Enlaces de accesibilidad

Préstamos de Brasil a Cuba, con intereses subsidiados


Raúl Castro y Dilma Rousseff.

La información surge de la revelación, recomendada por la Fiscalía brasileña, de los detalles de los préstamos para el Mariel y otras obras financiadas en la isla y algunos países afines al Gobierno de Dilma Rousseff.

Pese a ser un país evaluado como de alto riesgo financiero, entre 2007 y 2015 Cuba ha recibido cerca de $847 millones en préstamos brasileños para las obras del puerto del Mariel y otras, a un interés más bajo que el de los créditos otorgados para proyectos en el país suramericano por el Banco de Desarrollo Económico y Social, BNDES.

La información en los medios de prensa brasileños precisa, citando a la sección BNDES Transparente del sitio web del banco público, que éste hizo varios préstamos para la construcción del megapuerto del Mariel en Cuba con una tasa de interés anual de entre 4.44% y 6.91%, inferior a la que se impone a contratistas dentro de Brasil.

Tras recibir numerosas críticas de la oposición en el Congreso, por mantener una política de secretismo de los préstamos a Cuba y otros países como Angola, Ecuador y Venezuela; y después de recibir una recomendación de la Fiscalía Federal al respecto, el Gobierno de Dilma Rousseff empezó a revelar el martes detalles de esos empréstitos a través de BNDES Transparente.

La prensa brasileña señala que, generalmente, los contratos de BNDES con las empresas nacionales tienen un tipo de interés a largo plazo con un mínimo de 6% anual, más una prima dependiente del riesgo. En el caso del Programa de Apoyo a las Inversiones (PSI), que generalmente cuenta con intereses subsidiados, los tipos de interés anuales comienzan en 6.5%.

Los expertos en cuentas públicas señalan que todo préstamo con intereses por debajo de dicha tasa es subsidiado, es decir que es el contribuyente brasileño quien paga la cuenta.

Según el sitio de Internet del BNDES los cerca de $847 millones para Cuba se desglosan en:

♦ Cinco préstamos por un total aproximado de $682 millones, entregados escalonadamente para las cinco etapas de ampliación y modernización del Puerto de Mariel y su infraestructura de acceso.

♦ Un préstamo por $150 millones para la modernización y ampliación del aeropuerto José Martí de La Habana, la ampliación del de Santa Clara y la compra de equipamiento para aeropuertos en Holguín, Cayo Coco y Cayo Largo.

♦ Un préstamo por $14.87 millones para la construcción de una planta productora de soluciones parenterales de alto volumen y soluciones para hemodiálisis.

Al criticar la política del Ejecutivo de no revelar los detalles del dinero prestado a Cuba, parlamentarios opositores han alegado que estos se estaban usando para hacer regalos o conceder condiciones demasiado ventajosas de pago a La Habana y otros aliados ideológicos del Gobierno de Rousseff.

En las últimas elecciones presidenciales, el principal candidato opositor, Aecio Neves, aseguró que en el caso cubano se habían aceptado garantías de préstamo en pesos cubanos y a través de un banco de la isla, y se habían aplicado bajos intereses y un plazo de amortización de 25 años, en lugar de los 12 años típicos de los créditos otorgados a compañías brasileñas.

XS
SM
MD
LG