Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

Amnistía Internacional desentraña la censura oficial a la Internet en Cuba

Un hombre se conecta a internet en un punto Wi Fi en Cuba.
Un hombre se conecta a internet en un punto Wi Fi en Cuba.

Amnistía Internacional mostró este martes preocupación por la política de censura a la Internet impuesta por el gobierno cubano.

El grupo se basa en un reciente estudio desarrollado por el Observatorio Abierto de Interferencias en la Red (OONI, por sus siglas en inglés) entre mayo y junio de 2017 en el cual se investigaron 1.458 sitios web desde ocho ubicaciones de La Habana, Santa Clara y Santiago de Cuba.

A continuación publicamos íntegramente el reporte de Amnistía Internacional:

La paradoja de Internet de Cuba: El control y la censura de Internet hacen peligrar los logros de Cuba en materia de educación

Maribel (nombre ficticio) era subdirectora de una escuela primaria estatal de Cuba, donde trabajaba y había ascendido con rapidez desde que se graduó.

Antes de perder su empleo debido al activismo político de su esposo, prohibido en la práctica en Cuba, le redujeron el salario a la mitad.

¿Cuál fue la excusa? Había pedido a sus alumnos y alumnas que buscaran información en Internet para una lección de historia. Y uno de ellos usó la Wikipedia.

“Al niño se le dice que a la Wikipedia no lo pueden utilizar, porque todo lo que dice la Wikipedia es mentira [...] que lo que está escrito en el libro de historia de Cuba eso es el contenido que el niño tiene que aprender. El niño no tiene que buscar otra cosa”, nos dijo cuando la conocimos en la ciudad fronteriza mexicana de Tapachula este año.

Según la UNESCO, Cuba tiene una de las poblaciones más educadas del hemisferio. Las campañas de alfabetización son fundamentales en las políticas del país desde la revolución, y su encomiable sistema educativo sigue recibiendo grandes inversiones. Pero los decenios de censura fuera de Internet, y el aparente deseo de seguir restringiendo la libertad de expresión y el acceso a la información con un modelo de censura en Internet hacen peligrar los históricos avances de Cuba en materia de educación.


El modelo característico de Cuba de censura de Internet

La prohibición, contenida en la Constitución de Cuba, de los medios de comunicación privados independientes no tiene parangón en Latinoamérica. Mientras el panorama de los medios de comunicación independientes se va transformando, según un reciente informe del Comité para la Protección de los Periodistas, la nueva generación de periodistas independientes trabaja en un entorno jurídico poco claro y bajo la amenaza constante de las detenciones arbitrarias. Además, sufre importantes limitaciones para acceder a Internet. Un medio pionero en este tipo de periodismo de investigación y comentarios de noticias es 14ymedio, un diario independiente en línea.

El sitio web de 14ymedio es uno de los que figuran como bloqueados según un informe publicado el 28 de agosto por el Observatorio Abierto de Interferencias en la Red (OONI, por sus siglas en inglés). Con el uso de aplicaciones de código abierto (disponibles públicamente), OONI ha recogido mediciones de la red de más de 200 países de todo el mundo. Su objetivo es reunir datos sobre el uso de la censura en Internet y evaluar cómo funciona —o no funciona— Internet en un país determinado.

La meta de OONI es aumentar la transparencia y suscitar debates públicos sobre la legalidad y la ética del control de la información, y no hacer valoraciones políticas sobre lo que ve.

Entre mayo y mediados de junio de 2017, OONI sometió a examen 1.458 sitios web desde ocho ubicaciones de La Habana, Santa Clara y Santiago de Cuba. La lista agrupaba los sitios web en 30 categorías generales. De ellos, 1.109 eran sitios internacionales incluidos en su mayor parte en una lista estandarizada que la organización usa en todo el mundo para OONI-probe (su aplicación para analizar la censura), entre los que figuran destacados sitios convencionales de interés general, como Facebook y Twitter. Los 349 sitios restantes eran más específicos del contexto cubano.

Del total de sitios examinados, OONI encontró 41 bloqueados (OONI examina únicamente una pequeña muestra, por lo que es probable que estén bloqueados muchos más sitios que no examinó).

Todos los sitios bloqueados tenían algo en común: Expresaban críticas al gobierno cubano, trataban de asuntos relacionados con los derechos humanos o tenían relación con herramientas de elusión (técnicas para sortear la censura). El bloqueo de sitios de Internet con el exclusivo fin de limitar las críticas políticas y restringir el acceso a la información es —naturalmente— contrario al derecho internacional de los derechos humanos y una violación del derecho a la libertad de expresión.

Pero este tipo de bloqueo no se produce solo en la web en Cuba. Según 14ymedio, Cubacel —la red nacional de telefonía móvil— censura los mensajes de texto SMS que contienen las palabras “democracia” y “huelga de hambre”. Al parecer, cuando el artista de grafitis y ex preso de conciencia Danilo Maldonado estaba en prisión, en enero de este año, por haber escrito las palabras “Se fue” en una pared tras la muerte de Fidel Castro, se bloquearon también los mensajes de texto que contenían las palabras “El Sexto” (su nombre artístico).

Según OONI, el bloqueo de la página web se hace de forma “encubierta”. Cuando una persona intenta acceder a un sitio bloqueado, es redirigida a una página de bloqueo sin ninguna explicación del motivo por el que no se puede acceder al contenido. Esto hace que al usuario le resulte difícil saber si está experimentando la censura en Internet o se trata de algún tipo de fallo o error transitorio de la red al cargar la página.

Skype está también bloqueado en Cuba, aunque se usa un tipo distinto de tecnología. Para OONI era algo “bastante interesante” que no se ve a menudo, aunque han visto algo parecido en China. Según esta organización, el gobierno o ha comprado una tecnología sofisticada, o cuenta con personas capacitadas para llevar a cabo el bloqueo.

Por si tienen curiosidad, tiene que ver con un paquete de reinicio sobre el que pueden leer más en el informe completo de OONI. Para quienes no están versados en tecnología y los usuarios, el efecto percibido es que Skype funciona muy mal: la mayor parte del tiempo no se puede entrar en la cuenta ni enviar mensajes ni ver la lista de contactos. Pero, según OONI, esto es “claramente intencionado”. Y el bloqueo no lo hace Skype, sino desde servidores que están probablemente en el país.

Los medios de comunicación llevan tiempo informando que la empresa china Huawei proporciona los servicios de infraestructura que crean la red troncal de los puntos de acceso a Internet y a las conexiones wifi en Cuba. A tenor de lo que ha detectado dentro de Cuba, OONI dice que resulta evidente que contratistas chinos desarrollaron el software y las interfaces que se emplean para los portales de acceso a las conexiones wifi, pues encontraron trazas de código chino. Aunque sería lógico que el gobierno obtuviera los equipos para la censura del mismo proveedor encargado de desplegar la infraestructura de Internet en Cuba, Amnistía Internacional no ha visto evidencia que indique que sea así.

A pesar de ello, hay muchos sitios web y aplicaciones de uso generalizado que no están bloqueados, como WhatsApp. O Facebook. O, desde luego, la Wikipedia.

La gran pregunta es: ¿por qué no?

Bueno, por ahora, parece que el gobierno no necesita utilizar sistemas sofisticados de bloqueo y filtrado.

El sistema dual de Internet

Igual que tiene dos monedas, Cuba tiene un sistema dual de Internet: Una Internet global, inasequible para la mayoría de la ciudadanía cubana y su propia intranet, más barata y sometida a una estricta censura.

El gobierno cubano controla toda la infraestructura de las comunicaciones del país (hasta 2008, prohibió la propiedad de equipos informáticos y de DVD). Hace tiempo que las autoridades consideran que Internet es un “caballo de Troya” de la infiltración estadounidense, y culpa constantemente de la deficiente conectividad al embargo de Estados Unidos.

Desde la normalización de relaciones promovida por el gobierno de Obama, y tras los cambios de política que han abierto posibilidades para que las empresas de telecomunicaciones estadounidenses operen en Cuba, este argumento es menos creíble. Y aunque el giro de 180 grados de la retórica política del presidente Trump permite a las autoridades cubanas recuperar esta excusa, la política estadounidense sobre Internet sigue sin sufrir grandes cambios.

En cambio, en los últimos años, el gobierno de Cuba ha dado prioridad a la “informatización de la sociedad” Pero esa informatización, afirma, ha de “garantizar la invulnerabilidad de la Revolución, la defensa de la cultura y del socialismo sostenible que construye nuestro pueblo”.

El gobierno ha fijado también unos objetivos ambiciosos. En una estrategia de 2015, declaró, entre otras cosas, que para 2020 se conectaría al 50% de los hogares. También afirmó que, para 2018, estaría conectado el 100% de las entidades del Partido Comunista, los órganos del Estado, las instituciones bancarias y algunas empresas. Para 2002 se alcanzaría el 95% de la conectividad de banda ancha en los centros educacionales y de la salud y en las instituciones científicas y culturales.

Sin embargo, el progreso avanza con lentitud. En 2014, el proveedor nacional de telefonía móvil lanzó Nauta, un servicio de correo electrónico móvil que permite el envío de correo electrónico a través de la empresa estatal. En marzo de 2015, el gobierno aprobó la primea red pública de wifi en La Habana, y desde entonces ha abierto cientos de puntos de acceso en toda la isla. Las conexiones a Internet desde los hogares se legalizaron en un programa piloto que no se inició hasta diciembre de 2016. Google Global Cache también instaló servidores en la isla para acelerar el acceso a su contenido en diciembre del año pasado.

Pero mientras las autoridades cubanas continúan con la estrategia de informatización, el gobierno sigue reticente a acabar con los programas de censura. En su lugar, ha desarrollado una Internet nacional —una especie de intranet— parecida a las que existen en los centros de trabajo o las escuelas de los países conectados. Mientras tanto, a 1,5 dólares estadounidenses la hora, el coste de acceder a la Red mundial sigue siendo prohibitivo para la mayor parte de la ciudadanía cubana, que gana un salario mensual medio de 25 dólares estadounidenses y que casi sólo utiliza para hablar con miembros de la familia y amistades de la diáspora.

Los cálculos sobre la penetración de Internet varían entre el 5% y el 40% (dependiendo de la fuente), pero de este porcentaje, es probable que muchos sólo accedan a la intranet controlada por el gobierno, no al Internet global. Y, lo que resulta interesante, los precios de la intranet están bajando.

¿Qué quiere decir esto en la práctica?

Quienes acceden a la Internet nacional reciben una información seleccionada por el gobierno y sometida a una estricta censura. EcuRed, una especie de versión cubana de la Wikipedia —una enciclopedia cubana online—, por ejemplo, difama a quienes defienden los derechos humanos. En el artículo dedicado a Laritza Diversent Cambara, abogada de derechos humanos a quien Estados Unidos acaba de dar asilo junto con otros 12 integrantes del Centro de Información Legal (CUBALEX), es calificada de “mercenaria anticubana” y su organización, de “subversiva”.

Si buscas a Yoani Sánchez, fundadora de 14yMedio, es calificada de “cibermercenaria” por EcuRed.

Ted Henken, profesor asociado de Sociología del Baruch College, especialista en Cuba que ha publicado numerosos estudios sobre el panorama de los medios de comunicación y de Internet en este país, dice: “Para la mayoría de los cubanos, la intranet es un chiste, porque sólo es una versión de (la propaganda) que llevan recibiendo 50-60 años, pero en Internet. Está desfasada, los enlaces no funcionan.”

Y aun así, parece que es aquí donde el gobierno cubano quiere invertir.

Hace apenas unos días, en un video aparentemente filtrado, el Primer Vicepresidente Miguel Díaz Canel, quien se perfila como el próximo Presidente, señaló que el gobierno cerraría el sitio web de OnCuba, declarándolo “muy agresivo contra la revolución.” “Y que se arma el escándalo que se quiere armar. Que digan que censuramos. Está bien. Aquí todo el mundo censura, aquí todo el mundo censura,” declaró.

En otros discursos ha hablado según los informes de la necesidad de “perfeccionar nuestra plataforma” —la red nacional— y de desarrollar el trabajo contra los “proyectos subversivos”. También ha promovido la necesidad de aumentar el acceso con fines científicos y educativos, y por razones económicas. Al mismo tiempo, ha hablado de la necesidad de generar contenidos propios cubanos, para poner “los contenidos de la revolución” en Internet.

Pese a los ambiciosos planes gubernamentales de expansión de Internet, muchos cubanos y cubanas como Maribel dicen que sólo disponen de Internet de un modo limitado en entornos educativos. Maribel, al igual que otros conciudadanos suyos, dice que conoce a personas expulsadas de la universidad por acceder a información “no debida”.

Esquivar al “hermano mayor”

Los periodistas, blogueros y blogueras y activistas cubanos no han aceptado sin más estas restricciones. Decenas de proyectos de medios de comunicación digitales emergentes desarrollados por blogueros/as y periodistas independientes (a menudo bloqueados en Cuba) han encontrado formas creativas de conseguir publicar su información en la red global. Hace apenas unos días, 14ymedio publicó un artículo titulado “Recetas para sortear la censura en Internet”.

Mucho se ha escrito también sobre jóvenes y perspicaces cubanos y cubanas que esquivan las dificultades de acceso y la censura con medios creativos para difundir la información. Tal vez la innovación más famosa sea “El Paquete”: series de Netflix, vídeos, música pirateados que se comparten a través de memorias USB portátiles a través de un sistema de distribución que abarca toda la isla. También está Streetnet (o SNET), un sistema de Internet clandestino o pirata creado por jugadores y jugadoras de videojuegos.

Pero aunque estas innovaciones populares y espontáneas son emocionantes, el contenido de El Paquete o de SNET es puramente convencional, nada político.

“Para sobrevivir, [El Paquete] se porta bien [...] Permanece al margen de políticas que provocarían su cierre [...] Puede que haya muchos más debates sobre Juego de Tronos que sobre la nueva ley electoral”, dice el profesor Henken.

Casi toda la ciudadanía cubana cree que está sometida a vigilancia y a seguimiento en Internet, y que se interceptan sus comunicaciones privadas. “Eso es normal, todo el mundo lo sabe”, es la respuesta habitual. Tras decenios de vigilancia física de los Comités de Defensa de la Revolución (miembros locales del Partido Comunista que colaboran con las autoridades y los organismos encargados de hacer cumplir la ley), es lógico suponerlo.

Si es así o no, resulta difícil de saber. La vigilancia es notoriamente difícil de demostrar. Pero OONI explica algo que quizá no se vea a primera vista. La censura es un resultado, un subconjunto de la vigilancia.

“Cuando censuras Internet, lo que estás haciendo en la práctica es aplicar vigilancia. Para aplicar la censura, primero tienes que vigilar. Tienes que saber a qué accede la gente para después bloquearlo. Dado que vemos que hay censura en Internet (en Cuba), debe de haber también vigilancia”, declaró OONI a Amnistía Internacional.

Y si usted cree que lo están vigilando en Internet, es aún más probable que se autocensure.

Sala de navegación en La Habana.
Sala de navegación en La Habana.

La paradoja de Cuba: La educación censurada

Internet es una herramienta educativa vital en el mundo moderno. Al servir de catalizador de la libertad de expresión, facilita otros derechos humanos, como el derecho a la educación. También proporciona un acceso sin precedentes a fuentes de conocimiento, mejora las formas tradicionales de enseñanza y amplía las posibilidades de intercambio de investigaciones académicas.

La UNESCO y UNICEF han elogiado los logros de Cuba en materia de educación. Todos los años se gradúan en sus universidades estudiantes de toda la región del Caribe, especialmente de Medicina. Y no obstante, los decenios de censura fuera de Internet y este aparente deseo de crear una versión cubana de la realidad cargada de ideología mediante el acceso controlado a Internet los erosionan.

El profesor Henken lo califica sencillamente de “tragedia”.

Muchos observadores predicen que Cuba repetirá el modelo chino de censura. Las conclusiones de OONI —en cierto modo, un “archivo histórico” de cómo es una red en un momento determinado— apuntan sin duda a la posibilidad de que se utilicen sistemas de bloqueo y filtrado más sofisticados en el futuro.

Pero hay otra vía.

Ante la expectativa de que el presidente Raúl Castro se retire en 2018, quien ocupe la presidencia del país tendrá la oportunidad de configurar la función que desempeñe Internet en el futuro de Cuba y en su sistema educativo.

Tras ser expulsada de su trabajo, Maribel recibió finalmente una oferta para fregar suelos en un jardín de infancia. Pero, al igual que hicieron decenas de miles de cubanos y cubanas sólo el año pasado, decidió marcharse de Cuba. Y con ella se llevó la educación que le hizo cuestionar el sistema en el que vivía. Dijo a Amnistía Internacional: “La educación es una constante revolución [...] es un constante cambio. Hay que ir en evolución.”

El gobierno haría bien en escuchar.

[INFORME publicado por Amnistía Internacional]

Vea todas las noticias de hoy

Seguridad del Estado amenaza de nuevo a periodista cubano: esta fue su respuesta

José Luis Tan Estrada explicó que, durante el interrogatorio, el agente lo amenazó con procesarlo por varios cargos si no renunciaba al periodismo, a ayudar a las personas necesitadas y a su activismo en las redes sociales.
José Luis Tan Estrada explicó que, durante el interrogatorio, el agente lo amenazó con procesarlo por varios cargos si no renunciaba al periodismo, a ayudar a las personas necesitadas y a su activismo en las redes sociales.

La Seguridad del Estado trató de intimidar al periodista independiente y activista camagüeyano José Luis Tan Estrada con imputarlo de los cargos de incitación a delinquir, desobediencia y desacato, si no desiste de sus labores informativas y como activista de derechos humanos.

Tan Estrada recibió las amenazas durante un interrogatorio este sábado en la 3era Unidad de policía de Camagüey, adonde acudió tras ser citado.

“Cuando llegué me atendió un capitán de la PNR [Policía Nacional Revolucionaria]. El objetivo de la supuesta entrevista eran amenazarme para que deje de hacer periodismo independiente, para que deje de realizar mis labores humanitarias, de ayudar a las personas, y para que deje de denunciar en las redes sociales”, relató el reportero a Martí Noticias.

“Según el represor, yo estaba incitando a la gente a que hicieran muchas cosas y por tanto podría caer en delitos de desobediencia, desacato o de incitación. Alegó que yo había hecho algunas publicaciones contra los dirigentes de este país, que habían incentivado a que otras personas también hicieran lo mismo”, dijo.

Al comunicador le fue entregada una carta de advertencia en la que se enumeran los presuntos delitos en los que ha incurrido el comunicador.

“Yo lo único que le contesté es que yo no voy a dejar de hacer periodismo, voy a seguir ayudando a las personas y voy a seguir denunciando todas las arbitrariedades que comete el régimen comunista cubano contra su propia gente”, aseguró Tan Estrada.

Desde su expulsión de la Universidad de Camagüey, donde impartía clases, hace poco más de un año, Tan Estrada ha sido víctima de varias detenciones, interrogatorios, campañas de descrédito por parte del Gobierno, y ataques y amenazas en las redes sociales y en programas de la televisión nacional.

El periodista recordó que la última vez que lo detuvieron fue en febrero de este año, cuando se dirigía a entregar medicinas e insumos al Hospital Pediátrico de Camagüey. En aquella ocasión, los agentes de la policía política le confiscaron los aperos y fue conducido a Villa María Luisa, sede de la Seguridad del Estado en la capital camagüeyana, y liberado pocas horas después.

Cuba restringió el servicio de internet durante las protestas de este domingo

Protestas este domingo en Santiago de Cuba y Bayamo / Captura de video
Protestas este domingo en Santiago de Cuba y Bayamo / Captura de video

El monopolio de las Comunicaciones en Cuba, ETECSA, restringió el servicio de internet en la tarde de este domingo cuando los cubanos salieron a las calles a protestar por la escasez de comida y los continuos apagones en varias ciudades del país.

La caída en el tráfico se prolongó durante unas cinco horas, según la empresa de seguimiento de redes Kentik, con sede en San Francisco, California.

“Estamos viendo una caída de cinco horas en el tráfico hacia Cuba coincidiendo con informes de una interrupción en el servicio móvil luego de las protestas en Santiago de Cuba. La caída del tráfico comenzó a las 19:20 UTC (3:20 p. m. ET) y duró hasta las 00:30 UTC (8:30 p. m. ET)”, informó en X Doug Madory, director de análisis de internet de la compañía.

En declaraciones a The Wall Street Journal, Madory explicó que lo ocurrido fue similar al corte de julio de 2021 “cuando el gobierno cubano deshabilitó el servicio de internet móvil en respuesta a las protestas”.

Este domingo, el informe de transparencia de Google mostró una caída de más del 20% en el tráfico a los servicios de búsqueda web de Google con respecto a las 24 horas anteriores.

Usuarios en las redes sociales y activistas reportaron problemas con el servicio en el mismo horario que Kentik reporta la caída del tráfico.

“Etecsa cómplice, tienen el ancho de banda de los datos en el piso”, dijo la activista conocida en las redes como Lara Crofs.

Cerca de las seis de la tarde la periodista Yoani Sánchez, directora de 14ymedio, reportó problemas para conectarse a internet.

"Apenas tenemos internet, por si cortan todo el acceso solo me queda decir que si Santiago de Cuba fue la cuna de la Revolución, según dice la propaganda oficial... quizás pueda ser su tumba. Cuna y tumba”, denunció en la red social X.

Al mismo tiempo otros usuarios reportaban mala conexión en varias provincias del país.s.

Los primeros reportes de las protestas comenzaron alrededor de las cuatro de la tarde en Santiago de Cuba, donde cientos de ciudadanos salieron a las calles gritando "corriente", "comida", "libertad" y "patria y vida".

Horas después, Martí Noticias confirmó manifestaciones en Bayamo, provincia de Granma, y en el poblado de El Cobre, en Santiago de Cuba. Esa misma noche los cubanos salieron también en Santa Marta, Cárdenas y en la barriada de Los Mangos, en la ciudad de Matanzas.

Cuba tiene un historial de apagones de internet durante las manifestaciones. En la mayoría de los casos son cortes por períodos cortos (menos de 24 horas) y en zonas específicas, según sitios especializados en el tema.

“No es un mecanismo que inventó el régimen cubano. Organizaciones como Access Now y Freedom House registran que otros gobiernos autoritarios utilizan el mismo método ante una protesta o en medio de un contexto de elecciones. Lo hacen para intentar que las imágenes y videos no salgan a la luz pública en tiempo real”, explicó a Martí Noticias Norges Rodríguez Almiñán, CEO de YucaByte, en un análisis sobre el tema publicado el pasado año.

Para Ariel Coro, analista y experto en tecnología, el régimen cubano se ha limitado a estos cortes de poca duración porque en su mentalidad, aparentemente, son más efectivos, y las estrategias a largo plazo de censura requieren equipos caros”.

“Se sabe que ellos están utilizando equipos Huawei (empresa tecnológica multinacional china) de inspección profunda, de paquetes que pueden ver dentro de las conexiones para deshabilitar conexiones específicas. Estos equipos son caros, utilizan procesadores avanzados y, por supuesto, tienen el potencial de hacer que el tráfico sea mucho más lento, pero en este momento ellos lo que tienen es un reguero de conexiones", comentó.

"En algunos lugares están utilizando estos equipos de inspección de paquetes o sistemas de prevención de intrusión o firewall [cortafuegos] de Internet más avanzados, pero, por otro lado, están haciendo bloqueos simples de paquetes o, sencillamente, cortando las conexiones”, precisó.

OPINIÓN/ Carlson, Duranty y Matthews: integridad periodística y agenda

Vladimir Putin habla durante una entrevista con el presentador de televisión estadounidense Tucker Carlson en Moscú, Rusia, el 6 de febrero de 2024. Sputnik/Gavriil Grigorov/Kremlin vía REUTERS
Vladimir Putin habla durante una entrevista con el presentador de televisión estadounidense Tucker Carlson en Moscú, Rusia, el 6 de febrero de 2024. Sputnik/Gavriil Grigorov/Kremlin vía REUTERS

MIAMI, Estados Unidos. – El periodismo representa una de las profesiones más nobles que puede ejercer el ser humano. En su esencia prevalece la búsqueda de la verdad, encuéntrese esta donde se encuentre. Vinculados a los pilares del periodismo están los valores universales de la libertad y la justicia.

Sin embargo, la historia nos demuestra que existen periodistas motivados por intereses ideológicos y materiales. Estos han demostrado que prefieren promover agendas nefastas y ofuscar la verdad, sean cuales sean las repercusiones.

El periodista estadounidense Tucker Carlson, quien hasta el año pasado trabajó para la cadena Fox, viajó a Moscú para entrevistar al gobernante ruso Vladímir Putin. Durante la entrevista, Putin justificó su invasión de Ucrania, repitiendo su retórica imperialista basada en una historia tergiversada de Rusia, Ucrania y la geopolítica europea.

Identificado, por convicción o por conveniencia, con el líder del Kremlin, Carlson se reservó cualquier pregunta afilada que pudiera incomodar a Putin. La integridad periodística de Carlson deja mucho que desear y representa un cambio radical del periodista respetado que conocí hace 20 años cuando yo era estudiante universitario.

Este tipo de periodismo servil no es nuevo. En 1932, el periodista estadounidense Walter Duranty, jefe del buró de Moscú de The New York Times, ganó el Premio Pulitzer por sus reportajes sobre la Unión Soviética. Sin embargo, en sus reportajes, Duranty negó que hubiera una severa hambruna en la Unión Soviética entre 1930 y 1933. Como parte de esta hambruna, la historia recoge el Holodomor, la hambruna ocurrida en Ucrania entre 1932 y 1933. Se estima que entre 5,7 y 8,7 millones de personas perecieron en dicha hambruna, conocida en la historia como la Gran Hambruna Soviética.

Walter Duranty, durante un almuerzo de la Asociación de Corresponsales Extranjeros en su honor el 16 de abril de 1936 en Nueva York.
Walter Duranty, durante un almuerzo de la Asociación de Corresponsales Extranjeros en su honor el 16 de abril de 1936 en Nueva York.

Otro periodista de The New York Times, Herbert Matthews, obtuvo notoriedad al viajar a Cuba en 1957, durante plena insurrección cubana, con el fin de entrevistar a Fidel Castro.

En sus artículos, demostró que Castro había sobrevivido el desembarco del yate Granma, desmintiendo el alegato del gobierno de Fulgencio Batista que había anunciado la muerte en combate del líder guerrillero.

A su vez, Matthews ayudó a pintar la imagen, vendida y consumida por gran parte de la población estadounidense, de un joven líder democrático y anticomunista que luchaba por la libertad de Cuba.

Al publicarse la entrevista de la Sierra Maestra, la percepción de Castro en Estados Unidos, particularmente en las esferas gubernamentales, comenzó a cambiar. Sin lugar a dudas, esta entrevista contribuyó a que Estados Unidos le retirara su apoyo al gobierno de Batista y apoyara la llegada de Castro al poder.

Herbert L. Matthews entrevista a Fidel Castro en la Sierra Maestra.
Herbert L. Matthews entrevista a Fidel Castro en la Sierra Maestra.

El periodismo servil utiliza una estructura familiar mediante un intercambio de preguntas y respuestas. Subyuga al periodista, quien muchas veces reduce su papel al de moderador del monólogo del entrevistado. Sin embargo, el periodista también le saca provecho a la situación, ya que la entrevista le sirve para promover su narrativa ideológica y política sobre el tema en cuestión.

La entrevista de Carlson a Vladímir Putin tiene un objetivo claro: ayudar a enaltecer la imagen del Kremlin y debilitar el apoyo estadounidense e internacional al Gobierno y el pueblo de Ucrania. Este objetivo recalca lo más peligroso del periodismo servil: su alcance y popularidad.

En los primeros tres días después de la salida al aire de su entrevista, esta tuvo 14 millones de vistas en YouTube y 185 millones de vistas en X (la plataforma anteriormente conocida como Twitter). Este alcance se debe a la facilidad de compartir videos como este con varias personas y a la habilidad de ver la entrevista después de salir al aire.

Sin embargo, el periodismo servil tiene importantes limitaciones que impiden su éxito a mediano y largo plazo. La entrevista de Carlson no tuvo el mismo nivel de popularidad dentro de Rusia. A su vez, los reportajes de Herbert Matthews han sido ampliamente criticados en las décadas después de su publicación, y su integridad periodística ha sido fuertemente cuestionada. En el caso de Duranty, no han sido pocos los llamados por parte de intelectuales, periodistas y otros de que le sea retirado el Premio Pulitzer. Al mismo tiempo, el daño se hizo y tuvo efectos a corto plazo.

Otra característica que distingue al periodismo servil es que la historia no perdona a los que lo ejercen. Gracias a la palabra escrita y grabada, los periodistas que lo ejercen no pueden escapar de su complicidad contra los valores integridad, libertad y justicia que definen al periodismo.

Con la muerte en prisión del opositor ruso Alexéi Navalny este 16 de febrero, a escasos días de la entrevista de Carlson, el servilismo del periodista estadounidense se evidencia aún más. En el juicio con la historia, las acciones de Carlson mancharán su reputación y lo expondrán ante los estudiantes de la profesión como ejemplo del periodismo servil que deben evitar a lo largo de sus carreras.

(Este artículo fue publicado originalmente en Cubanet y se reproduce en Martí Noticias con la autorización de su autor el doctor en Ciencias Políticas Daniel I. Pedreira)

Condenan ataque cibernético al Instituto Cubano de Libertad de Expresión y Prensa

FOTO ARCHIVO. El ICLEP denunció que los hackers lograron violar el protocolo de seguridad del servidor de su web, infiltrar los archivos, cambiar la configuración y suplantar la web con una imagen.
FOTO ARCHIVO. El ICLEP denunció que los hackers lograron violar el protocolo de seguridad del servidor de su web, infiltrar los archivos, cambiar la configuración y suplantar la web con una imagen.

El Instituto Cubano de Libertad de Expresión y Prensa, ICLEP, denunció un ataque cibernético a su sitio web, ocurrido el miércoles.

En un comunicado divulgado este viernes la organización asegura que "tras una minuciosa investigación", identificaron que el ataque proviene de "servidores ubicados en China", pero puede haber sido "enmascarado por una VPN, lo que hace más compleja la atribución del ataque".

La ONG sin ánimo de lucro, fundada en el 2012, informó que los perpetradores lograron violar el protocolo de seguridad del servidor, infiltrar los archivos, cambiar la configuración y suplantar la web con una imagen.

"Este incidente comprometió brevemente la integridad de nuestros servicios en línea y representó una seria amenaza para la promoción de la libertad de expresión y prensa en Cuba", denunció el instituto.

La organización Artículo 19, que vela por la libertad de expresión y prensa, condenó el ataque cibernético.

Claudia Ordoñez, oficial de campañas de Artículo 19, lamentó lo ocurrido al importante medio independiente cubano, que se nutre de una red de medios de comunicación comunitarios y observadores que verifican, documentan y registran hechos violatorios a estos derechos.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:59 0:00

"Desde 2020, hemos documentado un número elevado de agresiones contra periodistas que colaboran en el ICLEP, que van desde detenciones arbitrarias, amenazas, actos de tortura, desaparición forzada de corta duración, allanamientos a las viviendas de las personas colaboradoras", recuerda Artículo 19.

"Expresamos nuestra solidaridad y apoyo a la importante labor informativa que realiza el ICLEP, en medio de un contexto de sistemático acoso, censura y exilio de periodistas, en el que va ganando terreno la desinformación oficial. Demandamos del Estado garantías para el ejercicio periodístico en Cuba y a la comunidad internacional seguir denunciando y señalando la responsabilidad del Estado en esta materia", indicó Artículo 19.

Desde el 2016, el ICLEP monitorea, documenta y redacta un informe temático, cada año, sobre hechos violatorios a la libertad de expresión y prensa.

Periodista llama a visibilizar la situación de los presos políticos en las cárceles cubanas

Presos políticos cubanos. (Facebook/Albert Fonse)
Presos políticos cubanos. (Facebook/Albert Fonse)

“El tema de la situación de los presos políticos cubanos es un tema sensible, porque si la situación es crítica y lamentable para las personas que están en sus hogares, se multiplica en el caso de los que están encarcelados”, dijo desde Madrid la periodista y activista Luz Escobar en entrevista con la revista informativa Martí Noticias AM.

“Y se multiplica aún más en el caso de los presos políticos, porque el sistema carcelario cubano está bajo las órdenes de la Seguridad del Estado, que a su vez responde al régimen”, afirmó la también conductora del podcast “Palos vienen”, del portal digital Diario de Cuba, donde aborda este tema.

Explicó que "para mantener el control de los reclusos, los funcionarios utilizan la represión, los golpes y las amenazas a los familiares", y puso como ejemplo la denuncia desde Pinar del Río de Moraima Díaz Batista, la madre del preso político Alexander Díaz, quien contó que su hijo fue golpeado, precisamente, por ella no quedarse callada ante la situación de salud que presenta en la cárcel.

please wait

No media source currently available

0:00 0:12:41 0:00

“La denuncia sobre la mala alimentación en las prisiones es constante, algo que se sale de control, porque cuando se trata de comidas en mal estado, con gusanos y gorgojos, de infusiones con sabor a pescado, se habla también de tratos inhumanos, de tortura, un problema que incide en la salud de los presos”, insistió la periodista.

Añadió que “es preocupante además que los detenidos no tienen medicinas, no los llevan a hospitales o los llevan en condiciones infrahumanas, como fue el caso denunciado hace unos días por Eralidis Frómeta, esposa del periodista Lázaro Yuri Valle Roca”.

Fotos tomadas por Eralidis Frómeta en el exterior del Instituto de Medicina Legal en La Habana.
Fotos tomadas por Eralidis Frómeta en el exterior del Instituto de Medicina Legal en La Habana.

La periodista alertó sobre la situación de los presos que recurren a la huelga de hambre como último recurso, pero aclaró hay que entender que les niegan sus derechos más básicos y esta es la única solución que tienen, ante tanta impotencia, para alertar y llamar la atención sobre el sufrimiento que presentan.

Cuba ocupa el segundo lugar a nivel mundial en la tasa de encarcelamiento según datos confirmados por World Prison Brief (WPB), una base de datos en línea sobre los sistemas penitenciarios de todo el mundo.

“Entiendo que hay que hacer más presión desde los medios, desde el activismo, desde la oposición, para que se entienda que cuando hablamos de que Cuba ocupa el segundo lugar como país en el número de presos por habitantes, se habla también de las malas condiciones existentes en las cárceles”, enfatizó la comunicadora.

Varias organizaciones independientes han denunciado, con argumentos consistentes, las pésimas condiciones de vida en los centros penitenciarios cubanos, donde los reos son sometidos a abusos de poder y maltrato por parte de las autoridades, sufren malnutrición, hacinamiento, falta de higiene y deficitaria atención médica.

La comunicadora destacó, además, la urgencia de que instituciones internacionales visiten las cárceles cubanas. No con una visita guiada por la mano de la Seguridad del Estado, apuntó, sino una visita que de testimonio de la situación real de los presos.

“En una lista de más de 1,000 presos políticos, es necesario insistir en su liberación y poner el foco, además, sobre figuras como José Daniel Ferrer y Luis Manuel Otero Alcántara, por solo mencionar dos, que son figuras emblemáticas de la oposición, que deben estar libres, porque son personas que pueden impulsar la lucha en escenarios internacionales. Y yo creo que ese es el temor de la Seguridad del Estado, que no los liberan porque los quieren utilizar como fichas de cambio para que la dictadura cubana siga sobreviviendo”, concluyó la periodista.

Cargar más

XS
SM
MD
LG