Enlaces de accesibilidad

La sonda Philae detecta materiales orgánicos en el cometa 67P


Algunos de los compuestos hallados no son usuales en el espacio.

El satélite europeo descubrió la presencia de 16 compuestos químicos orgánicos en la superficie del cometa, que se consideran precursores de la vida, así como otros materiales desconocidos que se remontan a los orígenes del actual sistema solar.

El módulo Philae, que en noviembre pasado hizo historia al posarse con éxito sobre el cometa 67P, ha hallado en él compuestos orgánicos considerados precursores de la vida, informó la Asociación Estadounidense para el Avance de las Ciencias (AAAS).

La asociación publicó una serie de artículos con los descubrimientos científicos logrados con los datos que el robot Philae ha estado enviando a la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea, de la que se desprendió para aterrizar el 12 de noviembre pasado en el cometa 67P (67P/Churyumov-Gerasimenko).

En un estudio que publica la revista científica Science, los investigadores explican que la muestra y composición del cometa (Cometary Sampling and Composition), uno de los principales instrumentos del módulo Philae, determinó la existencia de material orgánico en el cometa.

Tan sólo 25 minutos después de aterrizar en el cometa, el espectrómetro de masas de COSAC tomó una medición en el modo de "olfateo", similar a los detectores de químicos de los aeropuertos, que reveló la presencia de 16 compuestos orgánicos, algunos de ellos con nitrógeno y ninguno con azufre, según el estudio.

Muchos de esos componentes se habían detectado en la cola de la mayoría de los cometas, pero también se encontró isocianato de metilo, acetona, propanal y acetamida, compuestos no descubiertos anteriormente en otros cometas.

Pero lo más importante para la astrobiología es que algunas de las materias halladas en el polvo cometario se consideran precursores de la vida, pues intervienen en la formación de aminoácidos esenciales o de bases nucleicas.

Los investigadores destacaron que los cometas conservan el material más prístino de nuestro sistema solar en forma de hielo, polvo, silicatos y materia orgánica sólida que seguramente se formó en el espacio interestelar, incluso antes de aparecer la nebulosa solar que se convirtió luego en el actual sistema solar.

XS
SM
MD
LG