Enlaces de accesibilidad

Denuncian explotación de los presos cubanos


Imagen de archivo de un recluso cubano

El régimen de la isla les paga salarios ínfimos a los reclusos y los ponen a trabajar a riesgo de su vida sin la seguridad necesaria

El Nuevo Herald denunció recientemente la explotación a la que son sometidos los presos cubanos por la empresa estatal Provari a través de una investigación donde saca a la luz pública la poca seguridad con que trabajan y los bajos salarios que reciben.

Según la publicación, Provari tiene un amplio espectro de producciones que van desde ladrillos, bloques, artesanías, muebles hasta productos químicos y se compone según un documento de 2001 por unas 150 instalaciones de producción por todo el país.

Sin embargo, resalta El Nuevo Herald, lo más llamativo de ella es que “la vasta mayoría de sus trabajadores son presos” o “trabajadores esclavos”, según denuncia la disidencia en Cuba.

Elizardo Sánchez Santa Cruz, presidente de la Comisión Cubana para los Derechos Humanos y la Reconciliación Nacional, afirmó que el trabajo en las prisiones cubanas es extenso, pero “poco conocido”.

El régimen tiene asegurada mano de obra barata en las 200 prisiones y campamentos del Ministerio del Interior que se calcula existen en Cuba.

“La mayoría (de los reclusos) no gana nada, y los trabajadores en los comedores, las barberías y otros pocos ganan sólo $50 al mes”, afirma El Nuevo Herald indicando que aunque el trabajo en las prisiones es común en todo el mundo, deben recibir los mismos salarios y condiciones de trabajo que los otros empleados de las compañías.

Mientras Elizardo Sánchez se encuentra altamente preocupado por las condiciones de seguridad laboral en las fábricas en las prisiones, Joel Brito, antiguo experto en seguridad laboral de la Central de Trabajadores de Cuba agrega que los trabajadores agrícolas rara vez obtienen ropas especiales. El Ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias no informan de accidentes industriales a la Oficina Nacional de Estadísticas, concluyó Brito.
XS
SM
MD
LG