Enlaces de accesibilidad

Corrupción salpica a la hija de Hugo Chávez


La hija de Hugo Chávez junto a Roberto y María Eugenia Vignati, propietarios de Bioart, en una foto que ella mismo publicó en Twitter.

María Gabriela Chávez, según el diario Clarín, habría intercedido para que una empresa argentina exportase maíz y arroz a Venezuela a precios por encima de su valor oficial.

Argentina y Venezuela han estrechado lazos comerciales en los últimos años exportando el primero maíz y arroz al país caribeño, aunque no sin polémica.

La hija de Hugo Chávez, María Gabriela, se encuentra envuelta en un escándalo que el diario Clarín califican como ejemplo de la corrupción que existe en el país. Los acuerdos se habrían realizado con precios muy por encima de los valores reales de los productos en el mercado.

Según este medio de comunicación, Bioart SA, una empresa de Rosario a la que se atribuyen vínculos con el ministro de Planificación Federal Julio De Vido, exportó arroz a Venezuela con elevados sobreprecios. La compañía, propiedad de los hermanos Vignati con los que la hija de Chávez mantiene amistad e incluso se ha dejado ver en fotografías en las redes sociales, lleva vendidas más de 40 mil toneladas de maíz a Venezuela pactados a precios del 80% superiores a los del mercado, sumando 6 millones de dólares en el negocio.

Según describe Clarín, estos hermanos comenzaron la exportación de maíz el pasado 28 de febrero, justo después de una visita a la embajada argentina en Caracas en la que se reunieron con María Gabriela Chávez. Tras esa reunión llegó el primer cargamento de 13.501,38 toneladas con un valor FOB declarado en Aduana de 391,5 dólares por tonelada. El FOB (Free on Board) es el valor de mercado en las fronteras aduaneras de un país de las exportaciones de mercaderías y otros bienes.

Esta empresa fue haciéndose con el liderazgo de la exportación de este cereal, acumulando en 15% de las ventas argentinas

Más tarde, el 15 de abril, la Aduana de Rosario certificaba un nuevo envío de maíz a Venezuela de 27.499,67 toneladas con el mismo valor FOB. Poco a poco, esta empresa fue haciéndose con el liderazgo de la exportación de este cereal, acumulando en 15% de las ventas argentinas en lo que va de año con un total de 41.000 toneladas y un valor de 16.593.496,52 dólares.

María Gabriela, al igual que su hermana Rosa Virginia, sigue teniendo un peso importante en las decisiones del gobierno de Maduro por sus influencias. Ambas hijas de Hugo Chávez han sido objeto de fuertes críticas en la opinión pública por seguir ocupando el palacio presidencial un año después de la muerte de su padre o por la vida lujosa y de dispendio que han mostrado en ocasiones, como en las fotografías de sus vacaciones.

Venta de arroz y maíz a Venezuela saltándose precios oficiales

Las alarmas saltaron cuando se comprobó que el valor FOB declarado en cada envío estaba muy por encima de los precios de mercado que fija el propio Ministerio de Agricultura argentino. Mientras Bioart SA declaró 391,5 dólares por tonelada de arroz, la cifra oficial de mercadería debía de ser de 220. Por lo tanto, se facturó cada tonelada con un sobrecosto de 170 dólares, generando un negocio de 7 millones de dólares de beneficio.

María Gabriela, hija de Hugo Chávez, junto a Jorge Arreaza, vicepresidente de Venezuela en una fotografia familiar.
María Gabriela, hija de Hugo Chávez, junto a Jorge Arreaza, vicepresidente de Venezuela en una fotografia familiar.

Pero el “business” supuestamente pactado entre esta compañía y la hija de Hugo Chávez no se redujo solamente al mercado del maíz, pues como informa Clarín, Bioart también acaparó la totalidad del cupo de exportación de “arroz Paddy” que estaba pactado entre los gobiernos de Argentina y Venezuela en mayo de 2013. En total exportó 37.700 toneladas de arroz a 606,5 dólares por tonelada, aunque el valor real de mercado oscilaba entre los 350 y 380 dólares. Casi el doble de lo legalmente establecido.

Esta no era una situación desconocida, pues en el caso del arroz los productores argentinos del sector manifestaron sus quejas al Gobierno respecto a Bioart, concretamente el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, y el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, actualmente responsable de los permisos de exportación. Incluso la presidenta Cristina Kirchner en un viaje a Cuba fue informada del asunto por el gobernador Sergio Urribarri.

Pese a todo, la situación privilegiada en las condiciones de exportación no se modificó, y el negocio de los Vignati sigue registrando un importante crecimiento patrimonial. Se han denunciado los vínculos de estos hermanos con el Gobierno, como el del mayor de ellos, Roberto, de 35 años, el cual conoce al ministro De Vido desde la primera exportación de maquinaria agrícola a Venezuela. Según Clarín, “quien coordinó ese plan fue el ex titular del INTA y actual embajador en Caracas, Carlos Cheppi. Vignati participó a través de Talleres Marisa SA, la fábrica familiar de silos que se ubica en Arteaga”.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG