Enlaces de accesibilidad

El robot Philae vuelve a transmitir datos a la Tierra desde un cometa


Rosetta poco antes de separarse del módulo. Foto: ESA.

El módulo seguido por la sonda Rosetta dio señales de vida durante 19 minutos con el envío de información operacional almacenada durante una semana, mientras viaja rumbo al Sol posado sobre la superficie del cometa 67P.

El robot Philae, que fue transportado al espacio por la sonda Rosetta, volvió a transmitir datos de posición desde el cometa en el que se encontraba hibernando, informaron fuentes del Centro Alemán Aeroespacial (DLR), con sede en Colonia.

El módulo envió datos de posición durante 19 minutos y por tercera vez desde que dio de nuevo muestras de actividad hace cinco días, según explicó en un comunicado el subdirector de las operaciones del DLR, Michael Maibaum.

La temperatura de funcionamiento está ahora en los cero grados Celsius, por lo que aparentemente las baterías del robot estarían en disposición de almacenar energía, añade esa fuente.

El robot dio las primeras muestras de haberse reactivado los pasados 13 y 14 de junio, siete meses después de haberse posado en el cometa y de haber dejado de transmitir datos a la Tierra.

En los 19 minutos que duró el envío de datos del viernes Philae fue capaz de transmitir datos almacenados durante toda la semana, por lo que el equipo de ingenieros del DLR parte de la base de que aumentó su capacidad de captar energía.

Las conexiones sufrieron varias interrupciones pero, pese a todo, en esa central alemana se calificó de "estable" el contacto y se confirmó que Philae "se encuentra bien".

Tras siete meses hibernando, el robot captó y envió de nuevo datos en estas tres ocasiones citadas, por lo que supuestamente ha superado con éxito ese periodo de hibernación.

Maibaum advirtió, sin embargo, de que hay que esperar aún antes de que esté posibilitado de enviar datos científicamente relevantes, más allá de los de posición que ha estado transmitiendo en estos días.

El DLR realiza el seguimiento de Philae, el módulo que quedó posado en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko tras ser transportado por la sonda Rosetta. El robot quedó en estado en hibernación el 15 de noviembre de 2014, ya que tras 57 horas de actividad sus baterías quedaron sin energía.

Rosetta, que orbita en torno al cometa, ha llegado hasta esa posición después de viajar durante 10 años hasta a más de 510 millones de kilómetros de la Tierra.

XS
SM
MD
LG