Enlaces de accesibilidad

Reprimir a los disidentes es un ejercicio inútil, advierte MUAD al gobierno de Cuba


La Mesa de la Unidad de Acción Democrática es un proyecto de concertación en que participan decenas de disidentes cubanos. (Archivo)

Durante una reciente reunión en Quintana Roo, México, el grupo reafirmó su rol en la concertación de proyectos opositores que buscan la democratización de Cuba y ratificó la premisa "Todos Cabemos".

La opositora Mesa de la Unidad de Acción Democrática (Muad), un proyecto de concertación en el que confluyen decenas de disidentes cubanos, advirtió al gobierno comunista de la isla desde Quinatana Roo que "la represión" a los disidentes es "un ejercicio inútil" e instó a la realización de un diálogo nacional "abierto, plural y de consulta ciudadana".

Las declaraciones del grupo llegan tras la celebración de la Asamblea General celebrada entre el 26 y 30 de junio pasado en México. Los opositores denunciaron que las autoridades de la isla impidieron viajar a 21 miembros invitados a la reunión.

"Solo un diálogo de esta naturaleza es capaz de afrontar los desafíos acumulados, los grandes problemas estructurales de la nación y los cambios sociológicos que han transformado nuestro mapa social", dijo el texto de la declaración final del evento.

Además estimó que la represión "revela el temor creciente del Estado a la articulación cada vez mayor de plataformas democráticas que (...) vienen definiendo un proyecto y una visión de país en consonancia con las necesidades y demandas de cambio y democratización de la sociedad cubana".

A continuación el texto íntegro:

Declaración de Quintana Roo 2017

La Mesa de Unidad de Acción Democrática (Muad) celebró su Asamblea General entre los días 26 y 30 de junio de 2017 en el estado de Quintana Roo, en México.

La Muad, un proyecto de concertación conformado por más de 70 miembros, entre organizaciones, proyectos y actores independientes, sufrió un ataque masivo el pasado lunes 26 de junio, cuando veintiuno de sus integrantes fueron impedidos por las autoridades cubanas de abordar el avión para asistir a esta cita.

La represión continuó dos días después, el jueves 29 de junio, cuando varios activistas fueron impedidos de participar en una video-conferencia entre La Habana y México que permitiera un intercambio más fluido con aquellos presentes en Quintana Roo.

La institucionalidad de la Muad se refuerza con estos actos desesperados e infructuosos del gobierno de Cuba.

Semejante actitud revela el temor creciente del Estado a la articulación cada vez mayor de plataformas democráticas que, como la Muad, vienen definiendo un proyecto y una visión de país en consonancia con las necesidades y demandas de cambio y democratización de la sociedad cubana. El creciente reconocimiento social, político e internacional hacia un proyecto que se ha venido perfilando durante casi tres años, solo obtiene una respuesta exasperada por parte del gobierno cubano, en flagrante violación de las leyes y de la constitución cubana, y de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos, Sociales, Económicos y Culturales, firmados por el gobierno en febrero de 2008.

No obstante el ataque sufrido, la Muad pudo realizar su Asamblea Anual, contando con la presencia y el apoyo de académicos e intelectuales de diferentes instituciones mexicanas y regionales, de organizaciones del hemisferio, y especialmente del ex presidente mexicano Felipe Calderón Hinojosa.

Las deliberaciones de esta Asamblea Anual fueron ricas e intensas. Como resultado de ellas, la Mesa de Unidad de Acción Democrática da a conocer, a todos sus miembros e invitados, así como a la opinión pública y a la comunidad internacional las siguientes consideraciones:

1. La Muad reafirma el contenido y espíritu de las Declaraciones de Morelos (2015) y Quintana Roo (2016) constitutivas de nuestra concertación.

2. La Muad considera que Cuba está necesitando un diálogo nacional abierto, plural y de consulta ciudadana. Solo un diálogo de esta naturaleza es capaz de afrontar los desafíos acumulados, los grandes problemas estructurales de la nación y los cambios sociológicos que han transformado nuestro mapa social. Luego de diez años, el fracaso de las reformas raulistas ha demostrado que el Partido Comunista de Cuba no está en condiciones de liderar el proyecto de país que necesitamos los cubanos.

3. La Muad le hace saber al gobierno de Cuba que la represión de las alternativas políticas y cívicas es un ejercicio inútil. Lo fue antes cuando la sociedad estaba aún atrapada por el relato de la utopía y la presión del carisma, y vivía el encanto de cierta equidad social. Lo será más hoy cuando Cuba experimenta el aumento de las desigualdades y el cansancio natural de una narrativa de Estado agotada y sin imaginación. También cuando su sociedad se hace más autónoma en medio de los continuos escándalos en los que vive su elite y de la estructuración de un capitalismo corporativo y excluyente. La oposición en Cuba llegó para permanecer en bien de la modernización de la sociedad.

4. La Muad demanda la liberación de todos los prisioneros políticos y de conciencia, así como el cese de la violencia sistemática contra el colectivo Damas de Blanco y los activistas que ejercen su derecho a la protesta pacífica no violenta. Llama la atención en este caso y ofrece su solidaridad a un grupo de activistas que se encuentran en huelga de hambre en reclamo de sus derechos.

5. La Muad cree en el diálogo político con las autoridades cubanas como el concepto y la herramienta internacionales por excelencia para la plena inserción de Cuba en la comunidad internacional. Cree al mismo tiempo que la cooperación económica y el diálogo político deben ir acompañados de una vigilancia estructurada del comportamiento del gobierno en materia de derechos humanos y del ordenamiento legal y constitucional del país. De la exigencia del pleno cumplimiento de los tratados y convenciones firmados y ratificados por las autoridades en el seno de las Naciones Unidas y de un diálogo visible y estructurado con toda la sociedad civil cubana.

6. En continuidad con nuestras demandas políticas, la Muad considera que Cuba necesita implementar una nueva Ley Electoral que garantice elecciones libres, limpias, plurales, democráticas y supervisadas internacionalmente.

7. La Muad exige de las autoridades el pleno respeto al derecho de los cubanos, independientemente de su visión y posición política e ideológica, a participar de los procesos electorales. Para la Muad la ciudadanía es la base de la legitimidad del Estado y de la reconstrucción democrática. La realidad y la Constitución no pueden seguir divorciadas.

8. Para un trabajo más eficaz al servicio de toda la sociedad, la Muad impulsará en su interior sendos proyectos, Liderazgo Jóvenes-Muad y Liderazgo Mujeres-Muad, y creará un Laboratorio de Ideas para estudio y diseño de propuestas de políticas públicas. En el proceso de fortalecimiento institucional la Muad creará un Departamento de Relaciones Internacionales, adscrito a la Secretaría Ejecutiva.

9. La Muad conviene en abrir una conversación política interna que gradualmente nos lleve de una concertación concebida para llegar a la democracia a una concertación permanente para trabajar en democracia.

10. La Muad cree imprescindible un claro proceso de reformas económicas que garantice seguridad jurídica a los cubanos, el derecho a la propiedad y a la inversión en la economía. Se identifica con los trabajadores por cuenta propia, los pequeños agricultores, y con quienes demandan el derecho al libre ejercicio de sus profesiones.

11. La Muad apoya a los trabajadores cubanos, y exige de las autoridades el respeto al derecho de libre sindicalización, al pago justo por el trabajo, a la libre contratación y a los convenios colectivos.

12. La Muad se identifica con los derechos de las minorías y reivindica el valor de la diversidad y la pluralidad para la construcción democrática.

13. La Muad continuará con el desarrollo e implementación de su programa Todos Cabemos.

14. La Muad emprenderá, dentro de su estrategia de Acción Constitucional, una serie de propuestas de reforma constitucional y legal en campos fundamentales para la sociedad cubana, acompañada de una permanente deliberación con la ciudadanía.

15. La Muad se solidariza con el pueblo venezolano y con la Mesa de Unidad Democrática de Venezuela, que viene enfrentando una lucha épica y desigual por la restitución del orden constitucional y por la celebración de elecciones libres, justas, democráticas y con observación internacional independiente.

[Escrito por Rosa T. Valdés a partir de la Declaración de la MUAD]

XS
SM
MD
LG