Enlaces de accesibilidad

The Washington Post: El experimento deportivo cubano no funciona


Vista general de la fachada del edificio del periódico The Washington Post.

El periódico señala que lesiones de los hermanos Yulieski y Lourdes Gourrriel Jr. muestran que el experimento beisbolero de La Habana no deja tiempo para el descanso y la recuperación.

El periódico The Washington Post afirma que el experimento que ha venido haciendo el Gobierno cubano con sus peloteros en el extranjero, para impedir que deserten y al mismo tiempo ganar dinero, no está rindiendo los frutos esperados, y pone el ejemplo del tercera base Yulieski Gourriel, de 30 años de edad, a quien La Habana convirtió, por su lealtad, en un pionero en este tipo de negocio.

Pero resulta que Yulieski Gourriel, quien jugó el año pasado en Japón por $1 millón, y quien había firmado en 2015 por $3 millones, se lesionó durante su estadía en la isla y al no presentarse en Tokio en el tiempo estipulado, fue despedido por el equipo Yokohama DeNA BayStars, que argumentó incumplimiento de contrato para cancelar el compromiso entre las partes interesadas.

"Él no entiende lo que es un contrato", dijo en conferencia de prensa la semana pasada el mánager de Yokohama, Shigeru Takada.

Su hermano menor, Lourdes Gourriel Jr., de 21 años, fichado también por Yokohama (contrato por dos años), tampoco ha viajado a Japón, porque presenta una lesión en la muñeca.

El Gobierno cubano descuenta cerca del 10% del dinero que ganan los peloteros isleños en ligas profesionales en el extranjero. La Habana permite que algunos peloteros jueguen fuera de la isla, con la condición de que estén disponibles en el invierno y representen al país en competencias internacionales, indica The Washington Post.

Tras su compromiso del año pasado en Japón, donde bateó para .305 con 11 jonrones en 62 juegos, Yulieski regresó a La Habana para jugar con Industriales y luego, en febrero de este año, representó a la isla en la Serie del Caribe en Puerto Rico. Por eso, no es de extrañar su desgaste, indica The Washington Post.

El periódico dice que la cancelación de su contrato no augura nada bueno para futuros acuerdos con equipos japoneses, especialmente en lo referente a la confianza que depositan los equipos en los peloteros mayores, que son los que Cuba prefiere para su experimento, porque estima que tienen menos posibilidades de desertar.

Según The Washington Post, pedirles que jueguen béisbol durante todo el año puede ser simplemente demasiado.

En ese sentido, la lesión de Gourriel es una bofetada para aquellos en Cuba que argumentan que el país puede tener ambas cosas, es decir, mantener a los peloteros en la Liga Cubana, darles la oportunidad de ganar un poco de dinero en el extranjero y, a la vez, mostrar sus habilidades.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG