Enlaces de accesibilidad

Grupo independiente busca generar debate en Cuba


Una mujer acude a una Casa de Cambios (CADECA) para cambiar dólares por pesos cubanos. Archivo.

El nuevo proyecto, conocido como Cuba Posible, se suma a un puñado de iniciativas que tratan de ocupar un lugar entre la prensa oficial y portales ferozmente antigubernamentales que muy poca gente ve en esta nación.

Los antiguos editores de uno de los pocos medios de prensa independientes de Cuba han reanudado esfuerzos por generar debates sobre el futuro del país. Para ello, han lanzado una serie de foros públicos al tiempo que consideran la posibilidad de publicar un cuaderno que aborda los problemas más acuciantes que enfrenta la isla.

El nuevo proyecto, conocido como Cuba Posible, se suma a un puñado de iniciativas que tratan de ocupar un lugar entre la prensa oficial y portales ferozmente antigubernamentales que muy poca gente ve en esta nación. Casi todas las publicaciones independientes son revistas académicas que esporádicamente realizan foros públicos y son leídas por la elite cubana.

El abogado Roberto Veiga y el periodista Lenier González alcanzaron renombre entre los intelectuales cubanos al transformar la revista católica Espacio Laical en un influyente foro que promovió el debate sociopolítico antes de alejarse de ese medio luego de ser criticados por la iglesia por su agresiva cobertura de temas de actualidad.

Los dos hombres y su pequeño círculo de colaboradores estrechos dicen confiar en que su nuevo proyecto puede ofrecer un espacio para el diálogo entre partidarios del gobierno y sus opositores sin causar las iras de las autoridades, extremadamente sensibles a las críticas y que observan de cerca las posibles fuentes de oposición.

"Aspiramos a que se nos escuche en el mundo de la política y se nos tenga en cuenta", declaró el sociólogo Aurelio Alonso, que apoya el proyecto. "Que lo que se diga no se quede en el vacío, sino que se transfiera a las instituciones y se transfiera a los actores políticos".

Cuba Posible cuenta con fondos de la Universidad de Oslo y funciona en las instalaciones del Centro Cristiano de Reflexión y el Diálogo, una organización ecuménica que realiza proyectos comunitarios y que periódicamente publica boletines en Cárdenas, ciudad localizada a una hora y media al este de La Habana. Funcionando desde allí, la nueva agrupación puede usar los permisos del centro sin necesidad de conseguir la autorización que deben obtener las nuevas publicaciones independientes.

"Siempre ha habido personas dentro del Gobierno a las que no les gusta lo que hacemos y ha habido personas dentro del Gobierno que atienden lo que hacemos", dijo Veiga a Associated Press la semana pasada. "Hay una variedad de opiniones pero no hay una política de gobierno destinada a desarticularnos y combatirnos".

El primer foro público de Cuba Posible se realizó la semana pasada y atrajo a decenas de académicos e intelectuales y dio una idea de cómo se piensa manejar la agrupación. El tema central, "Cuba: Soberanía y el Futuro" fue, aunque sensible para los presentes, lo suficientemente ambiguo como para evitar generar suspicacias en el gobierno. Los participantes se abstuvieron de criticar abiertamente al presidente Raúl Castro o al sistema comunista de un solo partido.

Pero algunos de los que hablaron, especialmente gente del público que hizo preguntas a los panelistas, no se guardaron nada y cuestionaron el manejo oficial en sectores que iban desde la expansión de la economía hasta la actualización de los programas educativos.

González afirmó que los fundadores del proyecto defienden a capa y espada la soberanía de Cuba y quieren mejorar el actual sistema más que derrocarlo y volver al pasado prerrevolucionario. "Creemos que esa no es una posibilidad para Cuba (volver al pasado de antes de la revolución), no la queremos", expresó. "Vamos a trabajar para hacer las preguntas que tocan, para mantener la utopía de que un país mejor es posible, y es posible hacerlo entre cubanos que piensan diferente y que tienen unos valores comunes".

El prominente empresario cubano exiliado Carlos Saladrigas, quien participó en foros organizados por Espacio Laical, dijo que creía que Cuba Posible podría llegar a tener más influencia que la vieja publicación de sus dos impulsores. "Por el momento su misión es poner sobre la mesa ideas que requieren un debate crítico. Cuba tiene que reconsiderar un montón de cosas", sostuvo Saladrigas. "Si salen adelante en este proceso, pienso que van a hacer un gran aporte a este diálogo entre cubanos".

González, quien tiene 33 años, y Veiga, de 49, dicen que planean publicar su primer cuaderno, que podría tener hasta 100 páginas, hacia fin de año. También planean llevar a cabo una serie de foros públicos para hablar sobre temas de actualidad.

Hablando luego del primer foro, Veiga mencionó el lento progreso hacia la abolición de la doble circulación monetaria, como ejemplo del tipo de problemas que Cuba Posible podría abordar. Supuestamente, la doble divisa le permite a Cuba mantener grandes subsidios en pesos cubanos y al mismo tiempo manejar una economía paralela con precios que se asemejan más a los de Estados Unidos y Europa. Pero el sistema creó inadvertidamente una nueva clase de cubanos privilegiados con acceso a pesos convertibles y esto dio lugar a su vez a distorsiones económicas, como una tasa especial de cambio para empresas estatales que, en la práctica, las subsidia con pesos convertibles baratos.

Cuba no puede deshacerse del peso convertible y de los subsidios sin aumentar su productividad, no puede incrementar su productividad sin inversión extranjera y no puede atraer suficiente inversión extranjera si no reforma su sistema monetario, señaló Veiga.

"Estamos atrapados en un círculo vicioso y hay que salir de ello", afirmó. "Un elemento esencial de la solución está en la creación de una clima de confianza entre los cubanos, entre los cubanos de adentro, entre los cubanos de afuera, entre Cuba y los Estados Unidos, entre Cuba y el resto de los países". "Nos empeñamos desde el principio en algo que en un momento pareció imposible y que hoy es más posible", agregó. "Que personas con pensamientos diferentes puedan compartir los mismos espacios e incluso puedan trabajar juntos".

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG