Enlaces de accesibilidad

Padre de balsero cubano sigue búsqueda de hijo desaparecido


Balsa abandonada.

La Guardia Costera siguió buscando hasta el miércoles por la tarde, cubriendo más de 8.000 kilómetros cuadrados en barco, helicóptero y avión antes de tomar la decisión de suspender la búsqueda.

Durante dos días, Lázaro Allegue ha recorrido las aguas de la Bahía de Biscayne en Miami y ha peinado la espesa maleza de los cayos cercanos en busca de su hijo. Recorrió manglares, arbustos y matorrales plagados de mosquitos, con el agua hasta las rodillas, y atravesó kilómetros y kilómetros de vasto mar azul.

Cuando el sol cayó el miércoles sólo había un posible rastro de Adrián Allegue, de 28 años: una cámara de neumático vacía encontrada por voluntarios a más de dos kilómetros (1,5 millas) de donde fue visto por última vez, según el testimonio de un balsero sobreviviente que viajó con él durante ocho días en el mar. Lázaro Allegue cree que esa es la cámara en la que viajaba su hijo. "Voy a buscarlo a cualquier hora del día o de la noche", dijo el jueves. "Es mi hijo".

llevaban más de una semana sin comida ni agua después que su balsa se volcó y todas sus provisiones cayeron al agua.

Adrián Allegue estaba a bordo de una embarcación improvisada que llevaba a 13 hombres desde Cojimar, Cuba, cuando los balseros decidieron tratar de nadar hasta la orilla la noche del domingo.

Según el sobreviviente Joel Moreno, llevaban más de una semana sin comida ni agua después que su balsa se volcó y todas sus provisiones cayeron al agua. Incapaces de soportar más tiempo cada hombre agarró un pedazo de la balsa y comenzó a nadar hacia tierra firme.

Moreno y Adrián estaban cerca uno del otro hasta la mañana del día siguiente. En ese momento, se encontraban a menos de medio kilómetro (un cuarto de milla) de la costa. Moreno dijo que Adrián no pudo continuar nadando por más tiempo y que él estaba demasiado débil para intentar empujarlo.

Continuó nadando mientras Adrián se quedó rezagado en una cámara de neumático cerca de una boya. "Él estaba débil", dijo Moreno. "Pero consciente". Esa mañana, un barco remolcador avistó a uno de los otros balseros y comenzó una operación de búsqueda. Al final del día, 11 de los hombres habían sido rescatados del agua o habían alcanzado la costa.

Al escuchar la noticia, Lázaro Allegue inmediatamente comenzó a llamar a los hospitales y a las autoridades. Sabía por sus familiares en Cuba que su hijo había huido en una balsa. Los balseros rescatados eran todos de la misma ciudad que su familia. Sin embargo, nadie tenía ninguna información sobre su hijo.

El martes, salió con Moreno en barcos de la Guardia Costera para buscar a Adrián. Fueron al lugar donde Moreno había visto a su hijo por última vez, pero no encontraron ningún rastro de él.

3.722 cubanos han sido interceptados en el mar o alcanzado la costa de Estados Unidos en el último año fiscal, un aumento del 75% con respecto al periodo anterior

La Guardia Costera siguió buscando hasta el miércoles por la tarde, cubriendo más de 8.000 kilómetros cuadrados (3.145 millas cuadradas) en barco, helicóptero y avión antes de tomar la decisión de suspender la búsqueda. Según el suboficial Marcos Barney, la decisión no significa que los dos hombres desaparecidos se presuman muertos. "Nunca perdemos la esperanza, nunca asumimos nada, sobre todo lo peor", puntualizó.

Entretanto, Lázaro Allegue decidió salir a buscar por su cuenta en un barco de pesca prestado. Tanto familiares como Moreno se le unieron. Buscaron durante horas a través de todos los cayos cerca de donde Adrián fue visto por última vez. Lázaro Allegue, Moreno y otros dos hombres recorrieron cayo Elliott, donde se separaron y estuvieron a punto de perderse.

Cuando sus amigos regresaron al cayo a recogerlo, tenían un hallazgo: una cámara de neumático negra con una cuerda blanca atada alrededor de un lado. Moreno dijo que está seguro de que es en la que viajaba Adrián. "Es exactamente la misma", aseguró.

El jueves, la cámara estaba apoyada en un pasillo en el apartamento de Lázaro Allegue en la ciudad de Hialeah. "No he perdido la esperanza", dijo al tiempo que fumaba un cigarrillo. "Mientras la gente me ayude, voy a seguir buscando".

Al menos 3.722 cubanos han sido interceptados en el mar o alcanzado la costa de Estados Unidos en el último año fiscal, un aumento del 75% con respecto al periodo anterior.

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG