Enlaces de accesibilidad

Federer se cita con Cilic y con la historia en la final de Wimbledon


Federer celebra su victoria sobre Berdych.

En caso de ser campeón el domingo, Federer ganaría su Grand Slam número 19 y establecería un récord de títulos en Wimbledon, rompiendo la igualdad a 7 que mantiene con el estadounidense Pete Sampras y el británico William Renshaw.

El suizo Roger Federer, que aspira a un histórico 8º título en Wimbledon y un 19º del Grand Slam, y el croata Marin Cilic se clasificaron este viernes para la final masculina del emblemático torneo londinense, que disputarán el domingo, a las 9:00 a.m., hora estándar del este.

Ambos llegaban como favoritos a estas 'semis' y en ambos casos cumplieron con lo esperado: primero Cilic (6º del mundo) se deshizo del estadounidense Sam Querrey (28º) por 6-7 (6/8), 6-4, 7-6 (7/3) y 7-5, antes de que Federer (5º) ganara en tres sets al checo Tomas Berdych, por 7-6 (7/4), 7-6 (7/4) y 6-4.

Berdych (i) felicita a Federer por su victoria.
Berdych (i) felicita a Federer por su victoria.

En caso de ser campeón el domingo, Federer establecería además un récord de títulos en Wimbledon, rompiendo la igualdad a 7 que mantiene ahora en el palmarés con el estadounidense Pete Sampras y con el británico William Renshaw, un jugador de finales del siglo XIX.

Con Rafa Nadal, Andy Murray y Novak Djokovic fuera de las semifinales de Wimbledon este año, todas las miradas se dirigían hacia Federer, que ha quedado como gran favorito y que continúa con paso firme, sin perder un set. Ahora está a un único paso de triunfar, cinco años después de su último título en el All England Club, en su jardín favorito.

Con casi 36 años (los cumplirá el 8 de agosto), Federer está viviendo un resurgir impresionante en 2017. Fue el gran protagonista de la primera parte del año, con sus títulos en el Abierto de Australia y en dos Masters 1000 (Indian Wells y Miami).

Luego se tomó un respiro apartándose de la temporada sobre tierra batida, Roland Garros incluido, y ha llegado "fresco", según cuenta, a este reto de Wimbledon.

En la pista central, se vio forzado a recurrir a su mejor nivel de juego, especialmente en momentos cruciales, en los dos 'tie-breaks'. Sus aceleraciones en el golpe de derecha y la solidez de su servicio marcaron la diferencia frente a la potencia del checo, finalista en Londres en 2010.

Este año, Berdych había puesto en apuros a Federer en los cuartos de final de Miami, donde el suizo tuvo que levantar dos bolas de partido para poder ganar. Esta vez el checo no plantó tanta batalla, aunque no se rindió en ningún momento y obligó a Federer a sudar para lograr su billete.

Federer indicó que conoce "muy bien" a Marin Cilic, su rival en la final, y que está "contento" de que haya llegado a disputar su primera final en Wimbledon (segunda en un Grand Slam).

El siete veces campeón del torneo inglés recordó el partido que disputaron en el abierto de Estados Unidos en 2014, año que Cilic se alzó con el título, y sostuvo que espera que "no juegue tan bien" el domingo como lo hizo en ese encuentro.

El de Basilea rememoró también los difíciles momentos que atravesó el pasado año, cuando tuvo que tomarse unos meses de descanso para cuidar sus rodillas, pero declaró sentirse "contento" por haberlo hecho.

"Ese tiempo me vino bien porque mi vida es más que el tenis, quiero ser también un buen padre y un buen marido y es bueno a veces tomarse un tiempo", señaló.

Con 35 años, Federer se convertirá este domingo en el tenista de mayor edad en haber disputado una final en el All England Tenis Club desde 1974, año en el que el australiano Ken Rosewall la disputó con 39 años.


(Con información de AFP y EFE)

XS
SM
MD
LG