Enlaces de accesibilidad

El consumo de aspirinas podría aumentar el riesgo de cáncer


El estudio involucró a más de 17.000 personas en Estados Unidos, Canadá, Australia y Alemania.

La nueva investigación financiada por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos revela que variantes genéticas de ADN anulan los beneficios preventivos de los analgésicos.

Aunque varios estudios han mostrado que el uso regular de aspirina o medicamentos relacionados puede reducir el riesgo a sufrir cáncer colorrectal en cerca de un 30%, los científicos encontraron una importante excepción: Más bien pueden aumentar el riesgo en personas con ciertas variantes genéticas.

El estudio es otro paso hacia la "medicina de precisión", que apunta a aplicar tratamientos de acuerdo con la composición genética de los pacientes. De ser confirmado, el hallazgo podría alterar las recomendaciones para prevenir el cáncer colorrectal, que, según proyecciones, provocará la muerte de 49.700 personas en Estados Unidos este año.

En un editorial que acompaña a un artículo en el Journal of the American Medical Association, el doctor Richard Wender, de la Sociedad Estadounidense del Cáncer y de la Universidad Thomas Jefferson, calificó el hallazgo como "notable desde el punto de vista científico".

La nueva investigación, financiada en su mayor parte por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, sumó los resultados de 10 estudios de seguimiento que involucraron a 17.187 personas en Estados Unidos, Canadá, Australia y Alemania.

El uso regular de aspirina o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos fue asociado con 17 casos menos de cáncer colorrectal por cada 100.000 habitantes.

Sin embargo, las consecuencias fueron muy diferentes para personas con algunas variantes de ADN. Hubo 34.7 casos de cáncer colorrectal adicionales por cada 100.000 personas entre aquellos con variantes de un gen, y 21.1 casos adicionales por 100.000 en personas con variantes de otro. Las variantes están entre un 4% y un 9% de las personas con ascendencia europea.

Como los medicamentos antiinflamatorios no esteroidales pueden tener graves efectos secundarios –el sangramiento gastrointestinal puede ser fatal–, "es una alta prioridad ver si podemos usar la información genética para buscar intervenciones preventivas para pacientes individuales", comentó el doctor Andrew Chan.

También es demasiado pronto para recomendar monitoreo genético para guiar las decisiones sobre medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para la prevención de cáncer, al menos hasta que los resultados sean confirmados, afirmó Chan, del Hospital General de Massachusetts e investigador senior del artículo de 53 coautores.

XS
SM
MD
LG