Enlaces de accesibilidad

Hillary Clinton trabajó en la sombra por relaciones Cuba-EE.UU.


Barack Obama reunido con su equipo en la Casa Blanca en octubre de 2011, a su izquierda Hillary Clinton.

Clinton y sus asesores –asegura Bloomber View– llevaron la delantera desde 2009 en conversaciones directas con funcionarios cubanos.

Aunque a la vista de todos ha sido el presidente Barack Obama el artífice de los pasos dados para restablecer las relaciones diplomáticas Cuba-Estados Unidos, la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton trabajó denodadamente para llevar a cabo esta decisión hace varios años, según apunta el portal Bloomberg.

Clinton y sus asesores –asegura Bloomber View– llevaron la delantera desde 2009 en conversaciones directas con funcionarios cubanos, según declaraciones de expertos de la Casa Blanca que participaron en los debates en que se discutía desde dentro del Gobierno el acercamiento entre las dos naciones.

El martes pasado cuando se anunció la liberación de Gross, Clinton se apuró a afirmar: "Como Secretaria de Estado, empujé para su liberación, me mantuve en contacto con la esposa de Alan, Judy y sus hijas, y llamé a una nueva dirección en Cuba", dijo.

"Hillary Clinton jugó un papel muy grande", dijo Steve Clemons, miembro de la Fundación Nueva América, que abogó por cambios en la política estadounidense hacia Cuba. "El presidente, en cuanto llegó a la Oficina Oval pensó que haciendo algo en ese sentido sería algo inteligente, pero otros asuntos de mayor prioridad lo golpearon", concluyó Clemons.

Arturo Valenzuela, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, era el hombre clave de Clinton en el tema sobre Cuba en aquel momento. Él trabajó con Ricardo Zúñiga, quien era el jefe de la oficina del Departamento de Relaciones con Cuba.

Zúñiga se movió tras bambalinas para reunirse con funcionarios cubanos en 2009, 2010 y 2011 para explorar las formas de avanzar, señala Bloomber View.

Por último, la Cumbre de las Américas de Cartagena fue una llamada de atención urgente para la ex secretaria Clinton, apuntó Julia Sweig, experta en el tema de Cuba en el Consejo de Relaciones Exteriores. "Ella tuvo una experiencia muy dura y fue a ver a la unanimidad de la opinión latinoamericana, de modo tal que vio cómo la recuperación de la posición de Estados Unidos en la región realmente pasaba por La Habana", señala Sweig.

Después de regresar a Washington, Clinton indicó a su jefe de planificación de políticas, Jake Sullivan, trabajar varias opciones para diseñar un enfoque político y presentarlo al Presidente. El resultado fue, en esencia, lo que Obama anunció el miércoles y ha desatado la polémica con los partidarios y detractores del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG