Enlaces de accesibilidad

Aplaza Obama aceptar recomendación para sacar a Cuba de lista terrorista


Sede del Departamento de Estado.

El presidente de EEUU, de visita en Jamaica, dijo que ya recibió la recomendación de la Cancillería, pero que quiere esperar por la opinión de sus asesores.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama afirmó este jueves que "fue completada" la revisión de la presencia de Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo, pero aclaró que aún no recibe la recomendación del Departamento de Estado.

"La revisión ha sido completada", dijo Obama a periodistas en Kingston, pero descartó que haga este jueves, en víspera del inicio de la Cumbre de las Américas en Panamá, un anuncio formal al respecto porque aún no tiene la recomendación que debe enviarle el Departamento de Estado.

Al anunciar el pasado 17 de diciembre el inicio del acercamiento con Cuba, después de medio siglo de enfrentamientos, Obama había pedido al Departamento de Estado que revisara la presencia de Cuba –desde 1982– en la lista, que también incluye a Irán, Siria y Sudán.

Las cadenas televisivas CNN y NBC habían asegurado, citando a fuentes de la Administración, que el Departamento de Estado ya había enviado una recomendación a la Casa Blanca para que Cuba sea retirada de su lista anual de Estados Patrocinadores del Terrorismo.

Los dos medios indicaron que eso allanaba el camino para que el Presidente anunciara su intención de borrar a Cuba de la relación quizás tan pronto como el jueves.

Según CNN, al hacer su recomendación, el Departamento de Estado habría certificado que Cuba no ha proporcionado apoyo a grupos terroristas en los últimos 6 meses.

Al aplazarse la decisión, el escenario del anuncio presidencial podría pasar a ser la Ciudad de Panamá, donde se espera la llegada del mandatario estadounidense en las próximas 24 horas.

La medida en perspectiva

El presidente Obama ordenó la revisión de la presencia cubana en la lista después de anunciar un histórico acercamiento diplomático con La Habana en diciembre, y se comprometió a actuar con rapidez una vez que recibiera la recomendación de la Cancillería.

A principios de febrero, la agencia Reuters reportó, citando a funcionarios de la Administración, que Obama deseaba hacer el anuncio antes de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, donde también estará presente el gobernante cubano, Raúl Castro, y que había ordenado al Departamento de Estado acelerar el proceso.

La presencia de Cuba en esa lista negra en la que ha estado por casi 33 años ha sido un gran obstáculo en los esfuerzos para restablecer las relaciones entre Washington y La Habana.

Inicialmente, el Gobierno cubano la incluyó entre las precondiciones para restablecer relaciones diplomáticas y reabrir las embajadas, pero luego, al finalizar en Washington la segunda ronda de conversaciones bilaterales, la jefa de la delegación de Cuba, Josefina Vidal, indicó que más bien era una condición para normalizar las relaciones, un proceso a más largo plazo.

La salida de Cuba levantaría varias sanciones económicas y políticas que afectan al Gobierno de la isla. Además, Estados Unidos podría abandonar su oposición a que La Habana reciba asistencia del Fondo Monetario Internacional y otras importantes instituciones financieras multilaterales.

El Congreso tendría 45 días a partir del anuncio del Presidente para bloquear la medida mediante una resolución conjunta.

XS
SM
MD
LG