Enlaces de accesibilidad

Papeles de Panamá confirman negocio entre Cuba y chavistas para pasaportes venezolanos


Viajeros venezolanos en el aeropuerto de Maiquetía.

Cuba ejecutó el contrato para proveer a Venezuela los pasaportes fabricados en Alemania y gestionados por una empresa fantasma, adquirida del bufete panameño Mossack-Fonseca.

En una publicación conjunta entre el portal venezolano Armando.info y el peruano IDL Reporteros, sobre la filtración de los "Papeles de Panamá", ha salido a la luz que los pasaportes venezolanos provistos por la empresa cubana ALBET S.A. al Gobierno chavista fueron diseñados en Alemania.

Los contratos, que incluían cláusulas de confidencialidad, fueron ejecutados mediante transferencias y comisiones que pasaron por al menos cuatro países y con la gestión de un abogado peruano ayudado por el bufete panameño especializado en facilitar paraísos fiscales Mossack-Fonseca.

Según la pesquisa, el Gobierno de Chávez comenzó a renovar su sistema de identificación a finales de 2005. El ministro de Interior y Justicia Jesse Chacón fue comisionado para buscar firmas tecnológicas que fabricaran los nuevos pasaportes y las llamadas cédulas electrónicas.

Las empresas de Estados Unidos quedaron descartadas y los chinos prefirieron dejar el asunto en manos de Cuba.

Sede de la firma de abogados Mossack-Fonseca en Panamá.
Sede de la firma de abogados Mossack-Fonseca en Panamá.

El abogado peruano Francisco Pardo Mesones terminó arreglando en Caracas una triangulación de transferencias y contratos a través de paraísos fiscales. En Ciudad de Panamá, las oficinas de Mossack-Fonseca, diseñaron un mecanismo financiero que facilitó la triangulación.

Dos semanas antes de visitar la capital venezolana, Pardo Mesones había escogido el nombre de la empresa fantasma que se ocuparía del asunto, entre varias recién registradas en Panamá y listas para ser usadas.

"El cliente desea adquirir la sociedad Billingsley Global Corp", escribió el 11 de julio de 2006 la representante del bufete en Lima, Monica Ycaza, a sus compañeros de la sede principal.

El abogado peruano Francisco Javier Pardo Mesones fue electo al Congreso de la República en 1995.
El abogado peruano Francisco Javier Pardo Mesones fue electo al Congreso de la República en 1995.

En Panamá terminaron el trámite y abrieron las cuentas bancarias adonde fueron llegando los primeros depósitos de La Habana.

Pardo Mesones tenía una carta de referencia firmada por Pedro Pablo Kuczysnki, entonces el segundo del Gobierno de Alejandro Toledo y actual candidato, con opciones de ganar en segunda vuelta, a la presidencia de Perú.

Con esas referencias y los contratos firmados, la recién creada empresa Billingsley Gobal Corp se aseguró al menos 64 millones de euros.

De esa cantidad, 40 millones debían llegar a Alemania, donde se encomendó la confección de los pasaportes a la empresa Bundesdrukerei que fabrica los pasaportes alemanes y buena parte de los billetes de la zona euro.

Los otros 24 millones se quedarían con Pardo en Panamá.

La negociación –hasta ahora guardada en secreto– establece cláusulas expresas de confidencialidad en todos los contratos.

Cláusula de confidencialidad en el contrato entre la firma cubana Albet y la panameña BGC para los pasaportes venezolanos.
Cláusula de confidencialidad en el contrato entre la firma cubana Albet y la panameña BGC para los pasaportes venezolanos.

Cuba, además, se reservó el acceso al software a través de Albet Ingeniería y Sistemas, la filial que el régimen de los Castro diseñó exclusivamente para esta tarea. "Albet adquirirá un derecho de uso perpetuo, no exclusivo e intransferible a través del software entregado junto con el sistema", establece un documento.

La lista de sistemas que la empresa cubana Albet vende a Venezuela, incluye no sólo softwares para servicios de identificación, sino también, entre otros, para los registros mercantiles y públicos, el control de operaciones de la petrolera PDVSA, la Presidencia, las cárceles, la policía, y hasta el censo nacional, asegura un reporte de El Nacional.

El ingeniero en computación venezolano Anthony Daquin, que pasó de ser asesor del Ministerio de Interior y Justicia a asilarse en Estados Unidos, denunció el control del sistema por los cubanos en una entrevista en 2011 con el diario El Nacional de Caracas.

"Los cubanos manejan el software y marcan las directrices de seguridad", dijo.

"Los originales de los códigos fuente (los que describen el funcionamiento del software y permiten introducirle cambios) de las aplicaciones informáticas desarrolladas serán conservadas por la parte cubana mientras permanezca vigente el período de soporte técnico", detalla uno de los documentos recién publicados.

Pero Cuba no sólo provee al Gobierno chavista los pasaportes, sino también el documento básico de identidad en Venezuela, la cédula; lo que, según este reportaje investigativo de la cadena Univision, le permite acceder a información personal de los ciudadanos del país suramericano.

Según dijo Daquin, desde Estados Unidos, a los periodistas investigadores de los "Papeles de Panamá", hoy nada ha cambiado: "Esta gente tiene la capacidad de hacer un pasaporte venezolano en Cuba y a la vez sembrar esos datos en el sistema", aseguró.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG