Enlaces de accesibilidad

Preso político en huelga de hambre denuncia acoso por su condición homosexual


Tomás Núñez Magdariaga, preso político, acitvista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).

Un preso político de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), de 66 años de edad, acosado por su condición homosexual en la cárcel cumple este jueves 17 días en huelga de hambre.

Tomás Núñez Magdariaga, integrante de la célula “Pedro Meurice Estiú’ en Palma Soriano, cumple una sanción de 6 meses de cárcel bajo el delito de "impago de multas”, al negarse a saldar una deuda achacada a que supuestamente puso carteles contra el régimen castrista.

La sanción la cumple en el centro correccional interno conocido como “El Cuncuní”, ubicado en el municipio Julio A. Mella, de Santiago de Cuba, donde está siendo acosado, según ha denunciado.

“Son una serie de cosas, de falta de respeto, que el gobierno de Cuba acostumbra a hacer con nuestros activistas y varios de nuestros presos políticos han sufrido lo mismo”, explicó Yenisey Jiménez Reina, activista de UNPACU quien sigue el caso de Núñez.

Núñez ha sufrido varias crisis por su gastritis crónica, descontrol en la presión arterial y padecimientos en el colon, pero no ha recibido atención médica alguna, asegura Yenisey.

El opositor entró a prisión en enero pasado a cumplir los 6 meses impuestos, pero en julio le volviero a juzgar, por “difamar a los mártires de la Patria” (delito comprendido en al Artículo 204 del Código Penal) por supuestamente haber puesto música en los días de luto oficial por la muerte del dictador Fidel Castro en noviembre de 2016.

Le aparecía notificación de una multa de 3 mil pesos, pero la activista Yenisey Jiménez, a cargo de la organización en el municipio se presentó en la oficina de cobro de multas y los responsables aseguraron que allí no habían radicado es penalidad monetaria.

Aun así fue juzgado a cuatro meses más, de manera sumaria, lo que le ha valido para un año de cárcel.

El pasado 4 de septiembre, y bajo una nueva ola de acoso por su condición homosexual, Núñez Magdariaga emprendió el duro camino de la huelga de hambre, exigiéndoles a las autoridades que lo trasladen a una prisión a donde envían a reclusos mayores de sesenta años.

Jiménez Reina, esposa del preso político Geordanis Muñoz, y a cargo de Núñez, asegura que pudo verlo recientemente, pero el martes, un sobrino lo visitó, y lo vio en malas condiciones de salud.

“Lo vio muy delgado, no había abandonado la huelga –contrario al rumor que hicieron rodar. Dice que se mantiene firme, hasta que no le respeten su condición. Lo vio muy débil porque eran ya 15 días, tiene problemas de presión arterial baja y lo habían llevado a la posta médica”, explicó Jiménez.

Jiménez Reina y el sobrino del preso político, Giordis Trutié Núñez se entrevistaron con un capitán, segundo jefe de la unidad correccional, pero les explicaron que Núñez Magdariaga ha sido aprobado para pasar a régimen de mínima severidad, pero para hacer efectiva la medida debe trabajar “por lo menos barriendo en la unidad”.

“Tomás se niega y le dijo que no, que él no tenía que trabajar (…) que es un preso político. Yo se lo planteé a este Segundo jefe y él explica que ellos no pueden hacer nada porque los presos políticos son interés de la Seguridad del Estado”, concluyó la opositora.

please wait

No media source currently available

0:00 0:08:18 0:00

  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados -entre otros- los poemarios Para dar de comer al perro de pelea (2013) y Máquina para borrar humanidades (2015). Conduce el programa Contacto Cuba, de Radio Martí. Periodista dedicado al tema de los Derechos Humanos, ha recibido seminarios de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Lector voraz, amante del running, las artes plásticas y la música alternativa. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG