Enlaces de accesibilidad

Ciudad balneario en el Sinaí se queda vacía tras caída de avión ruso


Turistas se aprestan a abandonar la península del Sinaí. EFE

Moscú envió 44 aviones para evacuar a sus turistas, que esperan en las estaciones balnearias de Hurghada y Sharm el Sheij, y Reino Unido comenzó a repatriar a los 20.000 británicos en el Sinaí.

La caída de un avión ruso en el Sinaí egipcio, tras un posible atentado, afectará el turismo en Sharm el Sheij, un balneario que están abandonando actualmente por decenas de miles los turistas venidos de Rusia o Gran Bretaña.

"Estamos conmocionados. Aproximadamente 50% de mi clientela es rusa y esto ocurrió justo antes de la temporada alta de las vacaciones de Navidad", se lamenta Mohamed Mansur, quien tiene un hotel de lujo en Sharm el Sheij.

"Desde la revolución de 2011, ya había menos alemanes, franceses y europeos", explica, refiriéndose a la movilización popular que obligó a Hosni Mubarak a abandonar la presidencia, tras tres décadas en el poder.

"Ahora, si dejan de venir los rusos, Sharm el Sheij quedará condenado", agrega.

Nueve de los pasajeros del avión que se estrelló habían ocupado habitaciones en el hotel de Mansur, incluyendo a una mujer y sus dos hijos.

Egipto se resistía este sábado a la tesis de un atentado con bomba para explicar la caída hace una semana del avión ruso en el Sinaí, pero Reino Unido y Estados Unidos le daban prioridad clara a la posibilidad de una bomba en el interior del A321 de la compañía rusa Metrojet, que se estrelló el 31 de octubre, minutos después de despegar de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo, causando la muerte de las 224 personas a bordo.

La caída del avión ruso afectará el turismo en el balneario de Sharm el Sheij. EFE
La caída del avión ruso afectará el turismo en el balneario de Sharm el Sheij. EFE



El grupo Estado Islámico (EI), cuya rama egipcia es muy activa en el norte de la península de Sinaí, afirmó ser responsable de la caída del avión, pero sin explicar cómo lo consiguió.

Rusia optó primero por la prudencia frente a la hipótesis de una atentado, pero el viernes el presidente Vladimir Putin ordenó suspender los vuelos de las compañías aéreas rusas hacia Egipto y el sábado Moscú decidió mandar 44 aviones para evacuar a sus turistas que esperan en las estaciones balnearias de Hurghada y Sharm el Sheij, donde hay actualmente unos 78.000 turistas rusos.

Por su parte, el Reino Unido, que había suspendido los vuelos a Sharm el Sheij, comenzó a repatriar a los 20.000 turistas británicos presentes en la ciudad egipcia.

Caos en el aeropuerto de Sharm el Sheikh en Egipto
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:56 0:00

"Los rusos se toman las decisiones de su gobierno muy en serio", según un dirigente de una compañía extranjera que pidió permanecer en el anonimato. "A corto plazo, el turismo en Sharm resultará afectado", agregó.

El sábado, en este balneario del sur de la península del Sinaí, miles de turistas británicos y rusos esperaban ser repatriados.

"Lo que le pueda ocurrir al turismo egipcio no me interesa. Quiero volver a mi país de modo seguro", declaró la rusa Alesandra Kondratieva.

El año pasado, 10 millones de turistas visitaron Egipto, en lugar de los 15 millones de 2010. La mayoría de ellos concurrieron a Sharm el Sheij, cuyas playas, hoteles de lujo y vida nocturna atraen a millones de personas.

Un quinto de los turistas rusos optan por pasar sus vacaciones en Egipto, según fuentes del sector en Moscú, las cuales precisan no obstante que su número ya había bajado después de que el ejército derrocara al presidente islamista Mohamed Mursi en 2013.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG