Enlaces de accesibilidad

Caen dos cohetes en bastiones de Jezbolá


Decenas de simpatizantes de Hezbolá portan el féretro con los restos de su camarada Saleh Ahmed Sabbagh, durante la celebración de su funeral en la ciudad de Sidón, al sur del Líbano,el miércoles 22 de mayo de 2013.

La división sectaria libanesa es parecida a la de Siria y las facciones armadas en Líbano han tomado partido en la guerra civil de la nación vecina.

Dos cohetes cayeron este domingo sobre una concesionaria de automóviles y un edificio residencial en bastiones del grupo islamista libanés Jezbolá, en el sur de Beirut, lo que dejó cuatro heridos y desató temores de que la guerra civil de Siria se esté extendiendo a Líbano.

La división sectaria libanesa es parecida a la de Siria y las facciones armadas en Líbano han tomado partido en la guerra civil de la nación vecina.

Ningún grupo se atribuyó el ataque del domingo. Sin embargo, un comandante insurgente sirio amenazó a principios de semana atacar los bastiones de Jezbolá en represalia por su respaldo al régimen socialista del presidente sirio Bashar Assad. Jezbolá es chií, mientras que la mayoría de los insurgentes sirios son suníes.

Los combates callejeros entre los grupos rivales libaneses han sido relativamente frecuentes desde que en 1990 llegaron a su fin los 15 años de guerra civil en Líbano, aunque los ataques de artillería o con cohetes en los barrios de Beirut son inusuales.

Los cohetes cayeron horas después que el líder de Jezbolá, el jeque Hassan Nasrala, prometió dar la victoria a Assad en la guerra civil de Siria y advirtió que su derrocamiento fomentaría el extremismo.

Uno de los cohetes cayó en una concesionaria de automóviles en el distrito de Mar Mikhael, en el extremo meridional de la capital, hiriendo a cuatro trabajadores sirios y dañando dos vehículos, según las fuerzas de seguridad libanesas.

Otro cohete alcanzó el segundo piso de un edificio de apartamentos en el distrito de Chiya, a unos dos kilómetros (una milla) de distancia. Dañó la fachada y una puerta, pero nadie resultó herido.

Un funcionario de seguridad dijo que fueron encontrados varios lanzacohetes en un área predominantemente cristiana y drusa en suburbios al sudeste de Beirut.

La batalla por el poblado sirio de Qusair, junto a la frontera libanesa, puso de manifiesto el creciente cometido de Jezbolá en la guerra civil de Siria. La milicia, respaldada por Irán, y las tropas sirias lanzaron la semana pasada una ofensiva contra esa población. Tras morir decenas de combatientes de Jezbolá en Qusair la última semana, enterrados con honores en el Líbano, el grupo miliciano no puede ocultar ya su participación.

El coronel Abdul-Jabbar al-Aqidi, comandante del Consejo Militar insurgente en la ciudad de Alepo, apareció esta semana en un video mientras se encaminaba al parecer a Qusair, en el que amenazó atacar los barrios meridionales de Beirut en represalia por la participación de Jezbolá en Siria.
XS
SM
MD
LG