Enlaces de accesibilidad

Mesa de Unidad Democrática de Venezuela inscribirá candidatos para elecciones regionales


Andres Velázquez, dirigente opositor de la MUD

"Que sepa el Gobierno que no vamos a dejar ningún terreno, ni ningún ring en los que ellos planteen la pelea, pero eso no quiere decir que vamos con los pantalones abajo a un proceso electoral. Todo lo contrario, vamos exigiendo las mejores condiciones", anunció el dirigente Andrés Velásquez quien leyó un comunicado de la MUD

La coalición de partidos venezolanos de oposición, Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció el miércoles la inscripción de candidatos para las elecciones de gobernadores de diciembre, a pesar de haber acusado de fraude al árbitro electoral y de los cuestionamientos de sus seguidores por aceptar esos comicios.

"Que sepa el Gobierno que no vamos a dejar ningún terreno, ni ningún ring en los que ellos planteen la pelea, pero eso no quiere decir que vamos con los pantalones abajo a un proceso electoral. Todo lo contrario, vamos exigiendo las mejores condiciones", anunció el dirigente Andrés Velásquez quien leyó un comunicado de la MUD en el que anunció que acordaron, "por consenso, preinscribir candidatos para las elecciones regionales vencidas y escamoteadas por el régimen".

La oposición no participó con candidatos en la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente celebrada el pasado 30 de julio.

Seguidores de la oposición expresaron indignación en redes sociales por la decisión de los líderes de la MUD al considerar que no está acorde a los pedidos, hechos en constantes protestas en las calles, de exigir elecciones presidenciales anticipadas, la liberación de los presos políticos y la apertura de una ayuda humanitaria para solventar la crisis económica del país.

La dirigente opositora María Corina Machado, de la agrupación Vente Venezuela, expresó su rechazo a la decisión de la MUD en un texto publicado en su cuenta de Twitter.

Desde principios de abril han muerto más de 120 personas en los hechos que han rodeado las multitudinarias manifestaciones antigubernamentales en el país, convocadas en su mayoría por la MUD.

La alianza explicó que su decisión busca presionar a Maduro y al poder electoral a que cumplan su palabra de realizar los comicios el próximo 10 de diciembre. Si no lo hacen, "que paguen el costo", dijo el dirigente Andrés Velásquez, en rueda de prensa.

El diputado a la Asamblea Nacional, Juan Andrés Mejía, dirigente de Voluntad Popular dijo que la participación de ese partido en las regionales está ligada a que se logren “condiciones electorales que garanticen transparencia del proceso

“Decidimos inscribir personas a las regionales para obligar al gobierno a actuar” expresó el parlamentario por el estado Miranda. Agregó que el pueblo debe saber diferenciar el hecho de que “una cosa es inscribir candidatos y otra diferente es participar en la elección.”

El plazo de inscripción para la contienda por 23 gobernaciones y las asambleas regionales vence este miércoles.

La elección "es una forma de lucha y no asumirla es la mejor manera de convalidar y fortalecer la dictadura", se justificó la MUD, advirtiendo que las protestas para exigir elecciones generales continuarán.

Los comicios regionales debieron celebrarse a fines de 2016, pero el CNE los pospuso sin explicación.


Acusado de servir al gobierno, el CNE también suspendió en 2016 el trámite para un referendo revocatorio del mandato de Maduro, por orden de tribunales. Igualmente, hace dos días anunció que la MUD no podrá inscribir candidatos con su tarjeta en siete estados, incluidos Zulia -mayor centro electoral del país-, Aragua y Carabobo.
Velásquez aseguró que en esos estados, los partidos de la MUD apoyarán un único candidato.

Dirigentes opositores no descartan que al final la Constituyente, al ser un "suprapoder", cancele las regionales, aunque Maduro lo niega.

La oposición también encara el riesgo de perder apoyo popular al "conformarse" con unas regionales cuando las protestas exigían anticipar las presidenciales, previstas para fines de 2018.

Ya asumió un costo en 2016: cuando las manifestaciones contra Maduro habían alcanzando un nuevo pico, se embarcó en un fallido diálogo que mermó su popularidad.

No obstante, hoy asegura que Maduro está acorralado por las protestas y la presión internacional, y que cada vez está más cerca su objetivo de "poner fin a esta dictadura".

(Escrito por Pablo Alfonso con información de agencias, Efe, Afp, diario El Nacional y redes sociales)


Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG