Enlaces de accesibilidad

Aseándose en charcos, cubanos cumplen 6 semanas plantados ante ACNUR en Trinidad-Tobago


Lisandra Faray, (izq) opositora cubana, toma agua de un grifo junto a la calle para lavar la ropa. Faray y otros 15 cubanos están plantados hace seis semanas ante la sede de la ACNUR en Trinidad -Tobago (America Teve)

De los cerca de mil cubanos que hay en ese país insular, dieciséis, incluidos varios opositores, cumplirán pronto dos meses viviendo en la calle frente a la oficina local del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, ACNUR.

Un grupo de 16 cubanos, entre ellos opositores y sus hijos menores, llevan ya casi dos meses viviendo en la calle, aseándose en charcos y lavando en un grifo junto a la calle en Puerto España, Trinidad-Tobago, como parte de una protesta ante la sede local del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Desde el pasado 23 de octubre doce de los isleños, cuyas actuales condiciones de vida se muestran en un reportaje de América Tevé, han estado exigiendo a la ACNUR que los incluyan entre las personas vulnerables priorizadas para ser reasentadas en un tercer país. Posteriormente se sumaron otros a la protesta.

Entre ellos se encuentran opositores como Yaneisy Santana Hurtado, procedente de Santa Clara y ex miembro del Frente Antitotalitario Unido (FANTU) que dirige Guillermo Fariñas; su esposo Ramón Arboláez y sus hijos Ailys (18 años), Melany (9) y Emanuel David (3).

También, de la misma organización, Lisandra Faray Rodríguez, quien aparece lavando en la calle; y José Lino Ascencio, quien es mostrado aseándose en un charco de lluvia fresca, y luego prometiendo continuar la protesta hasta “las últimas consecuencias”.

En el grupo está también el periodista audiovisual independiente Serafín Morán, quien fuera objeto de constante hostigamiento en Cuba.

A Trinidad-Tobago los cubanos pueden ingresar sin visa, pero su estancia tiene un límite de 90 días. Una vez que expira ese plazo, el visitante es declarado y tratado como un indocumentado.

El proceso de conseguir el envío a un tercer país es lento y engorroso. Son decenas de miles los emigrantes que llegan a ese país insular, en su mayoría provenientes del Medio Oriente y Venezuela. De este último país vecino, la ACNUR ha registrado 40 mil arribos. Se estima que también se encuentran allí unos 1.000 cubanos.

Los gobiernos de Trinidad-Tobago y Cuba iniciaron en agosto la negociación de un Memorando de Entendimiento en Materia Migratoria, que pretende crear un mecanismo efectivo para regular el flujo migratorio entre los dos países.

También se propone, según se ha informado, combatir el tráfico ilegal de migrantes y la trata de personas y ofrecer un tratamiento adecuado y de respeto a los derechos humanos de los migrantes.

[Con información de AméricaTevé]

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG