Enlaces de accesibilidad

¿Se acabó el sueño americano para los cubanos?


Niña participa en manifestación de exiliados cubanos de la Pequeña Habana en 2006.
Los cubanos parecen ser la comunidad latina que menos prosperidad encuentra a su llegada a Estados Unidos. Lo dice un reciente estudio que aborda la realidad social y sanitaria de todos los emigrantes que llegan al país y en el que se destaca que el 45 por ciento de los cubanoamericanos declaran que su economía no es buena o está cerca de la pobreza.

El ejemplo es Floresdila Martínez, que a sus 24 años es la segunda generación de una familia asentada en Miami. Se graduó en la High School hace cinco años, pero aún no ha encontrado trabajo. Se queja de que manda una tras otra las solicitudes de empleo y nunca recibe una llamada de respuesta.

Forma parte de ese grupo de descendientes de cubanos que llegaron a Florida en los años 60, y los cuales encontraron facilidades para trabajar y pronto pudieron establecerse en el país. Pero ahora la realidad es diferente.

Según el estudio, el 60 por ciento de los cubanos también están preocupados por su futuro y la posibilidad de no hallar trabajo en los próximos 12 meses. A diferencia de los que arribaron décadas atrás, éstos encuentran ahora más dificultades que los que convirtieron la ciudad de Miami en la metrópoli que es ahora.

Entonces era un territorio virgen para la iniciativa y ser contratado; ahora es una gran urbe en la que se necesita mayor preparación para salir adelante.

Uno de los factores de esta situación es la tasa de desempleo, que en Miami ha estado por encima de la media nacional y ha provocado entre otras cosas que muchos propietarios todavía deban más en sus hipotecas que lo que valen sus casas. La demografía de los cubanos en esta ciudad también es un dato concluyente: en la última década más de 300.000 isleños han llegado a Estados Unidos, por lo que la primera generación de emigrados ahora está en inferioridad numérica.

Guillermo Grenier, sociólogo de la Universidad Internacional de Florida apunta otro factor: "Los cubanos que llegan ahora son más pobres. Están siendo contratados en trabajos con el salario mínimo y reciben muy pocos beneficios. Y su Inglés no es muy bueno". E incluso en Miami,- matiza Grenier-, necesitas Inglés para subir en la escala económica.

Otro de los participantes en este estudio, que analiza también la situación de puertorriqueños, dominicanos, centroamericanos, mexicanos y emigrantes de otros países, es Nicholas Jane. Se graduó en la universidad con una licenciatura en Artes a finales de este año y sus dudas ahora son muy elocuentes:

"El sueño americano, por lo menos para los cubanoamericanos de mi generación, no parece tan factible ya. Es muy difícil no tener un ataque de ansiedad pensando en el futuro y preguntándose, ¿Seré capaz de tener una buena casa y todas estas otras cosas? ".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG