Enlaces de accesibilidad

Panamá busca desalentar oleada de cubanos


Cubanos varados en la frontera de Panamá con Costa Rica

"Habrá que tomar medidas migratorias para desincentivar flujos", escribió este domingo en su cuenta de Twitter la vicepresidenta y canciller panameña Isabel De Saint Malo.

El gobierno de Panamá anunció este domingo que tomará medidas para desalentar la inmigración irregular de cubanos que llegan al país en su ruta hacia EEUU.

"Habrá que tomar medidas migratorias para desincentivar flujos", escribió este domingo en su cuenta de Twitter la vicepresidenta y canciller panameña Isabel De Saint Malo.

"Continuamos diálogo con otros países para buscar solución integral", añadió.

La canciller no dio detalles sobre qué tipo de acciones emprendería el gobierno panameño para contrarrestar la crisis migratoria agravada por el flujo de cubanos.

Hasta ahora Panamá ha sido permisivo con estos flujos irregulares de migrantes cubanos, a los que brinda apoyo humanitario y aloja en albergues.

El endurecimiento de medidas contra la inmigración irregular se dio después de una semana de tensión en el puesto fronterizo de Paso Canoas, donde se registraron sendas manifestaciones airadas de cubanos y congoleños que reclaman el derecho de continuar su ruta terrestre a Estados Unidos.

"Tema migrantes debe tratarse como humanitario mientras protegemos Panamá. Es un tema complejo que se rige por convenios internacionales", dijo De Saint Malo.

Costa Rica prioriza a migrantes embarazadas y niños

Por su parte, las autoridades de Inmigración de Costa Rica informaron que priorizarán el traslado y atención de las mujeres embarazadas y las familias con niños varados en la frontera con Panamá tras ingresar al país de forma irregular.

Como parte del proceso de control migratorio, el Gobierno tico trasladará a un Centro de Atención de Menores, en la localidad de Buenos Aires de Puntarenas, a 18 mujeres embarazadas y 25 niños con sus familias.

El resto de los migrantes, más de 600 personas de 14 nacionalidades, será conducido al centro de control migratorio de mayores de edad, ubicado en la localidad de Río Claro.

Una vez en los centros de atención, los migrantes seguirán un proceso que incluye una revisión médica, entrevista, e identificación, de acuerdo con las “normas internacionales y nacionales de protección de los Derechos Humanos”, señalaron autoridades de Migración y Seguridad Pública.

El Centro de Atención de Buenos Aires de Puntarenas, que acogerá a los menores y embarazadas, es administrado por el Patronato Nacional de la Infancia, y cuenta con todas las condiciones para garantizar la atención, seguridad y protección de los migrantes, informaron las autoridades.

“Hemos mantenido una atención en el sitio, dando las explicaciones del proceso de detención y atención a los migrantes, para que tengan información y claridad de las medidas adoptadas por el Gobierno en este caso. De esa manera estamos cumpliendo con un proceso ordenado y articulando por las instituciones que deben desarrollarlo”, indicó el ministro tico de Comunicación, Mauricio Herrera.

El Gobierno costarricense reiteró que no tolerará ningún acto de “vandalismo, bloqueos, violencia o desorden de cualquier tipo que pongan en riesgo de la población costarricense”

“Debemos garantizar la tranquilidad de la población, de los comerciantes en la zona y vigilar la protección superior de la integridad de las personas menores de edad”, dijo la viceministra de Seguridad, María Fullmen Salazar.

Las autoridades costarricenses señalaron que desde el incio de la crisis en la frontera con Panamá mantienen contacto directo con organismos internacionales como la UNICEF, Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG