Enlaces de accesibilidad

Premio iberoamericano de novela para cubana Elizabeth Mirabal


Elizabeth Mirabal, narradora y ensayista cubana.

La obra está centrada en la historia familiar de los Borrero y sirve como paradigma para un proceso traumático en la historia de Cuba, ya que recoge los destinos de las hermanas, marcadas por el recuerdo de Juana, llamada por Julián del Casal “la Virgen triste”.

La escritora cubana Elizabeth Mirabal recibió el premio Iberoamericano de Novela Verbum 2004, con la obra La isla de las mujeres tristes, que según el jurado “aborda con maestría técnica la vida de la familia Borrero, una de las más relevantes de la Cuba de fines del siglo XIX e inicios del XX’, infomó el sitio de la Editorial Verbum.

La obra de Mirabal es una novela “bien documentada históricamente y con una trama delineada con precisión”, indicó el acta del jurado compuesto por Consuelo Triviño, Abilio Estévez, Fernando Rodríguez Lafuente, Mario Szichman y Luis Rafael, que seleccionó la pieza entre las 267 obras recibidas y puestas a concurso

Los responsables del premio de novela Verbum hicieron constar que “Elizabeth Mirabal demuestra su talento literario y con sentido del humor e ingenio recurre a distintos procedimientos narrativos para informar al lector sin abrumarlo con datos: cartas, diarios, recortes de periódico...”.

La obra, centrada en la historia familiar de los Borrero, no se limita a reseñar el devenir de esta familia, sino que sirve como paradigma para un proceso traumático en la historia de Cuba, ya que recoge los destinos de las hermanas, marcadas por el recuerdo de Juana, “la Virgen triste” al decir de Julián del Casal, la joven precoz que murió con 19 años dejando una obra plástica y literaria imprescindibles; aborda la historia trágica de los amores entre Carlos Pío y Juana Borrero, ambos fallecidos muy jóvenes: él en la guerra de independencia, ella a causa de las fiebres tifoideas, exiliada.

En La isla de las mujeres tristes no faltan las referencias a la historia y la literatura cubana, y aparecen figuras clave como José Martí y Julián del Casal. En la autora no se vislumbra un deseo de sorprender por alambicadas estructuras o falsas prestidigitaciones técnicas o estilísticas, sin embargo, la novela está muy bien narrada. Su lenguaje es sutil, inteligente, sensible.

Auguramos a la joven Elizabeth Mirabal un gran futuro literario, y deseamos que pronto muchos lectores puedan acercase a su obra y disfrutar de la lectura de su novela, señalaó el portal literario.

Mirabal (1986) es coautora junto a Carlos Velazco de Sobre los pasos del cronista. El quehacer intelectual de Guillermo Cabrera Infante en Cuba hasta 1965 (Premio Enrique José Varona UNEAC 2009 y Premio de la Crítica Literaria Cubana 2011); y Hablar de Guillermo Rosales (Editorial Silueta, Miami 2013), entre otros.

Velazco habría renunciado a su puesto de jefe de redacción de la oficialista Revista Unión, supuestamente por unj acto de censura contra un artículo del escritor exiliado Vicente Hecherri.

Recomendamos

XS
SM
MD
LG