Enlaces de accesibilidad

Pelotero cubano revela en una carta la odisea de su familia al llegar a EEUU


El primera base de los Atléticos de Oakland, Yonder Alonso.

"Vas a sacrificar bastante. No vas a tener una niñez. Pero va a ser un juego de niños lo que te salve a ti y tu familia de la pobreza, y vas a poder jugarlo para ganarte la vida. Esa va a ser tu forma de salir de la pobreza", escribe Yonder Alonso, 1B de los Atléticos de Oakland, en una emotiva carta a su "yo más joven".

El pelotero cubano Yonder Alonso, quien juega en las Grandes Ligas estadounidenses desde 2010,dio marcha atrás al calendario y acaba de enviarle una carta al niño Yonder, de 8 años de edad, que no es otro que él mismo, rememorando como sus padres lo sacaron ilegalmente de la isla de madrugada, a bordo de una avioneta.

En esta sentida misiva, Alonso (La Habana, 1987), primera base de los Atléticos de Oakland, cuenta la odisea que pasó su familia, primero para abandonar Cuba, y después para sobrevivir con sus dos hijos pequeños en Estados Unidos, donde sus padres tuvieron que aceptar hasta tres y cuatro trabajos para proporcionarles un futuro mejor al que tenían en la isla de gobierno comunista.

A continuación, citamos algunos de los párrafos más conmovedores de la carta, publicada en The Players' Tribune:

"Mira a tu alrededor. El avión es muy pequeño, y los únicos que caben son ustedes cuatro y el piloto. Las luces están apagadas. No hay ni una maleta. Está oscuro y hay mucho ruido. Pero si ignoras el sonido de las hélices, puedes escuchar a tus padres llorando, igual que tú. Y tu hermana menor, Yainee, está sentada al lado tuyo sin hacer mucho ruido – en su vestido blanco como la princesa que es".

"Tus padres no le dijeron a nadie que se iban hasta el último momento. No podían. Tenía que ser un secreto porque si la policía o alguien del gobierno se enteraba que tus padres planeaban irse, los hubieran metido en la cárcel".

"Tus padres están dejando pobreza por pobreza. Cuando lleguen al aeropuerto de Miami, tu familia será recibida por la inmigración de los Estados Unidos. Los oficiales les harán unas preguntas a tus padres, y después de bastante papeleo, simplemente les dirán 'Bienvenidos a los Estados Unidos' y los dejarán pasar libremente.

¿Pero libremente de ir a dónde? ¿Y libres de hacer qué?

Recuerda, no trajeron maletas. No trajeron nada. Solo tienen la ropa que tienen puesta… y tu bate de práctica. Tus padres no tienen casi nada de dinero. No tienen trabajo. Ni dónde vivir".

"La primera vez que tengan que pagar el alquiler, papá no tendrá el dinero. Él va a tener que pagar tarde. Pero él va a resolverlo pronto. Él va a conseguir un segundo trabajo como entrenador en una academia de béisbol. Luego conseguirá un tercer trabajo como umpire. Y un cuarto trabajo limpiando oficinas y almacenes los fines de semana. Y mamá conseguirá dos o tres trabajos también.

Tu trabajo va a ser bien fácil: Sacar buenas notas en el colegio, jugar béisbol, y cuidar de ti y de tu hermana Yainee".

"Papá y mamá van a tener que trabajar hasta tarde casi todas las noches. Los verás en las mañanas, alrededor de las seis cuando vayas al colegio, pero tú y Yainee normalmente estarán dormidos en el sofá para cuando ellos lleguen a casa todas las noches, así que no los verás hasta la mañana siguiente.

La mayoría de las noches, te tocará hacer la cena para ti y tu hermana. Muchas de las comidas serán en el microondas. Perros calientes. Palomitas de maíz. Hasta huevos".

"La vida va a ser bien difícil. A veces pensarás que es muy difícil. Pero sigue trabajando. Como papá. Consigue una forma de resolver. Vas a sacrificar bastante. No vas a tener una niñez. Pero va a ser un juego de niños lo que te salve a ti y tu familia de la pobreza, y vas a poder jugarlo para ganarte la vida. Esa va a ser tu forma de salir de la pobreza.

Así que prepárate, niño. Ya puedes dejar de llorar. El avión está a punto de descender, y cuando las ruedas del avión toquen en los Estados Unidos y te bajes del avión, ahí es cuando tu nueva vida va a empezar. Ponte a trabajar. Y nunca dejes de trabajar".

Yonder Alonso batea en la temporada 2017 de las Grandes Ligas para .286 (16 imparables en 56 turnos), con 13 carreras impulsadas, 9 anotadas y 4 cuadrangulares.

En sus ocho años en el mejor béisbol del mundo, su promedio ofensivo es de .269 (581 hits en 2159 turnos), con 252 impulsadas, 230 anotadas y 43 jonrones. Además, ha bateado 131 dobles y 2 triples.

Alonso jugó con los Rojos de Cincinnati (2010-2011); los Padres de San Diego (2012-2015); y en este momento defiende la primera almohadilla de los Atléticos de Oakland (2016-presente).

Pulsa aquí para leer la carta completa de Yonder Alonso en The Players' Tribune.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG