Enlaces de accesibilidad

Da penita Artur Mas


El entonces Conseller de Economia de la Generalitat,Artur Mas,en 1999.

Su sueño comienza a cumplirse un día como hoy que el parlamento catalán aprobó el inicio de la desconexión de España, pero las concesiones no han sido muy pequeñas y le han costado caro

En medio de la gran noticia que ha sido la aprobación –esta mañana- del Parlamento de Cataluña para convertir esa región en una república independiente, uno no deja de preguntarse por qué Artur Mas insiste en su proyecto denominado “soberanista”, si ya él, desde hace mucho tiempo, lo ha perdido todo.

Una mañana coincidimos en una consulta externa del Hospital Clinic de Barcelona. El político, que iba sin escolta, tomó su turno de la máquina y se acomodó en la sala de espera. Una mujer que lo reconoció le solicitó retratarse juntos. En aquel entonces, ocurrido antes del 2010, Mas no era President de la Generalitat sino aspirante a la dirección del gobierno autonómico. Era un “guaperas” que representaba la alternativa para los que no deseaban el tripartito recién instalado, formado por primera vez para gobernar Cataluña desde la izquierda capitalista.

Artur Mas fue entrenado como sustituto del President cuasi eterno Jordi Pujol, que estuvo 23 años en el poder. Pero, a pesar de ser ganador en dos ocasiones (2003 y 2006), Mas se quedó “vestido para la boda”. Tuvo que enfrentar la pena de lo que parecía una conspiración contra él: las alianzas “raras” para sacarlo de juego y sacar así a Convergència i Unió, que representaba a la burguesía nacionalista catalana. La de toda la vida, vamos.

Mas insistió tanto hasta que logró el cetro en 2010, pero con tan mala suerte que a continuación comenzaron las investigaciones contra su mentor por evasión fiscal. Nada más y nada menos.

En fin, da pena verlo ahora reclamando la gracia de unos nuevos parlamentarios que nada tienen que ver políticamente y en cuyas manos está su investidura para el mandato actual. O sea, vuelve a hacerse el harakiri.

Su sueño ha sido siempre la independencia de Cataluña. No nació para político agregado y no le bastaba con el poder otorgado a un presidente de la Generalitat en condición de autonomía, que en definitiva es la entidad de gobierno de una región poderosa. Pero tal vez él dijo:

-Si vamos a ser President, seamos el único.

Le ha costado caro. Su sueño comienza a cumplirse un día como hoy que el parlamento catalán aprobó el inicio de la desconexión de España, pero las concesiones no han sido muy pequeñas que digamos.

En primer lugar, el pacto con un grupo de ultraizquierda (Candidatura d'Unitat Popular, conocida como CUP) con el que no comparte ideología, pero a sus pies para que lo invistan como President. Y antes de esto, en una historia reciente igualmente increíble, la asociación con Esquerra Republicana de Catalunya, grupo procomunista (por cierto, muy cercano a la dictadura castrista) que fue una de las fuerzas políticas formadoras del tripartito usurpador.

Es cierto que el sueño de Mas ha servido para demostrar, a diferencia del terrorismo vasco, todo lo que se puede llegar a conseguir sin violencia. Pero tener que pactar con el enemigo en pos de la denominada “soberanía catalana” es ir demasiado lejos y le pasó factura inmediatamente a Mas.

Es fácil de comprender si tenemos en cuenta que el origen de CUP es una limpieza anticorrupción, que viene con la mocha bajita y se llevará por delante todo lo que tenga que ver con el partido de Mas, que es el de Pujol y es el que está ahora mismo en el ojo del huracán. Es también, por cierto, el partido que decepcionó a cientos de miles de catalanes que apostaron al pujolismo.

Ahora bien, no perdamos de vista que lo de “soberanista” en Cataluña es un extremo, con todo el derecho del mundo a llevarse a cabo.

En la eterna lucha antimadridista de los catalanes a veces se hace creer que no tienen libertades y eso no es cierto. Se hace creer que la lengua autonómica está reprimida y no es así. En todo caso el español estaría en desventaja allí. Pero se trata más que todo de dinero, del reparto del presupuesto por el gobierno central. La prensa matutina española indica que el presidente Mariano Rajoy ya ha puesto en marcha un recurso contra la moción independentista.

La resolución aprobada esta mañana prevé iniciar, en el plazo de treinta días, "la tramitación de las leyes del proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública". Se trata, añade el texto, de hacer posible "el proceso de desconexión democrática" de España y por ello se advierte que no se hará caso a las decisiones que adopten "las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional", del que se dice que está "deslegitimado" desde que dictó la sentencia del Estatut (catalán) en 2010.

Si la lucha de Artur Mas era en nombre de un pueblo puede estar tranquilo. Pero este cronista presume que también era una necesidad personal.

  • 16x9 Image

    Jorge Ignacio Pérez

    Nació en La Habana en 1965. Luego de ser tanquista en el servicio militar obligatorio, se graduó en la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana, en 1992. Trabajó como redactor y fotógrafo de prensa, columnista de teatro y editor en varias publicaciones de la isla. En 2001 se exilió en Barcelona, hasta el año 2012 en que se afincó en Miami, donde reside actualmente. Fue editor del portal on line de asuntos cubanos Cubanet.org. Desde 2007 lleva el blog personal Segunda Naturaleza. Además del libro de memorias Historias de depiladoras y batidoras americanas (Neo Club Press Ediciones, 2014), tiene otro inédito titulado Pasajeros en tránsito.

XS
SM
MD
LG