Enlaces de accesibilidad

El negocio de alquileres online en Cuba lo manejan cinco personas


Gestionan más de la mitad de los 1.000 alojamientos. Actúan como microempresarios que alquilan, a través de las escasas conexiones a Internet, las casas de cientos de cubanos.

Aunque el servicio de alquiler de casas particulares Airbnb se ha estrenado en Cuba con más de 1.000 alojamientos, el número de usuarios que gestionan esos alquileres es, sin embargo, bastante más pequeño. Cinco personas manejan unos 600 anuncios, lo que representa más de la mitad de la oferta.

No se trata, como podría pensarse en cualquier otro lugar del mundo, de una cuestión de magnates inmobiliarios, sino de la realidad de Internet en Cuba, ya que la mayoría de los propietarios que rentan sus viviendas no tienen acceso a la red y han decidido gestionar su negocio con Airbnb a través de estas personas, que supuestamente sí cuentan con conexión estable.

Según Félix Arguelles, un cubano CEO de una compañía canadiense de optimización de motores de búsqueda, en declaraciones a la página web Skift, "estos microempresarios están actuando como administradores de reservas en línea para ayudar a atraer a clientes a través de Internet para los propietarios cubanos". Según este especialista "la mayoría no están aún familiarizados con Internet y por eso es natural que confíen en la experiencia y los conocimientos de estos microempresarios".

Si uno navega por la página de Airbnb se puede ver cómo Michael, un pinareño de Viñales, "gestiona" a día de hoy 227 casas, o que Jorge, desde Suiza, tiene en su lista de alquileres 172 propiedades.

Otra de las cubanas que disponen con más casas en su cuenta es Fátima, que a través de su perfil informa que vive en Trinidad, Sancti Spíritus, y que ayuda a encontrar acomodación en casas particulares en Cuba. No obstante, oferta 148 alojamientos que según cuenta en Skift se debe a que la "conexión a Internet en Cuba sigue siendo difícil, aunque tratan de conseguirla. Todo esto va a cambiar algún día en el futuro", dice. A las pocas horas de que entrara en funcionamiento este servicio en la isla, ya había cerrado su primer alquiler, según cuenta.

Página de Airbnb mostrando sus alojamientos en Cuba.
Página de Airbnb mostrando sus alojamientos en Cuba.

Pero estas personas tampoco funcionan, aparentemente, de manera individual. Martinoticias se puso en contacto a través de la página de Airbnb con algunos de estos usuarios para recabar información y éstos nos remitieron al departamento de prensa de la empresa. Su email de respuesta venía con la firma de "Airbnb Team", por lo que se da a entender que forman parte de un equipo que trabaja para la compañía, quizas la solución escogida para lanzar el servicio en Cuba.

Luis, habanero y que se define en Airbnb como "todo cubano" trabajando en el sector turístico desde hace años, es otro de los pequeños empresarios de la gestión de reservas. En su caso, dispone de 82 casas o habitaciones para alquilar. Otro usuario similar es Paco, que desde Estados Unidos da información de hasta 18 casas en toda Cuba, y la lista sigue.

Incluso la propia competencia, como la web Point2Cuba, se ha aliado con este gigante de las reservas y gestiona también sus propios alojamientos (hasta 39). Nadie quiere perderse la oportunidad de hacer negocio en este nuevo sector que se ha liberalizado a través de Internet, pero sacar partido de las oportunidades parece sólo privilegio de unos cuantos: Los pocos que tienen acceso a Internet en un país con una tasa de penetración de la red de sólo el 3%, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG