Enlaces de accesibilidad

Compañía australiana descubre petróleo en bloque 9 cubano, aboga por mejores tecnologías


El bloque 9, uno de los 59 de Cuba para la búsqueda de petróleo, se encuentra entre las zonas productoras de Varadero y Motembo.

Según Melbana Energy, que explora el bloque 9 situado en esa zona, podría haber unos 612 millones de barrilles, pero se necesita superar la tasa de recuperación de 5 %.

La compañía petrolera australiana Melbana Energy (antiguamente MEO Australia LTD.) que explora uno de los bloques más prometedores en tierra de Cuba, afirma que ha duplicado su estimación de las reservas de crudo en el bloque 9 cubano, aunque las tasas de recuperación son todavía muy bajas.

En un comunicado, el ejecutivo principal de la empresa, Peter Stickland, calificó de "extraordinario" el cálculo de 612 millones de barriles de petróleo perspectivo en su área del Bloque 9, una de las 59 demarcaciones en que se han dividido el territorio y las aguas territoriales de la isla para la prospección petrolera.

La estimación para el Bloque 9, ubicado entre las zonas petrolíferas de Varadero y Motembo, incrementa significativamente la realizada a mediados de 2016 por MEO Australia, que lo ubicaba entre 300 y 400 millones de barriles.

"Estas pistas ofrecen un potencial de miles de millones de barriles de Petróleo Original En Sitio, aunque los recursos posibles por el momento únicamente suponen el factor de recuperación histórico cubano de 5 por ciento", dijo Stickland. "La aplicación de técnicas de recuperación mejoradas puede incrementar el factor de recuperación y tiene por tanto el potencial para incrementar sustancialmente el petróleo recuperable", agregó.

El ejecutivo se refiere a técnicas de recuperación, que más allá de contar con la presión natural de los yacimientos, aumentan la producción mediante la inyección en el pozo de agua, vapor, gas o mezclas químicas.

La explotación de un yacimiento de petróleo ocurre básicamente en tres etapas. En la primera, el petróleo se drena naturalmente hacia los pozos bajo el efecto de gradiente de presión existente entre el fondo de los pozos y el seno del yacimiento.

Cuando la presión del medio se hace inadecuada, se inicia entonces la segunda fase, la cual consiste en inyectar dentro del yacimiento un fluido menos costoso que el crudo para mantener un gradiente de presión.

En estas dos primeras etapas se logra recuperar un promedio aproximado de 25% a 30% del Petróleo Original En Sitio (POES), quedando el resto atrapado en los poros de la estructura del reservorio.

Después de las recuperaciones primaria y secundaria, el yacimiento contiene todavía un estimado de 60-80% del POES. Numerosos métodos han sido estudiados para la recuperación, al menos parcial, de estas grandes cantidades de crudo remanente en los pozos, entre ellos los llamados métodos de recuperación mejorada con aditivos químicos, que son exitosos, aunque si el precio del petróleo es bajo el proceso suele no ser rentable, debido principalmente a los costos de los aditivos químicos.

Tecnologías modernas han situado e EE.UU. a la cabeza de la producción mundial de crudo, entre ellas el fracking o fracturación hidráulica, que utiliza la inyección de agua a alta presión para incrementar mediante la fracturación de la roca la permeabilidad del hidrocarburo del yacimiento hacia el pozo,

Cuba produce alrededor del 50 por ciento del petróleo que consume, pero la mayor parte es un crudo viscoso con alto contenido de azufre que necesita combinar con otros más ligeros.

El otro 50 por ciento lo ha estado aportando Venezuela pero se calcula que las importaciones subsidiadas de petróleo venezolano han decaído de 110.000 barriles diaros a unos 50.000 debido a la crisis en el país suramericano.

Melbana indicó que están ya en marcha planes para una aceleración de sus programas de perforación en tierra en Cuba, con el objetivo de presentar propuestas de pozos a finales del presente trimestre.

(Con información de UPI)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG