Enlaces de accesibilidad

Denuncian corrupción en caso de joven asesinado por custodio en Santiago de Cuba


Sepelio del joven Yosvani Paneque Castillo, muerto a manos de un custodio a las afueras de la fábrica de cemento "José mercerón", en Santiago de Cuba.

El homicida del joven Yosvani Paneque Castillo, que murió de un disparo a las afueras de una fábrica de cemento en Santiago de Cuba, estaría en libertad y en su lugar la policía mantiene detenidas a otras dos personas ya vinculadas con el caso, según dijeron familiares de estos y del fallecido.

El custodio, que responde al alias de “El Chino”, disparó a Paneque el pasado 9 de julio y tal como han declarado familiares y vecinos de la zona de la carretera a punta Gorda, recogido en un video publicado por la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), entregó el arma homicida al jefe de turno Oscar Grillo Sarmiento.

Familiares del fallecido y los detenidos afirman que el jefe de los custodios fue el primer detenido, debido a que son sus huellas en el arma las que tomó la policía en la fábrica.

En el video publicado se puede observar la molestia de los vecinos ante lo que consideran un asesinato que pudo evitarse.

El blog oficialista Santiago Arde culpó al joven muerto de intentar robar en la industria mencionada, pero los videos entregados a UNPACU, muestran al hombre a una distancia prudencial del perímetro de la misma.

En una extensa entrevista para el programa Cuba Al Día, de Radio Martí (A partir del minuto 31;52), Yuneisi Marrero Paneque, prima del joven de 27 años Yosvani Paneque, ofreció los nombres de los tres detenidos, habló de su conversación con oficiales de la unidad de Operaciones y del criterio de la abogada que han contratado para el caso.

Los detenidos fueron Orlando Alarcón (ya liberado bajo fianza) y Leyander Calunga Rodríguez, que habrían llegado a las inmediaciones de la fábrica alertados por la noticia de la muerte de Paneque. El otro detenido es el mencionado jefe de custodios Oscar Grillo Sarmiento.

Yuneisi Marrero, respondiendo a las preguntas de los periodistas Tomás Cardoso y Omar López, aseguró que ella como familiar por parte de madre ha intentado saber el desarrollo del caso, pero la policía ha respondido con tibieza.

“Dijeron que no se llevaran por chismes de la calle, que los que sabían eran ellos (la policía) y que el culpable era el que estaba allí”, indicó Marrero sobre sus gestiones en la unidad de Operaciones policiales.

Otra entrevistada, Claribel Rodríguez, tía de Leyander Calunga, agregó que la madre de su sobrino “se tuvo que cortar el pelo para venderlo” y la esposa del joven vendió un cerdo para reunir parte del dinero de la fianza de 5 mil pesos que exigían inicialmente.

Según Rodríguez la abogada contratada para el caso ha dicho que “El expediente no tiene ninguna acusación de testigos de la fábrica de cemento”.

La mujer responsabilizó con el encausamiento de su sobrino al oficial del DTI Luis Enrique Reinerio Felizola, sobre quien asegura haber presentado quejas anteriormente por acoso policial en las oficinas de Atención a la ciudadanía.

“Aquí todos se tapan con la misma sábana”, refirió Claribel Rodríguez, en alusión a la manera en que las autoridades intentan sacar del caso al custodio conocido como El Chino.

Por otra parte Marrero, tía del fallecido, señaló que la información que tiene es que el custodio El Chino está libre y habría recibido la baja de la fábrica de cemento, debido que es familiar de alguien cercano al gobierno.

“Tengo entendido que el tío era un escolta de Fidel (Castro). En este país ‘el que tiene padrino se bautiza’ y nosotros no nos podemos bautizar porque no tenemos a nadie”, expresó Marrero.

Yuneisi Marrero aseguró que apoyará a su familiar hasta las últimas consecuencias.

“Son unos corruptos, le quieren tapara los ojos al pueblo con una venda y a mí no me los van a tapar. Yo digo la verdad donde tenga que decirla, aquí y donde quiera, así me tengan que matar”, concluyó la mujer.

  • 16x9 Image

    Luis Felipe Rojas

    Luis Felipe Rojas Rosabal, 1971. Narrador, poeta y realizador audiovisual. Tiene publicados los poemarios Secretos del monje Louis (2001), Animal de Alcantarilla (2005), Cantos del malvivir (2005), Anverso de la bestia amada (2006) y Para dar de comer al perro de pelea (2013). Relatos suyos aparecen en diversas revistas literarias. Es autor del blog Cruzar las alambradas . Siga a Luis Felipe Rojas en @alambradas

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG