Enlaces de accesibilidad

Tribunal desestima demanda contra canciller de Cuba por llamar a abogados "vulgares delincuentes"


El canciller cubano, Bruno Rodríguez.

El abogado independiente Julio Ferrer Tamayo había presentado querella contra el Ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez Parrilla por "perjuicio y daño moral".

La demanda de un abogado independiente en Cuba contra el canciller Bruno Rodríguez Parrilla fue declarada “inadmisible” por el Tribunal Provincial de La Habana, según explicó el mismo demandante, Lic. Julio Ferrer Tamayo a Martí Noticias.

Ferrer había presentado querella contra Rodríguez Parrilla por "perjuicio y daño moral", acusaciones vertidas por la legación diplomática cubana –bajo firma del Ministro de Exteriores de Cuba- en diciembre de 2016 ante la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU.

Julio Ferrer
Julio Ferrer

En la comunicación a la ONU el gobierno cubano aseguraba que el abogado independiente se negaba a presentarse a cumplir la sanción impuesta de cinco años por una supuesta “estafa y falsificación”, pero Ferrer calificó de “falsa” la información llevada al máximo organismo internacional.

En una entrevista concedida a Martí Noticias al momento de presentar el recurso, Ferrer explicó: “La misión permanente de Cuba en Ginebra presentó la nota 855 del 2016 a la Oficina del Alto Comisionado diciendo que yo y el resto de los miembros de Cubalex no clasificábamos como defensores de los derechos humanos, que éramos vulgares delincuentes", comentó el abogado.

Este lunes al ser entrevistado nuevamente Ferrer Tamayo dijo que la declaración de “inadmisible” por parte del citado tribunal, es “incorrecta”.

Para el jurista independiente se viola “lo establecido en el artículo 225, Apartado 3ero de la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo y Laboral”.

Sin embargo un auto con folio No. 19 fue dictado el 15 de febrero pasado y que ligeramente deja entrever las irregularidades del sistema judicial cubano. “Reconoce mi derecho a la reparación del daño moral”.

Una traba burocrática, un tecnicismo impide a Ferrer escalar hacia la aceptación de la demanda, pero pone en entredicho al tribunal, y es que el jefe inmediato superior de Parrilla como Ministro de Relaciones Exteriores debe pronunciarse. Ese “superior”, no es otro que el General de Ejército Raúl Castro Ruz.

Para que proceda la demanda, explica Ferrer, es necesario que ese superior (Castro) “se pronuncie en cuanto a los actos ilícitos que yo estoy calificando que él (Rodríguez Parrilla) realizó. Si eso hace falta el tribunal no podía haber declarado inadmisible la demanda”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:02 0:00

[Redacción L. Felipe Rojas, con entrevista de Radio Martí].

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG