Enlaces de accesibilidad

Arabia Saudí: el Internet para desafiar a las autoridades


La tecnología en los países árabes.
Los activistas saudíes usan los nuevos medios electrónicos para luchar por la participación política, la reforma judicial y el fin de la discriminación ante un gobierno
"intolerante y represivo", difundió hoy Human Rights Watch (HRW).

En un informe titulado "Desafiando las líneas rojas: historias de activistas saudíes", el grupo de derechos humanos presenta las historias de once activistas de derechos sociales y políticos de Arabia Saudí y su lucha frente a la represión de las autoridades. "Los activistas saudíes están empleando los nuevos medios para
echar en cara a su gobierno rampantes violaciones de derechos", afirma el subdirector para Oriente Medio de HRW, Joe Stork.

Varios activistas están utilizando las redes sociales y foros para tejer redes e iniciar campañas digitales, como la de "Women2Drive", que anima a las mujeres saudíes a conducir y desafiar al régimen, que les prohíbe esta práctica. "Las autoridades saudíes piensan que pueden utilizar la intimidación y la cárcel para detener las críticas, pero los activistas están encontrando vías para expresar sus preocupaciones", subraya Stork.

Desde las revueltas de 2011 en distintos países árabes, estas prácticas electrónicas se han multiplicado, como también lo han hecho los esfuerzos del Gobierno saudí por silenciar e intimidar a los activistas, dice HRW.

Algunos de sus métodos, según la organización, se centran en prohibirles abandonar el país, rescindir sus contratos, difundir campañas de difamación contra ellos, detenerlos, procesarlos e incluso encarcelarlos durante meses sin cargo alguno. La semana pasada, el activista saudí Omar el Said fue condenado por un tribunal a 300 latigazos y cuatro años de cárcel por haber pedido el establecimiento de una monarquía constitucional en Arabia Saudí.

Human Rights Watch insta al Gobierno saudí a que "cese inmediatamente su campaña contra los activistas pacíficos y libere a aquellos condenados exclusivamente por haber hecho uso de su libertad de expresión, de asociación o de conciencia". La organización internacional pide también a las autoridades del
país del Golfo que lleven a cabo una reforma judicial que incluya un código penal escrito, una ley de asociaciones que permita la creación de organizaciones independientes y la abolición de todas las normas que interfieren con la libertad de expresión de forma desproporcionada.

Arabia Saudí carece de un código penal escrito, lo que permite a los jueces dictar sentencias basándose exclusivamente en sus propias interpretaciones del Corán y los preceptos de Mahoma, consideradas las dos fuentes principales de la "sharía" (ley islámica). La ONG estadounidense critica también la complicidad de la comunidad internacional con ese país del Golfo, que en noviembre fue elegido junto con Cuba, China y Rusia miembro del Consejo de la ONU para los Derechos Humanos para los próximos tres años.
XS
SM
MD
LG