Enlaces de accesibilidad

Ciberataque informático masivo contra fuerzas armadas y policía de Perú


Estos piratas informáticos se autodenominan de "sombrero negro" por violar la seguridad de las computadoras para superar restos u obtener ganancias personales. Foto: Brian Klug

Entre los delitos cometidos en el pasado, y reivindicados por el grupo LulzSecPeru, está el robo de correos electrónicos a la red del Consejo de Ministros Peruanos y divulgados en internet.

Las redes de las fuerzas armadas y la policía de Perú, así como distintas agencias gubernamentales en Argentina, Colombia, Chile y Venezuela, se vieron atacadas por un grupo de piratas informáticos que extrajo datos delicados para lucir su destreza cibernética y apuntarse puntos políticos.

Entre los delitos cometidos, y reivindicados por el grupo LulzSecPeru, está el robo de correos electrónicos a la red del Consejo de Ministros Peruanos y divulgados en internet el mes pasado, lo que supuso un escándalo público al cuestionar que éstos actuaban más como cabilderos industriales que como servidores públicos. Esto provocó que se enfrentaran a un voto de no confianza al que apenas pudo sobrevivir el gabinete.

Estos ciberdeliencuentes forman parte de una versión local del colectivo de intrusos cibernéticos LulzSec, con sede en Estados Unidos y Gran Bretaña y que se conocen como piratas de "sombrero negro" por violar la seguridad de las computadoras para superar restos u obtener ganancias personales. Se trata de una escisión del grupo Anonymous, que ya ha atacado sistemas de la Iglesia de la Cienciología o se ha posicionado a favor de la filtración de documentos en WikiLeaks o del movimiento Ocupemos Wall Street, entre otros.

Con 30.000 seguidores en Twitter, los piratas de LulzSecPeru, están considerados el grupo de hackers más importante de Latinaomérica después de que una buena parte del activismo de los ataques cibernéticos fuera de Estados Unidos y Europa occidental haya perdido fuerza y esté en la clandestinidad después de enfrentar presión policial y arrestos.

Entre los actos que cometieron el mes pasado se encuentra lo que calificaron ellos mismos como "Happy hunting!" (¡feliz cacería!) ya que colocaron en internet los aproximadamente 3.500 correos electrónicos del entonces primer ministro René Cornejo, fechados de febrero a julio.

"La preocupación no es tanto por la información que se va a encontrar allí, sino por el hecho que se ha vulnerado la privacidad", manifestó Cornejo, mientras que su sucesora, Ana Jara, dijo que algunos de los correos robados podrían haber tocado asuntos de "defensa nacional".

Emails comprometedores con ministros peruanos

Entre los correos personales de miembros del gabinete peruano que se filtraron, había algunos que demostraban la influencia de los cabilderos de las industrias peruanas de la pesca y el petróleo, lo que derivó en una gran presión sobre los ministros de Energía y de Finanzas. Uno de los casos más cuestionados fue una misiva en la que una ejecutiva de la pesca le pregunta al ministro de Finanzas si podría ampliarse la temporada de extracción de la anchoveta. Posteriormente ve concedido su deseo.

En otro de ellos, el ministro de Energía rechaza impacientemente las objeciones del ministro del Medio Ambiente en torno a sus relaciones con una compañía petrolera australiana y las extracciones de crudo del mar. En él asegura que los técnicos de la industria petrolera -no los reguladores- son los mejor capacitados para determinar si se requieren estudios de impacto ambiental para las pruebas sísmicas de exploración, afirma el ministro de Energía.

Pero los ciberataques no se han limitado al robo de datos o emails, también a fines políticos, ya que también le quitaron la fachada a la página web de la mina de cobre Antamina en 2012 (Perú), después de que una tubería de ese consorcio multinacional se rompiera y provocara que decenas de personas enfermaran.

En febrero, en otro acto de intromisión le retiraron la fachada al cibersitio del partido gobernante de Venezuela en un signo de apoyo a los manifestantes antigubernamentales.

Uno de los encargados de LulzSecPeru de la labor intrusiva en redes sociales dice tener 17 años y asegura que dejará la piratería antes de convertirse en adulto con el fin de evitar ir a la cárcel

En una charla encriptada en línea con The Associated Press, miembros de LulzSecPeru declararon que "nosotros estamos metidos en todo". "No hay límites en el hacking (piratería informática)". Se trata de "una búsqueda del éxtasis de hacer algo sin precedentes", afirmó uno de los piratas informáticos, que demás apunta que es menor de edad y que su grupo se ampara en ello para seguir hackeando.

Cyber-Rat, apodo de uno de sus integrantes encargado de la labor intrusiva en redes sociales, dice tener 17 años y asegura que dejará la piratería antes de convertirse en adulto con el fin de evitar ir a la cárcel.

Estos piratas dicen tener confianza en que hacen desaparecer sus huellas lo suficiente y que no tientan al destino, por lo cual no atacan redes del gobierno estadounidense, ya que no quieren que el FBI los persiga.

El apodo LulzSec viene de "lulz", que se deriva de LOL (siglas en inglés de riendo a carcajadas) para evocar la malicia de los piratas cibernéticos que dejan expuestas las fallas de seguridad ("sec").

XS
SM
MD
LG