Enlaces de accesibilidad

Mercado mayorista en ciernes se queda corto


Un hombre vende frutas, viandas y verduras en un mercado agropecuario

La revista The Economist comenta la próxima apertura en La Habana del primer mercado mayorista privado en muchos años y señala que las expectativas superan la oferta.

Los turistas que visitan Cuba podrán incorporar pronto a su lista de atracciones el primer mercado privado mayorista que funcionará en la isla en medio siglo, aunque la prioridad del gobierno no parece ser la de ayudar a los empresarios por cuenta propia, dice un comentario de la revista The Economist en su edición de esta semana.

La nota reseña que según la prensa estatal cubana el mercado abrirá sus puertas este 1ro. de julio y sustituirá el que hasta ahora ha servido a centenares de camioneros en un sitio enfangado en las afueras de La Habana para vender frutas y vegetales al por mayor, siempre con la preocupación de que en cualquier momento les podrían cerrar el negocio.

No obstante, dice la revista, “la capacidad que tendrán los privados de vender una más amplia variedad de cosechas sigue estando impedida por la escasez de semillas y fertilizantes, así como de suministros que no estarán disponibles en el nuevo mercado, y que aún son controlados por el Estado”.

The Economist precisa que la “única forma que tiene un agricultor de adquirir más de lo que se le asigna es vía el mercado negro”, y a reglón seguido destaca los beneficios del floreciente mercado mayorista “evidente con dar un paseo por las calles de la Habana Vieja”.

En esa parte de la capital, dice, se aprecian “carretillas de comerciantes privados llenas de mangos, aguacates y limones maduros, mientras que los cercanos establecimientos del gobierno solo tienen piñas de apariencia aburrida”.

La publicación subraya que aunque el mayoreo va abriéndose paso, “el gobierno solamente está ampliando cautelosamente el comercio de otros suministros. Los dueños de restaurantes, por ejemplo, quieren tener la posibilidad de comprar harina, aceite de cocina, cerveza y refrescos al por mayor”.

El comentario recuerda que a principios de junio el gobierno anunció que permitiría gradualmente la venta en grandes cantidades de una variedad de productos tanto de parte de empresas estatales como de negocios privados, en base “aparentemente a un experimento que fue puesto en práctica hace tres meses en la Isla de la Juventud”.

Sin embargo, añade, “más que ayudar a los empresarios, la prioridad del gobierno en promover tales cambios parece ser la de elevar la producción. Pero hasta ahora --puntualiza--las reformas han sido demasiado poco entusiastas como para conseguirlo”.
XS
SM
MD
LG