Enlaces de accesibilidad

Economía

La dramática caída del peso cubano, la peor en 30 años

Una cola para comprar divisas en una casa de cambio en Cuba, el 7 de septiembre de 2022.
Una cola para comprar divisas en una casa de cambio en Cuba, el 7 de septiembre de 2022.

Rider González, gerente de un pequeño café en el centro turístico de La Habana, tiene un desafío diario en un país donde los alimentos básicos de las cafeterías, como la leche y la harina, están escasos, a veces incluso imposibles de comprar.

Pero ahora que el peso cubano ha caído a su nivel más bajo en los últimos 30 años en el mercado informal, según "El Toque", un medio independiente de noticias en línea, dice que preparar el menú diario en el café se ha convertido en un dolor de cabeza.

González debe encontrar los alimentos en las tiendas que venden en dólares en la isla, pero cobra a sus clientes en pesos. Y a medida que la moneda local se debilita, necesita más dinero para comprar la misma cantidad de ingredientes.

"Todos los días tenemos que imprimir nuevos menús (con los nuevos precios)", dijo González a Reuters mientras la cafetería se preparaba para abrir temprano en la mañana. "Los clientes, por supuesto, están en desacuerdo".

A principios de agosto, el Gobierno reabrió las casas de cambio que estuvieron cerradas durante casi dos años, mientras anunció un precio favorable a la par del próspero mercado negro, una medida que dijo ayudaría a estabilizar el peso.

"El Estado debe restablecer el control del tipo de cambio", dijo el ministro de Economía, Alejandro Gil. "Defenderemos nuestra (...) tasa de 120 pesos por dólar", señaló.

El mercado informal en la isla, sin embargo, no se ha dejado influir.

El jueves, el peso se debilitó a 155 por un dólar, según "El Toque", su punto más bajo desde el llamado "Período Especial" en Cuba, una profunda depresión económica que siguió en 1991 al colapso de la Unión Soviética, su antiguo benefactor.

"El precio de un dólar es el precio al que lo encuentres, no el que quiere establecer el Gobierno", afirmó Ricardo Torres, un economista cubano radicado en Estados Unidos.

"La realidad es que el Gobierno no ha resuelto los problemas de fondo".

Torres dijo que el récord de emigrantes cubanos, alrededor de 180.000 que han llegado a la frontera entre Estados Unidos y México desde el año pasado, es un factor extraordinario que impulsa la dramática caída del peso.

Si cada uno de esos emigrantes necesitara 8.000 dólares para hacer ese viaje, representaría más de 1.400 millones en demanda de dólares, algunos de los cuales probablemente se compraron en el mercado informal en Cuba, sostuvo Torres. "Ese es dinero que se fue todo junto, esas personas lo compraron en Cuba, una moneda que ya escaseaba y ellos se la llevaron", señaló.

El economista explicó que esos dólares no se están reponiendo porque el turismo, las exportaciones y las remesas, fuentes clave de recursos que tanto necesita Cuba, no han podido recuperarse a niveles previos a la pandemia, en medio de la presión de las sanciones de Estados Unidos y una economía mundial tambaleante.

Los cubanos no han tenido más remedio que comerciar con dólares en el mercado negro desde 2020, luego de que el Gobierno cerrara sus casas de cambio, deteniendo la pérdida de divisas necesarias para comprar mercancías fuera de la isla.

Luego de que el Gobierno reabrió el mercado cambiario formal se formaron largas filas en muchas casas de cambio, conocidas por su sigla CADECA, para aprovechar inicialmente las tarifas favorables.

Moisés González, un pintor y escultor que hacía fila esta semana para comprar divisas en el exclusivo barrio de El Vedado, fue uno de los afortunados. "Esta posibilidad que nos da el Estado es mucho mejor porque no nos estamos arriesgando en el mercado negro", relató.

Otros cubanos como Julio César, un guía de turismo de 36 años sin trabajo durante meses debido a la escasez de visitantes extranjeros, no tiene vías de ganar dólares y debe sobrevivir con los pocos pesos que pueda reunir.

Para él, la lección de la creciente crisis cambiaria está clara. "Aquel que no tenga moneda extranjera en Cuba está embarcado", apuntó.

Vea todas las noticias de hoy

Nuevos controles agrícolas traerán mayor acoso al campesinado, alertan desde Cuba

Conteo de ganado en la Isla de Pinos como parte del llamado "Ejercicio Nacional del Censo del Ganado".
Conteo de ganado en la Isla de Pinos como parte del llamado "Ejercicio Nacional del Censo del Ganado".

A partir del primero de marzo el Ministerio de la Agricultura en Cuba (MINAGRI) comenzará la implementación en todo el país, de un registro de tenencia de tierras en usufructo y de ganado mayor.

El proceso se realizará por medio de las delegaciones provinciales y municipales del MINAGRI, para ejercer un control a la posesión, el uso y la legalidad de la tierra y la investigación de la masa ganadera, según informó Mildrey Mantrana González, directora de Control de Tierras de ese ministerio.

Sobre el tema campesinos independientes entrevistados por Martí Noticias consideran que este censo incrementaría el control estatal sobre las producciones agrícolas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:21 0:00

Desde Pinar del Río, el líder de la Liga d Campesinos Independientes de Cuba, Esteban Ajete Abascal, señaló: “Este control estatal con respecto a la tierra y el ganado vacuno, trae consigo el acoso y la represión en contra del campesinado cubano".

"El campesino, al no ser dueño de sus tierras, no se siente motivado ni incentivado” a producir, explicó el opositor.

El usufructuario Daniel Alfaro Frías, en San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa, también coincide en que este censo será otra forma de acoso contra los productores independientes.

“Lo que están haciendo es cada día poniendo más trabas y apretando más al campesinado, que es el único sector que está produciendo algo, porque las empresas estatales no están produciendo nada”, dijo el campesino que mantiene varios cultivos en una parcela de tierra arrendada al Estado.

Conteo de ganado en la Isla de Pinos como parte del llamado "Ejercicio Nacional del Censo del Ganado".
Conteo de ganado en la Isla de Pinos como parte del llamado "Ejercicio Nacional del Censo del Ganado".

El primer ministro cubano Manuel Marrero dijo en una reunión de gobierno que el MINAGRI debe "ejercer con autoridad sus funciones estatales pues han proliferado violaciones, casos de corrupción y falta de control en tareas estratégicas como la entrega de tierras y de ganado en usufructo".

El gobernante hizo un llamado a "restituir la legalidad y no permitir que quienes fueron beneficiados con esos recursos del Estado malversen con ellos y se sientan dueños absolutos, pues se les ofreció para, ante todo, producir alimentos destinados al pueblo".

El agricultor Emiliano González, residente en la zona del Horno, en Bayamo, Granma, criticó el centralismo estatal que por años viene limitando a los campesinos independientes cubanos.

“En el año 1959 Cuba era uno de los países mayores exportadores de azúcar y de café, y el arroz que se cosechaba en el país daba para el consumo nacional, y hemos llegado al momento actual donde la mano negra del gobierno, ha entrado en la agricultura y ha destruido completamente la agricultura”, opinó el campesino.

Un campesino ara un campo con bueyes en una finca a las afueras de La Habana. (AP/Desmond Boylan)
Un campesino ara un campo con bueyes en una finca a las afueras de La Habana. (AP/Desmond Boylan)

Vladimir Ríos Cruz, quien reside en la cooperativa Los Cristales, en Arroyo Blanco, Jatibonico, en la provincia de Sancti Spíritus, también se opone a que hayan mayores controles sobre los productores.

“Lo de ellos es fiscalizar y controlar, y tener el control absoluto de todo, pero aquí lo que hace falta es producir, el campesino lo que necesita es libertad, nada más que eso para poder producir”, advirtió Ríos Cruz.

El Ministro de la Agricultura, Ydael Pérez Brito, mencionó que aumentar el control sobre el uso y explotación de la tierra, es una de las prioridades de su ministerio para este año.

Desde la ciudad de Santa Clara, el cuentapropista Yoel Espinosa Medrano dijo que “este control va a ser para poder señalar con un dedo, tú tienes tantas cabezas de ganado y no estas produciendo, tienes tantas hectáreas de tierras y no estás produciendo, mientras ellos tienen la mayoría de las tierras más fértiles con mayores condiciones, y están prácticamente en bancarrota porque no producen hace años”.

Un ejemplo de esto, lo puso esta semana Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido Comunista (PCC) en La Habana, quien aseguró que en 2023, en La Habana murieron más vacas de las que nacieron y las autoridades aseguran que una de las principales causas de los fallecimientos fue el hambre, mayormente en terneros.

“Se perdieron más cabezas de ganado por hambre que por hurto y sacrificio”, dijo el funcionario.

Fuentes del MINAGRI han reconocido que en los últimos años las inversiones en el sector agropecuario no superan el 5% y que “las mayores limitaciones están en la falta de capital de trabajo (portadores energéticos, lubricantes, insumos, materias primas, partes, piezas y agregados para los equipos de riego, la maquinización y el transporte, los implementos, falta de componentes eléctricos y los equipos tecnológicos)”.

La escasez de harina de trigo, otro eslabón en el mal funcionamiento de la economía cubana

Una cubana muestra su vieja libreta de racionamiento junto a una ración de pan. (AFP/Archivo)
Una cubana muestra su vieja libreta de racionamiento junto a una ración de pan. (AFP/Archivo)

El economista Miguel Alejandro Hayes Martínez considera que la escasez de harina de trigo para la elaboración del pan no es más que otro eslabón en el mal funcionamiento de la economía cubana.

“Esta situación no es nueva ”, dijo este martes el experto a la revista informativa Martí Noticias AM.

“El problema se agudizó durante la pandemia y se ha ido extendiendo. De hecho, esta sería como la cuarta vez de un anuncio de ese tipo en el país, donde lo más triste es que siempre la respuesta del gobierno ha sido la misma, o sea ninguna”, acotó.

please wait

No media source currently available

0:00 0:09:35 0:00

Acerca de la negociación de la compra de harina importada por las formas no estatales de gestión el economista comentó. "Es la primera vez que el país adopta la medida de permitir que el sector privado importe harina para luego el gobierno comprarlo”.

“Una medida que desaprovecharía el flujo de remesas y divisas invirtiéndolas en algo, tan elemental y básico como el trigo, que se produce en la isla y que -a pesar del discurso oficialista- existen casos documentados”, explicó.

Hay "agricultores exitosos en el cultivo del trigo que producen pan", comenta el analista, quien considera que “debería existir una política implícita para que se combine el sector privado con la agricultura cubana, de manera que se genere un encadenamiento productivo alrededor del cultivo del trigo, una industria muy amplia para la producción de panes y dulces”.

Según Hayes lo que sucede es que “el gobierno ha direccionado una parte del sector privado a resolver el propio problema del gobierno con las divisas y no para cambiar la crisis de fondo de la economía cubana en términos de producción”.

“Permitir esta importación en un plazo inmediato está bien como una solución desesperada para, por así decirlo, el ‘pan de mañana’, pero la solución justa es replantearse esa posición y buscar una estrategia que permita que Cuba pueda convertirse en un productor de trigo en el futuro”, apuntó.

"El problema del déficit del trigo es una pieza más, que refleja el mal de fondo del país, que no es otra cosa que la incapacidad productiva, de generar exportaciones competitivas en materia de economía”.

Info Martí | Cuba “sin pan”
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:46 0:00

Para Hayes la falta de pan genera problemas aún más graves para "la mesa del cubano", ya que encontrarle un sustituto es aún más complejo.

“La verdadera solución está en una transformación radical de la economía y el sistema político cubano porque todas estas crisis son la expresión de un problema más grande. En algún momento llegará el barco con la harina, pero esa crisis retornará. Si el problema es de fondo las soluciones tienen que ser también de fondo”, concluyó el experto, graduado en la Universidad de La Habana.

Este fin de semana las autoridades dijeron que no podrían garantizar hasta finales de marzo el pan subvencionado de la canasta básica por desabastecimiento de harina de trigo.

El presidente del grupo empresarial de la Industria Alimentaria, Emerio González Lorenzo, precisó que "la elaboración del pan que se vende en las bodegas cubanas por la libreta de racionamiento requiere de unas 20 mil toneladas mensuales de harina" y había "inestabilidad en el suministro".

Campesinos culpan al régimen y a sus dirigentes del fracaso agrícola en Cuba

La sombra de un agricultor en la finca Vista Hermosa en Bacuranao, en agosto de 2022. Campesinos cubanos reclaman mayores libertades para producir y comercializar sus productos (Foto AP/Ramón Espinosa)
La sombra de un agricultor en la finca Vista Hermosa en Bacuranao, en agosto de 2022. Campesinos cubanos reclaman mayores libertades para producir y comercializar sus productos (Foto AP/Ramón Espinosa)

Campesinos independientes desde la isla aseguraron a Martí Noticias que son el Partido Comunista de Cuba y el gobierno del país, los únicos responsables del fracaso de la Ley de la Soberanía Alimentaria.

El primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, reconoció el martes la ineficiencia de la Ley de Soberanía Alimentaria, que fue aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en mayo de 2022.

Según el texto de la ley, la normativa está diseñada para "garantizar producciones de alimentos sensibles a la nutrición, fomentar sistemas alimentarios locales soberanos y sostenibles y movilizar los recursos financieros, tecnológicos, técnicos y alianzas que posibiliten la implementación de sistemas alimentarios soberanos y sostenibles".

En la reunión de balance anual del Ministerio de la Agricultura, el funcionario dijo que los resultados previstos con la aprobación de esa ley "no se palpan aún" y señaló que en la agricultura han proliferado violaciones, casos de corrupción y falta de control en tareas estratégicas como la entrega de tierras y de ganado en usufructo.

Sobre el tema, campesinos independientes desde la isla, aseguraron a Martí Noticias, que son el Partido Comunista de Cuba y el gobierno del país, los únicos responsables del fracaso de esta Ley de la Soberanía Alimentaria.

Desde Pinar del Río, el líder de la Liga de Campesinos Independientes de Cuba Esteban Ajete Abascal, recuerda que ellos llevan más de dos años reclamándole al gobierno cinco puntos para lograr la verdadera independencia alimentaria: Libertad para la producción y distribución de nuestros productos; para fijar los precios de acuerdo con el mercado y para importar y exportar directamente; eliminar por diez años todos los impuestos a productores y procesadores de alimentos y entregar títulos de propiedad permanente a todos los productores agrícolas.

Hasta el momento, ninguno de estos puntos ha sido puesto en práctica por parte del Estado cubano.

Durante su intervención Marrero Cruz también advirtió a los productores cubanos que tienen tierra y ganado en usufructo que no son los dueños, y que esos recursos en realidad son del Estado.

“No es el campesino, es el Estado el que centraliza, fiscaliza, el que controla todo, y es el que debe crear las condiciones para que el campesino pueda comprar los fertilizantes y las cosas que necesita para producir”, aseguró Ajete Abascal.

Entrevistas a campesinos cubanos
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:38 0:00

Según reseña el periódico Trabajadores el primer ministro pidió revisar las contrataciones, en las exportaciones y las inversiones extranjeras como fuentes de ingresos de divisas, en la aplicación de la ciencia y la técnica, y en la atención a los productores, a las bases productivas, a las montañas y a la ruralidad.

El usufructuario Daniel Alfaro Frías, desde San Antonio de los Baños, en Artemisa, analizó la situación del campesinado cubano. “El campesino muere en la mano del Estado porque el combustible y los medios y recursos los tienen ellos".

"Tienen que quitar la pila de intermediarios que tienen ellos, Acopio, la Agricultura, cuando eso no existía en Cuba había comida, compadre”, explicó.

Desde Bayamo, provincia Granma, Emiliano González consideró que la solución está en darle la propiedad al campesino.

"El problema se resuelve con que el campesino pueda trabajar independiente del Estado, ese control totalitario que tiene el Estado lo que más da es miseria y más hambre”, aseguró el agricultor.

En la reunión de esta semana, Ydael Pérez Brito, ministro de la Agricultura, precisó que este año van a concentrar los recursos disponibles "fundamentalmente en los ocho polos productivos, 22 municipios y las 22 empresas mayores productoras del país y que se diseña un sistema financiero, en ambas monedas para disponer de los ingresos en divisas que se generan por las exportaciones del sector.

Vladimir Ríos Cruz, desde la cooperativa Los Cristales en Arroyo Blanco, en el municipio de Jatibonico, en la provincia de Sancti Spíritus, señaló que los gobernantes cubanos son los únicos responsables "del caos que tienen armado aquí".

"El guajiro, compadre, lo único que hace es trabajar, yo quisiera que tú vieras eso, guajiros pagando 500 la mañana para que una persona vaya a trabajar, porque 500 pesos en Cuba no es dinero”, explico Ríos Cruz.

Desde el poblado de Cabañas, en Mariel, Leonardo Rodríguez, el promotor de la Corriente Martiana dijo que “los responsables únicos de que en Cuba exista la crisis general, pero sobre todo alimentaria, son el Partido Comunista de Cuba, su gobierno y todas sus instituciones".

"Si ellos, a tiempo, hubieran procedido a la privatización de la agricultura, es decir a entregar las tierras en propiedad, instaurar el Mercado Libre Campesino, si se hubiera permitido que se hicieran compras por los campesinos sin mediar el Estado, y además se hubiera acabado con el mecanismo tan ineficiente y corrupto como es Acopio, hoy día en Cuba tendríamos Soberanía y Seguridad Alimentaria”, advirtió el activista.

Cubanos celebran acuerdo de alimentos con Emiratos y Brasil y se preguntan qué dará La Habana a cambio (VIDEO)

FOTO ARCHIVO. Rosa López posa junto a su refrigerador antes de preparar una comida para sus nietos, en Mariel, Cuba, el 18 de mayo de 2023. Foto AP/Ramón Espinosa
FOTO ARCHIVO. Rosa López posa junto a su refrigerador antes de preparar una comida para sus nietos, en Mariel, Cuba, el 18 de mayo de 2023. Foto AP/Ramón Espinosa

Un cargamento de leche en polvo llegó el martes a la Terminal de Contenedores del puerto del Mariel, en la provincia Artemisa, como resultado de un acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos, Brasil y Cuba, que permitirá la entrega a la isla de ayuda alimentaria por valor de 50 millones de dólares.

Algunos cubanos ponen en duda la efectividad y transparencia de este convenio y ven con preocupación y escepticismo los verdaderos beneficios y el costo oculto que traerá para Cuba.

Yosvani es un joven cuentapropista residente en Banes, provincia Holguín, quien reconoce que “todo lo que sea de otro país, de beneficio al pueblo de Cuba, es bueno”.

La ayuda será financiada, según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, MINREX, por los Emiratos y será enviada a Cuba desde Brasil. De acuerdo a lo anunciado, servira para mejorar la adaptabilidad de los sistemas alimentarios y aumentar las inversiones en proyectos especializados en la producción y distribución de alimentos nutritivos, saludables y sostenibles.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:32 0:00

Félix, quien reside en la ciudad de Holguín, mencionó la urgente necesidad de abordar directamente el hambre y la escasez en el país.

“Aquí lo que hace falta es que se acabe el hambre y la necesidad que pasa la gente. El acuerdo es entre ellos, que son blancos y se entienden” señaló.

Por su parte, el comunicador Boris González Arenas coincidió en la urgencia de apoyar cualquier iniciativa que lleve alimentos a la población cubana, dadas las condiciones de hambre y escasez que enfrentan muchos cubanos, especialmente los más pobres.

“Lo primero es que cualquier contrato con Cuba que permita importar alimentos, de los cuales una parte vayan a la población cubana, es algo que hay que apoyar porque en Cuba hay mucha hambre. Los niños en las escuelas, en las aulas, en la Educación Física sufren mareos porque tienen hambre”, aseguró.

El periodista también señaló la importancia de cuestionar los términos del acuerdo y preguntarse qué está dando Cuba a cambio de esta ayuda, así como la transparencia en la distribución de los alimentos entre la población.

Info Martí | Más ayuda, gobierno cubano anuncia que recibirá alimentos de Brasil
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:39 0:00

“Viene un segundo elemento: ¿Para quién es esa comida?", preguntó González Arenas, quien consideró que "el castrismo se sostiene, precisamente, por la depauperación y por la miserabilización de los cubanos".

"Hay que tener en cuenta algo, son 50 millones de dólares, lo que dicen que van a mandar en alimentos, o sea, si viene toda para la nación cubana, aun así es poca comida” expresó el activista.

“Lo otro que no dice la noticia es qué está dando Cuba a Emiratos Árabes Unidos o a Brasil a cambio de 50 millones de dólares y un poquito más de cosas, que no sabemos cuáles son. ¿Qué más de nuestro patrimonio robado por los comunistas se está dando a cambio de migajas? Esa es la pregunta que hay que hacerse”, concluyó.

Este miércoles la prensa cubana informó acerca de la visita a Dubai del primer ministro, Manuel Marrero Cruz, donde asistió a la Cumbre Mundial de Gobiernos. En los reportes hicieron referencia a "proyectos de alto impacto social relacionados con los sectores energético e hidráulico", la rehabilitación de la red hidráulica de la zona sur de La Habana y el mejoramiento de los servicios de agua, alcantarillado y drenaje, también para fuentes renovables de energía en el municipio especial Isla de la Juventud y la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas.

El anuncio de los 50 millones para ayuda alimentaria se produce en medio de una profunda escasez de alimentos, que incluye los distribuidos por la canasta básica familiar en la red estatal de bodegas.

Cuba quiere contar su ganado, diezmado por el hurto y sacrificio

Las vacas pastorean en los alrededores de la abandonada planta nuclear de Juraguá, en Cienfuegos. (REUTERS/Desmond Boylan/Archivo)
Las vacas pastorean en los alrededores de la abandonada planta nuclear de Juraguá, en Cienfuegos. (REUTERS/Desmond Boylan/Archivo)

Cuba detendrá, a partir del 15 de febrero, la compraventa de ganado mayor entre particulares, como parte de “un ejercicio de control a la posesión, uso y legalidad de la tierra y el ganado mayor”.

La medida responde a que el 1 de marzo, el Ministerio de la Agricultura (MINAG) iniciará un censo ganadero vacuno para actualizar el Registro Pecuario del país.

La auditoría se ordena en un contexto en que las cifras de mermas de la población ganadera son alarmantes en gran medida por el hurto y sacrificio de las reses.

A finales del pasado año, la Comisión Agroalimentaria informó a la Asamblea Nacional que en 2023 la pérdida en la masa ganadera por hurto y sacrificio ascendió a más de 155.000 cabezas.

En conversación con Martí Noticias, campesinos lamentaron la pasividad de la policía ante los robos de ganado y advirtieron que son cada vez más los que se deshacen de sus animales para no enfrentar los ataques de los cuatreros y las presiones de las autoridades por las pérdidas.

Post en el grupo de Facebook Fincas y vacas en Cuba.
Post en el grupo de Facebook Fincas y vacas en Cuba.

“No se trabaja como se debería trabajar, realmente. Eso es un mercado negro que no es tan amplio y por lo general la gente sabe quién la vende. A mí me robaron los bueyes, me robaron las vacas. Yo hice la denuncia y no pasó nada. Nadie fue al lugar de los hechos donde mataron a los animales; nadie fue a ver lo que me hicieron en el corral”, indicó Rogelio Pérez, un campesino de Alquízar, en la provincia de Artemisa.

El nuevo Código Penal castiga con entre cuatro y diez años de privación de libertad el delito principal de sacrificio, y aumentó de tres a seis meses de cárcel el límite mínimo de la sanción a imponer a quienes adquieran carne de ganado mayor sabiendo que proviene de un sacrificio ilegal.

A pesar de las campañas y operativos coordinados del Ministerio del Interior (MININT), las organizaciones oficialistas y brigadas de campesinos, en lugar de erradicarse, el delito florece con bastante impunidad.

“Sí cogen personas por hurto y sacrificio, pero cogen cinco y salen diez por la escasez de la carne. No hay ningún mercado que la provea, y es en bolsa negra por donde sale. Entonces, el del hurto y sacrificio es un negocio riesgoso, pero lucrativo. No es que la gente prefiera pagarla en bolsa negra, es que es la única forma de obtenerla”, precisó Pérez.

El aumento de cuatreros en las zonas rurales, algunos portando armas blancas o de fuego, obliga a los campesinos a custodiar constantemente a sus animales, además de correr el peligro de convertirse ellos mismos en víctimas.

Un campesino con su yunta de bueyes. (Foto: Eradis Lumpuy Alonso/Facebook)
Un campesino con su yunta de bueyes. (Foto: Eradis Lumpuy Alonso/Facebook)

“En Cienfuegos y en Ciego de Ávila mataron a campesinos. Hace un promedio de seis o siete días, aquí al lado de la finca mía, se llevaron una vaca y un añojo (...). Pero ahora mismo aquí, cerca de la localidad donde yo vivo, cogieron a un hombre con 80 libras de carne, lo llevaron para el calabozo, lo metieron preso tres días, lo soltaron con una fianza de 5.000 pesos y a esperar juicio, y ahora lo volvieron a coger con trescientas y pico libras de carne. Ahora sí ya lo encarcelaron, pero, bueno ¿para qué lo soltaron la primera vez?”, cuestionó el agricultor.

Cuba, de ser uno de los países de mayor consumo de carne de res ha descendido a índices inferiores a los de Haití y Ruanda.

“En el caso de la leche o de la carne, que es una de las cosas que más nos afecta, es porque no hay ley contra los ladrones. El campesino, por ese lado, está desprotegido totalmente”, consideró Pedro Manuel Dorado, un “productor de avanzada” de la Cooperativa de Créditos y Servicios Enrique Campos, en La Jabilla, Guantánamo.

“Un litro de leche, lo pueden pagar [el gobierno] a 20, a 30 [pesos] que nadie quiere tener una vaca porque te van a matar a tu casa por una vaca y, prácticamente, no se hace nada por eso. Eso es lo que me ha desmotivado mucho la producción de ganado. Están muy flojos contra los ladrones. La ley la pone el Estado y si el Estado no hace cumplir las leyes, esto tiene que cambiar”, aseguró.

Miles de cubanos han sido enjuiciados y condenados a prisión durante décadas a causa de delitos relacionados con el sacrificio ilegal de ganado vacuno.

Lote de ganado a la venta. (Facebook/Fincas y vacas en Cuba)
Lote de ganado a la venta. (Facebook/Fincas y vacas en Cuba)

“Claro, tiene que haber una estabilidad de todo, en la oferta y la demanda, y que se vea que el campesino tiene una protección. A mí me parece que el personal que hay en estos momentos del MININT no es suficiente para la cantidad de ladrones que hay”, remachó Dorado.

Para Germán Manuel González Rodríguez, un economista artemiseño con más de 50 años de experiencia en empresas agropecuarias, el hurto y sacrificio tienen un móvil fundamental: la carencia de carne bovina.

“Existe una demanda insatisfecha de carne de vacuno a partir de hábitos alimentarios que datan de la colonización de la Isla, y por necesidades especiales para enfermos, menores de edad y ancianos”.

Según el perito agrario, la falta del alimento se une a “los desmesurados precios a los que la vende el Estado, en dólares de Estados Unidos o en MLC [Moneda Libremente Convertible], inalcanzables para el cubano de a pie”.

El especialista apuntó como otra de las razones para que prolifere el hurto y sacrificio de ganado, la forma en que se pastorea. “La ganadería en Cuba existe en forma extensiva en zonas rurales, con potreros o pastoreos abiertos, donde es muy difícil hacer una custodia efectiva del ganado vacuno y caballar”.

“Para un campesino aislado, desarmado, resulta muy difícil enfrentar a los cuatreros que llegan a la agresión física, a veces con lesiones o resultados mortales”, explicó.

Agregó que “para un campesino vender un animal de desecho, se hace difícil con la empresa estatal, pues los precios son ínfimos, ridículos, y los plazos para pagar de estas empresas suelen tender al infinito. En cambio, el matarife clandestino paga ipso facto, ‘cash’. Se ponen de acuerdo las partes, el campesino deja el animal en un lugar acordado y cobra. Se ahorra los engorrosos trámites con la empresa estatal… y gana más”.

En mayo de 2023, el director de ganadería del Ministerio de la Agricultura, Adrián Gutiérrez Velázquez, dijo al medio oficialista Cubadebate que la permisibilidad del sacrificio de ganado a productores, aprobada en la resolución 88 de 2022, lejos de disminuir el hurto, “facilita que las personas que están sacrificando ilegalmente se puedan justificar por esta vía”.

González Rodríguez añadió que las consecuencias del tráfico ilícito de carne de res van desde la ausencia de garantía en la salubridad y calidad de la carne y condiciones higiénicas con las que se manipula, hasta la afectación económica para el campesino y el Estado, pues el matarife no selecciona animales de desecho, concluida su vida útil. “Mata al animal que le sea posible, a veces muy valioso”.

Otro asunto para tener en cuenta es la crueldad con la que operan los cuatreros, que para resguardarse y no ser atrapados, en ocasiones solo se llevan los cuartos traseros, destazando el pobre animal aún vivo”, afirmó el especialista.

Cargar más

XS
SM
MD
LG