Enlaces de accesibilidad

En la lucha contra el comunismo cubano


José Luis Fernández Preside el Presidio Político Histórico Cubano /Foto Wenceslao Cruz

José Luis Fernández, preso político cubano, conversó con Martí Noticias sobre cómo se enfrentó al comunismo en la isla, sus razones y el ejemplo de su padre.

José Luis Fernández decidió alzarse en armas para luchar contra las barbaridades del régimen comunista en Cuba cuando empezaron los juicios sumarios sin garantías legales, los fusilamientos y las persecuciones para imponer a toda costa el miedo y la obediencia de la población.

Las confiscaciones de la propiedad privada, -que buscaban la simpatía de los desposeídos-, fue otra señal de que había llegado el momento de la acción.

Fernández vivía en San Diego, antigua provincia de Las Villas y tenía 20 años cuando decidió enfrentarse al comunismo cubano. Y por eso fue a prisión.

En conversación con Martí Noticias, explicó las razones que lo llevaron a enfrentarse al régimen.

Contó que a pesar de su "origen pobre", no pudo ponerse de espaldas a "las intervenciones de negocios, la persecusión, los asesinatos en masas a los miembros de las Fuerzas Armadas del gobierno de la República de Cuba antes de la revolución".

"Estaban fusilando en la Sierra Maestra antes de tomar al poder. El terror era generalizado", agregó.

Su arresto ocurrió cuando preparaba junto a un grupo de compatriotas un alzamiento en el Escambray. Hasta ahora no se arrepiente de haberlo hecho.

"Aunque no se hubiese declarado comunista, el sistema que estaba llevando a cabo, la actividad que estaba realizando era brutal. Eso por sí mismo inducía a que uno enfrentara esos desmanes", comentó.

De su padre, -dijo-, heredó la convicción de que la lucha era el camino a seguir. Hoy pasa revista a los años que siguieron para los cubanos que apostaron por un mundo democrático.

La primera vez que vio una bandera del 26 de julio, -recuerda-, su padre le dijo: "Es sangre y lucha lo que viene".

Más de medio siglo después, Fernández cuenta que nunca creyó en las palabras de Fidel Castro ni en sus promesas de que aquella "revolución" era "para los humildes".

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:45 0:00

"Nos dimos cuenta que así se manifestaban los que abrazaban la doctrina comunista", dijo.

Por todas partes, -explicó-, la gente comentaba que el camino que llevaba la Revolución no era el esperado y por eso las personas comenzaron a determinarse en la lucha frontal.

Los preparativos para el alzamiento y la detención

Cientos de personas, entre ellos estudiantes universitarios y miembros del Ejército Rebelde que comenzaron a percibir la traición en cada palabra y gesto de Fidel Castro y sus seguidores comenzaron a conspirar.

Junto a otros doce compatriotas de su localidad (entre ellos una mujer), participó en la preparación del alzamiento en el Escambray. Movimientos similares ocurrieron en otras regiones del país.

Audiencia de Santa Clara donde se celebraban los juicios a los presos políticos
Audiencia de Santa Clara donde se celebraban los juicios a los presos políticos

Fueron detenidos en octubre de 1960, en medio de los preparativos para el alzamiento.

No habían llegado a las montañas, ni sostenido un combate aún y ya conocían en carne propia la forma de operar de un régimen comunista contra el que no se doblega. Para todos hubo una petición fiscal de 20 años que finalmente quedó en seis y el 16 de diciembre de 1960 lo trasladaron para el “Presidio Modelo de Isla de Pinos”.

A partir de 1960 la confrontación contra el comunismo alcanzó niveles altísimos y dos años después la dictadura, -en su afán de sofocar a la oposición-, había copado de presos políticos las horrendas circulares de la cárcel “Modelo” de Isla de Pinos.

El exceso de población penal obligó al régimen a trasladarlos hacia otros sitios. Fernández, -cuya condena era menor respecto a sanciones de 20 y 30 años-, fue trasladado en 1963 para una cárcel en su provincia.

El presidio político de aquellos años incluyó años tras las rejas, golpes, humillaciones y la marcada exclusión dentro de su propio país.

Fernández fue liberado y regresó a su casa con la marca de “contrarrevolucionario”.

En 1980 partió al exilio. Se estableció en Miami junto a su esposa e hijos y no ha dejado de colaborar en todo los que cree necesario para la restauración de la Democracia en la isla.

Jose Luis Fernández en eventos del ICMHCT Asamblea de la Resistencia Casa del Preso y junto a su esposa
Jose Luis Fernández en eventos del ICMHCT Asamblea de la Resistencia Casa del Preso y junto a su esposa

“Es un compromiso que tenemos por Cuba y la libertad y aunque no tengo la esperanza de regresar a vivir allí, hago lo que se puede para denunciar a la dictadura y combatir al comunismo desde todos los frentes posibles", dijo.

Fernández es el Presidente del Presidio Político Histórico Cubano. Desde ahí colabora con los demás compatriotas para apoyar al pueblo de Cuba y denunciar las violaciones de derechos humanos y los atropellos de la dictadura contra la sociedad civil en la isla.

Pertenece al Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo. Colabora intensamente para recopilar los hechos de la Historia de Cuba tal como fueron y que el sistema comunista ha tratado de tergiversar o anular.

  • 16x9 Image

    Idolidia Darias

    Idolidia Darias estudió Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela en Santa Clara, Villa Clara, Cuba. Es autora  del libro “Escambray, la historia que el totalitarismo trató de sepultar”  y coautora de “Cuba: desplazados y pueblos cautivos”.
    Es autora del blog lafronteratransparente.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG