Enlaces de accesibilidad

Cuba y UE acuerdan un camino a seguir juntos


El director general para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Christian Leffler.

"Hubo una primera reunión muy fructífera; hemos establecido las bases de la negociación", dijo Christian Leffler.

Cuba y la Unión Europea acordaron el camino a seguir para la negociación de un acuerdo Político y de Cooperación, que normalizaría las relaciones entre la isla y el bloque tras casi dos décadas de desencuentro.

"Hemos abordado la estructura general del acuerdo y los elementos principales a incluir", dijo durante una conferencia de prensa Director General para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior, Christian Leffler, quien se encuentra en Cuba desde el martes para un intercambio con la parte isleña.

Leffler indicó que en estos dos días no hubo textos para analizar, sino que más bien se concentraron en cómo van a proceder por lo que cabía intercambiar sobre las "expectativas" de las partes.

Cuba es la única nación latinoamericana que no tiene un Acuerdo Político y de Cooperación con la UE y el motivo es el condicionamiento que el bloque ha puesto al diálogo al exigir cambios en el modelo de la isla -pluripartidismo y libertad de expresión, entre otros-, una actitud que La Habana calificó de "politizada" y consideró una extensión de las sanciones impuestas por Estados Unidos a La Habana.

No hablaron sobre la Posición Común

Sin embargo Leffler indicó que en esta ronda se evitó hablar de la espinosa Posición Común, el documento de 1996 que formaliza ese condicionamiento de la cooperación y el diálogo a cambios hacia la democracia en la isla.

"La Posición Común todavía está en vigor en la UE y eso, lo sabíamos todos, que no va a cambiar al inicio de la negociación. Entonces no fue un tema. No hemos hablado de la Posición Común", agregó el funcionario comunitario.

Por la parte cubana el interlocutor fue el vicecanciller Abelardo Moreno. Las conversaciones se iniciaron en la tarde del martes a puertas cerradas.

Leffler reconoció que aunque la reunión es entre Cuba y la UE sí podría analizarse en un contexto mayor y enviar una señal a Estados Unidos, que mantiene sanciones de cinco décadas contra la isla presionando un cambio de en su sistema político.

"Nuestros socios sean norteamericanos, o latinoamericanos o en otras partes del mundo...van a seguir y analizan el trabajo que hacemos", manifestó el funcionario. "Para nosotros es muy claro que en el contexto actual de cambios importantes en Cuba y de esfuerzos de modernización hay un papel posible para la UE...y oportunidades para cubanos y europeos en ese fortalecimiento de la cooperación".

Desde comienzo de esta década el general Raúl Castro comenzó una serie de reformas económicas como autorizaciones para una incipiente iniciativa privada y la regulación de mercados de bienes raíces, entre otros. También se produjo una reforma migratoria.

Pero Castro y su gabinete indicaron que no habrá modificaciones en las bases del modelo político comunista.

Leffler insistió en la necesidad de identificar además de las divergencias las "convergencias".

La nueva etapa en las relaciones se produjo luego de que los 28 cancilleres de la UE aprobaron en febrero invitar a Cuba al diálogo, pese a que sigue en vigencia la "Posición Común"
XS
SM
MD
LG