la isla, el cubano Yunieski Gurriel soñaba en voz alta. En las Grandes Ligas se juega "el mejor béisbol del mundo y todos quisiéramos estar ahí", señaló el jardinero de 33 años a la agencia AFP.

Gurriel ha alternado sus dos últimas temporadas en el béisbol cubano con un impecable desempeño con el club Capitales de Québec, de la Liga de Canadá (CAN-AM).

"Siempre fui fanático de Bernie Williams, el center field (jardinero central) de los Yankees de Nueva York y de ahí al equipo. Por eso uso el número 51", revela Yunieski, hermano mayor de Yulieski, el más afamado pelotero de Cuba, y de Lourdes (jr), uno de sus mayores promesas.

Los tres beisbolistas, que hicieron historia este año al integrar por primera vez el 'team Cuba', son hijos de Lourdes Gurriel, uno de los astros olímpicos de la isla en las décadas de 1980 y 1990.

Yunieski espera que en la relación con Las Mayores "se avance todo lo que más se pueda", porque "va a ayudar mucho" al deporte cubano, sobre todo para poner fin el éxodo que desangra desde hace más de dos décadas al béisbol nacional.

Además, podría favorecer que peloteros emigrados puedan volver para vestir la camiseta del 'team Cuba', lo que ahora es imposible para un desertor. "Que puedan venir y que juguemos juntos otra vez. Ese es el anhelo de todos los cubanos", afirma.

Poco más de un centenar de beisbolistas cubanos han abandonado el país este año, atraídos por contratos millonarios en las Grandes Ligas estadounidenses.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG