Enlaces de accesibilidad

El Papa quiere entrar en el reino de los cielos ¿Y el Patriarca?


El entonces primer ministro de Rusia Vladimir Putin felicita al nuevo Patriarca de Moscú Kirill por su entronización en febrero de 2009.(Sputnik)

KIrill, el jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa, que se reunirá la semana que viene en Cuba con el papa Francisco, es conocido por su servilismo a Vladimir Putin... y también por cierto apego a los tesoros de este mundo.

Aprovechando respectivos viajes a América Latina, el papa Francisco y el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa Kirill (Cirilo), se encontrarán el próximo 12 de febrero en el aeropuerto José Martí de La Habana, en lo que sería el primero de tales encuentros, al menos a ese nivel, desde el cisma que dividió hace casi mil años a las iglesias cristianas de occidente y de oriente.

Los dos hombres son las cabezas visibles de dos grandes religiones cristianas que agrupan entre ambas a cerca de 1.500 millones de fieles . Sin embargo, de los dos, el argentino.es el único que parece tomarse a pecho la enseñanza de humildad y austeridad de la figura central del cristianismo.

Es bien conocido el pasaje del evangelio de Mateo (19,24).que cita a Jesús acerca del apego a las riquezas: "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que el que un rico entre en el Reino de los Cielos".

Lo que va de un papa al otro: Francisco introdujo la austeridad en el Papado.
Lo que va de un papa al otro: Francisco introdujo la austeridad en el Papado.

De la temprana ofensiva del sucesor de Benedicto XVI contra los privilegios y lujos del Papado se ha escrito bastante: Jorge Bergogglio renunció al Palacio Apostólico donde se han alojado históricamente los papas, para residir en una pequeña suite de un dormitorio, un salón y un baño en la casa de huéspedes Santa Marta de El Vaticano; cambió el trono de oro por una silla de madera; abandonó las limusinas papales, los atributos bordados en oro o tachonados de oro y piedras preciosas, las estolas, los zapatos rojos…

Esta renuncia a la ostentación y la riqueza, que le acerca mucho más que sus predecesores al joven carpintero galileo que anunció la buena nueva a los pobres, ha despertado muchas simpatías por Francisco, y no sólo entre los católicos.

En Rusia, sin embargo, donde tiene su mayor feligresía la Iglesia Ortodoxa,(alrededor de la mitad de todos, con 150 millones) el Patriarca Kirill tiene una imagen cuando menos controversial, tanto por su connotado colaboracionismo con el gobierno autocrático de Vladímir Putin como por una aparente debilidad por los tesoros de este mundo.

Vladímir Mijáilovich Gundiayev es un ardiente simpatizante de las políticas de Putin, cuya era ha descrito como un "milagro de Dios" al mismo tiempo que llamaba “chillones” a sus opositores. Cuando Cirilo fue entronizado en febrero de 2009 tras la muerte de Alexi, Putin, por entonces primer ministro hasta que pudiera optar nuevamente por la presidencia, asistió a la ceremonia.

Recientemente Kirill ha apoyado la campaña militar de Moscú en Siria, calificándola de "guerra santa". Sin embargo, se molestó cuando Francisco apoyó a los ucranianos frente a la anexión de la península de Crimea por Rusia y su fomento de una guerra espuria en el este de ese país.

Archivo - las integrantes del grupo punk Pussy Riot esperando para ser juzgadas en una sala de un tribunal de Moscú (Rusia).
Archivo - las integrantes del grupo punk Pussy Riot esperando para ser juzgadas en una sala de un tribunal de Moscú (Rusia).

En marzo de 2012 tres mujeres miembros de un grupo artístico anarquista llamado Pussy Riot fueron detenidas por cantar en la Catedral de Cristo Salvador de Moscú una breve canción, en cuyo texto clamaban a la Virgen María para que "sacara a Putin”. Acusadas de vandalismo, enfrentaban hasta siete años de cárcel, y fueron condenadas a dos. Amnistía Internacional las consideró presas de conciencia, pero al comentar sobre el caso, Kirill dijo que estaban "haciendo la obra de Satanás" y debían ser castigadas.

¿Practica lo que predica?

Esta incondicionalidad hacia Putin ha ido incrementando excepcionalmente la influencia de la Iglesia Ortodoxa Rusa, o Patriarcado de Moscú como también se le llama. Pero también motivó a los medios y la oposición a indagar si Kirill realmente practica lo que su iglesia predica. Y lo que han encontrado se asemeja a un "sepulcro blanqueado", de exterior puro y contenido podrido.

Cuando Gundiayev todavía era Metropolitano y encargado de los Asuntos Exteriores del Patriarcado, los diarios Kommersant y Moskovski Komsomolets acusaron a ese departamento de haber abusado de su privilegio de hacer importaciones sin pagar aranceles, para convertirse en el mayor suministrador de cigarrillos importados de Rusia. La fortuna de Kirill fue estimada entonces entre 1.500 y 4.000 millones de dólares.

La "humilde" dacha de Kirill en el Mar Negro, según activistas ambientalistas
La "humilde" dacha de Kirill en el Mar Negro, según activistas ambientalistas

En 2012 el Patriarca fue compensado con 20 millones de rublos (cerca de $700,000) tras ganar una demanda basada en que, durante un trabajo de renovación en un apartamento situado encima del que posee en un exclusivo edificio de San Petersburgo, el polvo que cayó estropeó su colección de libros valiosos.

En 2011 un grupo llamado Vigilancia Ambiental del Norte del Cáucaso publicó fotos de una lujosa residencia cerca del Mar Negro, coronada por un bulbo rojo. Aunque la edificación era presentada como un nuevo centro cultural y espiritual, la organización dijo a Radio Europa Libre / Radio Libertad que se trataba de una casa de descanso o dacha para el Patriarca de Moscú.

El año pasado fotos del dignatario cuando se disponía a subír a un yate, que también se rumora es de su propiedad, fueron posteadas en Twitter (haga clic sobre la foto).

Pero lo que sí era indudablemente suyo era un reloj de pulsera suizo Breguet de 30.000 dólares con el que apareció en una foto, que ocasionó gran revuelo entre el público ruso. El Patriarca aseguró que nunca tuvo un reloj así y que cualquier foto donde apareciera con él era trucada. Luego fue precisamente el Patriarcado el que publicó otra versión retocada de la misma foto, donde ya no se veía el reloj. Sólo que olvidaron eliminar el reflejo de la esfera sobre la mesa:.

Ahora lo ven, ahora no lo ven, pero el reflejo del carísimo reloj Breguett que desapareció de la muñeca del patriarca no fue eliminado por el truco.
Ahora lo ven, ahora no lo ven, pero el reflejo del carísimo reloj Breguett que desapareció de la muñeca del patriarca no fue eliminado por el truco.

  • 16x9 Image

    Rolando Cartaya

    Rolando Cartaya (La Habana, 1952) Graduado de Periodismo, Universidad de La Habana 1976. Ha trabajado en la página cultural de Juventud Rebelde, la agencia UPI, el servicio Worldnet y como editor de las revistas “Newsweek”, “Discover” y “Motor Trend” en español. Ha traducido más de 20 libros para la editorial cristiana Thomas Nelson, Inc. Con Radio Martí desde 1989, ha sido editor, redactor, reportero, y director y guionista del programa “Sin Censores ni Censura”. Actualmente trabaja en martinoticias.com. Fue vicepresidente en la isla del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG