Enlaces de accesibilidad

Irán busca apoyo de No Alineados


El canciller iraní, Ali Akbar Salehi, habla al inicio de las reuniones previas a la cumbre de los NOAL en Teherán.

El régimen iraní quiere que la cumbre de los NOAL, que se efectuará esta semana en Teherán, apoye su controvertido programa nuclear, que según expertos de Occidente tiene fines militares.

El gobierno iraní busca dar legitimidad a su polémico programa de desarrollo nuclear con la cumbre del Movimiento de Países No Alineados (NOAL), de la que será anfitrión en su capital, Teherán, el próximo 30 y 31 de agosto.

Durante las sesiones preparatorias de la reunión, a la que asistirán representantes de más de un centenar de países, el canciller iraní, Alí Akbar Salehi, llamó a los NOAL a rechazar las sanciones internacionales impuestas a Teherán por su política nuclear.

“Los No Alineados deberían oponerse duramente a las sanciones unilaterales de ciertas naciones contra algunos de sus miembros”, declaró Salehi en alusión al embargo petrolero impuesto por la Unión Europea y las medidas financieras adoptadas por EE.UU. contra Teherán bajo la sospecha de que los iraníes buscar fabricar armas atómicas.

Esas sospechas se han hecho mayores después de que la agencia de control nuclear de Naciones Unidas, la OIEA, ha pedido infructuosamente inspeccionar instalaciones del complejo de Parchin, donde expertos de la agencia creen que los iraníes han llevado a cabo pruebas nucleares con fines militares.

La prensa estatal iraní insinuó esta semana que diplomáticos de los NOAL podrían visitar Parchin, sin especificar qué áreas, lo que podría ser insuficiente a los ojos de la OIEA porque de acuerdo con fotos de satélites Irán habría acondicionó los últimos meses el sitio con intención de borrar vestigios de cualquier experimento nuclear ilícito.

Entre los gobiernos de los NOAL que se espera que respalden incondicionalmente a Irán en la cumbre, como lo han hecho hasta ahora en otros foros internacionales, figuran Cuba, Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

El gobierno iraní, que más de una vez se ha pronunciado por la aniquilación del estado de Israel, es el mayor aliado en Oriente Medio del gobernante sirio de Bashar al Assad, y ya anunció que aprovechará la cumbre para defender la posición del régimen de Damasco.

Se espera que a la cumbre asistan 36 jefes de Estado o de Gobierno y decenas de ministros y altos funcionarios de cerca de 120 países, así como el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien dijo que iría a Teherán a pesar de que su presencia en el cónclave no es bien vista por EE.UU e Israel.
XS
SM
MD
LG