Enlaces de accesibilidad

El colesterol bueno también tiene su lado malo


Archivo

La investigación fue publicada en la reciente edición de la Revista Española de Cardiología

Las personas con valores bajos de colesterol HDL, también conocido como colesterol bueno, tienen una mayor probabilidad de padecer síndrome coronario agudo, SCA, advierte La Sociedad Española de Cardiología.

La investigación, realizada por el Departamento de Cardiología del Hospital Universitario San Juan de Alicante, fue publicada en la reciente edición de la Revista Española de Cardiología.

En el estudio participaron 959 pacientes que eran ingresados en un único departamento de cardiología de manera no programada, por dolor torácico con sospecha de origen coronario.

Se ha demostrado que los pacientes con SCA presentan concentraciones plasmáticas de colesterol HDL más bajas y que es mayor el riesgo cuanto menores son los valores plasmáticos de este tipo.

La investigación precisa que de los pacientes estudiados, el 69,4% de los que tenían SCA presentaban concentraciones de colesterol bueno (HDL) inferiores a los 40 miligramos por decilitros de sangre (mg/dl), frente al 30,06% de las personas que tenían cifras superiores.

"El resultado más importante de nuestro estudio ha sido demostrar cómo afectan los niveles de colesterol HDL a nuestro organismo en el pronóstico de síndrome coronario agudo", explicó el doctor Alberto Cordero, cardiólogo del citado hospital.

El especialista añadió que el valor añadió que los resultados obtenidos indican que las cifras bajas de colesterol HDL presentan una fuerte asociación con la presencia de cardiopatía isquémica, lo que puede tener importantes implicaciones para la estratificación de riesgo de los pacientes con dolor torácico.

El aumento de la probabilidad de padecer SCA se explica porque las cifras bajas de HDL se relacionan con una disfunción endotelial, un menor transporte inverso de colesterol, una mayor oxidación del "colesterol malo" y, por lo tanto, la inflamación de la pared vascular y pérdida del efecto protector de este colesterol.

"Hasta ahora se realizaban tratamientos con estatinas para reducir las cifras del colesterol LDL o 'malo', cuya presencia elevada en el organismo también se relaciona con enfermedad cardiovascular", comentó.

Se ha demostrado que la reducción del colesterol "malo" no implica el aumento del "bueno", por lo que es conveniente, según recomendó Cordero, "dejar de fumar, controlar el sobrepeso y practicar ejercicio físico de forma regular".
XS
SM
MD
LG