Enlaces de accesibilidad

La recuperación de los Heat de Miami como equipo ganador vuelve a ser un hecho como sucedió en la pasada temporada y con su gran triunfo de visitante ante los Raptors de Toronto le permitió también estrenar liderato.

El escolta reserva Wayne Ellington anotó con penetración cuando restaba menos de un segundo del tiempo reglamentario y los Heat vinieron de atrás para derrotar 89-90 a los Raptors, que cortaron racha de 12 triunfos consecutivos en su campo del Air Canada Centre.

Para los Heat (23-17), la victoria les permite sumar cinco triunfos consecutivos, el octavo en los últimos 10 disputados, y ya comparten el liderato de la División Sureste con los Wizards de Washington, que tuvieron jornada de descanso, y son cuartos en la Conferencia Este.

Ellington volvió a ser el factor sorpresa ganador de los Heat al conseguir 15 puntos, incluida la canasta que decidió la victoria del equipo de Miami, que irónicamente fue la única que consiguió en la segunda parte.

El líder anotador de los Heat volvió a ser el base esloveno Goran Dragic con un doble-doble de 24 puntos, 12 rebotes y cuatro asistencias.

Mientras que el pívot novato reserva Bam Adebayo consiguió un doble-doble de 16 puntos y 15 rebotes, las mejores marcas que ha logrado como profesional.

El pívot titular Hassan Whiteside también logró un doble-doble de 13 puntos y 15 rebotes para los Heat, que habían perdido sus cinco visitas anteriores a Toronto.

Los Raptors tuvieron de nuevo como líder encestador al escolta DeMar DeRozan, que logró 25 puntos, pero falló 19 de 29 tiros de campo sin que pudiese ser factor ganador.

Djokovic regresa tras lesión con una contundente victoria

Novak Djokovic jugó el miércoles su primer partido en seis meses y se impuso por 6-1, 6-4 a Dominic Thiem en el Clásico de Kooyong.

Desde el primer momento, se hizo evidente que Djokovic regresó en plena forma. Se paraba rápido, cambió de dirección repentinamente y lanzó una espectacular volea que superó a Thiem para sellar la victoria.

Entonces se giró y sonrió. Djokovic estaba de vuelta tras la lesión más larga de su carrera y claramente disfrutó de nuevo de estar sobre la pista.


Con una manga de compresión en su brazo derecho para proteger su maltrecho codo, Djokovic dominó a Thiem, número cinco del mundo, en uno de los torneos que sirven de preparación para el Abierto de Australia que arranca la próxima semana.

Todavía con la sonrisa en la boca tras el juego, Djokovic dijo que había tenido dudas sobre si estaría listo para disputar el primer Grand Slam del año, pero que el triunfo sobre Thiem fue un importante impulso.

"Obviamente, durante seis meses estuve esperando este momento de salir a la cancha y jugar un partido", declaró el serbio. "Además, he tenido un gran rival, el número 5 del mundo, así que fue una prueba excelente para mí, para ver dónde estoy".

En un primer momento, Djokovic, que estaba de baja por una lesión en el codo desde su derrota en los cuartos de final de Wimbledon el año pasado, tenía previsto jugar un torneo de exhibición en Abu Dabi y después iniciar la temporada con el torneo de Catar, pero se retiró de ambos por dolores en el codo.

Viajará a Melbourne con la esperanza de poder jugar el Abierto de Australia, donde ganó la mitad de los 12 títulos de Grand Slam que atesora. A pesar de jugar sin dolor el miércoles, dijo que sigue revisando su recuperación "día a día".

"No quiero ser demasiado optimista", dijo. "Obviamente estoy muy contento con el resultado de hoy, pero no quiero decir que todo está cien por ciento. Lo diré el día en que participe en un torneo y me sienta cien por ciento. Por ahora estoy (en el Abierto de Australia) y esperemos con que con el favor de Dios todo estará bien los próximos cinco días".

Djokovic mostró escasas señales de debilidad a pesar de estar tanto tiempo fuera de la cancha: pegaba profundo hacia las esquinas, se movía con flexibilidad y daba voleas precisas.

Además empleó un saque más compacto a fin de aliviar la presión sobre su codo. La táctica le valió tres aces en un solo game contra Thiem en el primer set.

Lo mejor, quizás, es que tenía una actitud más relajada, un agudo contraste con su conducta durante su reciente declive entre finales del 2016 a mediados del 2017 cuando pasaba apuros en las mayores y perdió su lugar número uno en el ránking.

Con renovados ánimos, Djokovic se dirige ahora a Melbourne Park con el objetivo de replicar la hazaña de Roger Federer el año pasado en el Abierto de Australia, cuando el tenista suizo regresó de su propia pausa de seis meses y sorpresivamente ganó el título.

"Por suerte, estoy aquí", dijo Djokovic. "Estoy muy contento de estar aquí, en un país y en una ciudad de los que guardo muy gratos recuerdos".

(Con información de EFE y AP)

XS
SM
MD
LG