Enlaces de accesibilidad

La OMS advierte del peligro a la salud de los gases diésel


Venta de gasolina Diesel en Cuba
En un anuncio que generó temores entre los fabricantes de autos y camiones, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), ala oncológica de la Organización Mundial de la Salud, OMS, con sede en Francia, reclasificó los gases de la combustión del diésel desde el grupo 2A de probables cancerígenos al grupo 1 de sustancias que tienen relación concreta con el cáncer.

La decisión es resultado de una reunión de una semana de duración de expertos independientes que evaluaron la más reciente evidencia científica sobre la posibilidad de que los gases del diésel y la gasolina provoquen cáncer.

La nueva clasificación coloca a los gases del diésel en la misma categoría de riesgo que otras sustancias nocivas, como el asbesto, el arsénico, el gas mostaza, el alcohol y el tabaco. Christopher Portier, jefe del grupo de trabajo de la agencia, dijo que la conclusión del grupo "fue unánime: la combustión del motor diésel provoca cáncer de pulmón en los humanos".

Añade que "dados los impactos adicionales de las partículas de diésel sobre la salud, la exposición a esta mezcla de químicos debería reducirse a nivel mundial". Los automóviles diésel son muy populares en Europa occidental, donde tratamientos impositivos ventajosos ayudaron a impulsar los avances tecnológicos y el auge de su demanda.

El director del IARC, Christopher Wild, dijo que el énfasis es necesario a nivel global, incluso entre las poblaciones más vulnerables en los países en desarrollo, donde las nuevas tecnologías y las medidas protectoras de otra manera se adoptarían muchos años más tarde.

Durante casi 20 años, la combustión de motores diésel fue definida por el IARC como probablemente cancerígena para los seres humanos -definición del grupo 2A- pero los asesores han recomendado en reiteradas ocasiones desde 1998 la revisión de esa clasificación como una prioridad.

La industria automotriz global alega que los gases de la combustión del diésel debían recibir una clasificación menos riesgosa, que refleje los actuales estándares más estrictos sobre sus emisiones.

El IARC señaló por su parte que consideró los avances recientes en la tecnología que redujeron los niveles de materia particulada y químicos en los gases de combustión, sobre todo en las economías desarrolladas, pero agregó que aún no está claro cómo se traducirá eso en cuanto a efectos sobre la salud.

En cuanto a la combustión de la gasolina, el grupo dijo que los gases generados deberían ser clasificados como "posiblemente cancerígenos para los humanos", lo que no modifica la evaluación previa del IARC, realizada en 1989.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG